Francisco culminó su gira en África con eje en la lucha contra la desigualdad

En un viaje en el que condensó muchos de los lineamientos que ha esbozado en los últimos meses, y que lo han convertido en un líder global, el papa Francisco culminó este lunes su primer viaje apostólico a África durante el que reivindicó su lucha contra la desigualdad y el cambio climático.

Asimismo, durante su paso por el continente más postergado del planeta, volvió a mostrarse a favor de la construcción de puentes como principal política por la paz y del ecumenismo como pilar de su misión.
Con su elección de ir a Uganda, Kenia y República Centroafricana, Francisco retomó uno de los conceptos que ha guiado su pontificado desde el primer día: dar relevancia a las periferias por sobre el centro.
Esta vez tuvo además un sentido particular: no fue sólo la visita, sino que además dio inicio anticipado al Año Santo abriendo la puerta de la catedral de Bangui, en República Centroafricana.
Se trató, como recordó el vaticanista Andrea Tornielli, de la primera vez que un Pontífice da inicio a un Jubileo fuera del Vaticano, en un acto en el que al mediodía argentino del domingo 29 el Papa aventuró que "el Año Santo llega temprano” a “una tierra que sufre de años de guerra, violencia y falta de paz”.
"En una tierra que sufre la guerra, el odio, la incomprensión, la falta de paz; en esta tierra sufriente, también están todos los países del mundo que están pasando por la cruz de la guerra. Bangui se convierte en la capital espiritual de la oración por la misericorida del Padre. Todos nosotros pidamos paz, misericordia, reconciliación, perdón. Para Bangui, para toda la Republica Centroafricana y para todo el mundo, los países que sufren la guerra pidamos la paz", graficó el papa Bergoglio.
Además, el Sumo Pontífice volvió a poner el tema del cambio climático en el eje de su discurso: a horas del comienzo de la cumbre ambiental COP21 en París, y ratificando su encíclica ambiental 'Laudato Si' como pilar de su pensamientos sobre una "ecología integral", el Pontífice destacó durante su paso por Kenia que sería “catastrófico” que no hubiera avances en el encuentro del que participarán más de 100 jefes de Estado.

COMENTARIOS