None
MICHELI Y YASKY UNIDOS EN SU RECLAMO

Las dos CTA acusaron a Macri de estar dispuesto a arreglar con la CGT

Reacción ante la reunión que el Presidente mantendrá con los dirigentes de las tres confederaciones gremiales.

Los líderes de las dos CTA, Pablo Micheli y Hugo Yasky, acusaron ayer al gobierno de Mauricio Macri de estar "dispuesto a arreglar" un acuerdo paritario sólo con la CGT, la única central obrera a la que convocó a una mesa de diálogo para la discusión salarial de este año.
El secretario general de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, criticó la decisión del Presidente de no invitar a esa organización a la reunión con dirigentes sindicales y aseguró que "juntarse con quienes están dispuestos a arreglar es un viejo vicio de los gobernantes".
Por su parte, el secretario general de la CTA de los Trabajadores, el kirchnerista Hugo Yasky, se quejó del "filtro" y la "invitación selectiva" de Macri al haber excluido a esa organización de la convocatoria a la Casa Rosada a la que fueron invitados solamente los líderes de las distintas facciones de la CGT y los denominados "gordos".
"Macri no nos invitó. No creo que se hayan olvidado. Es un viejo vicio de los gobernantes eso de juntarse con quienes están dispuestos a arreglar", dijo Micheli en diálogo con AM Belgrano.
El sindicalista analizó que el mandatario "eligió el modelo sindical de la CGT histórico, el más antiguo que hay en la Argentina" y que "está incurriendo en la misma arbitrariedad en que incurría (la ex presidenta) Cristina (Kirchner). "La primera quincena de marzo, de no mediar diálogo, de no mediar solución de los problemas, vamos a ir a una jornada de lucha que no descartamos paro nacional junto a las dos centrales", advirtió Micheli.
Macri recibirá mañana en la Casa Rosada -junto con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca- a Hugo Moyano (CGT Azopardo), Antonio Caló (CGT Alsina), y Luis Barrionuevo (CGT Azul y Blanca), entre otros.

COMENTARIOS