None
NACIONALES

Más de 6.000 evacuados por inundaciones

Entre las zonas más afectadas resaltaban las localidades de Mercedes, San Antonio de Areco, Luján -donde el río alcanzó un pico de 5,40 metros- y Arrecifes. Hubo reclamos de asistencia y protestas en rutas

Más de seis mil personas seguían hoy evacuadas en localidades del norte y centro bonaerense por las inundaciones, lo que generó reclamos de asistencia e incluso protestas en las rutas, mientras en Avellaneda continuaba la búsqueda de dos desaparecidos en medio del temporal de lluvias.
Ese panorama podría continuar en los próximos días, dado que el pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional prevé nuevas lluvias y lloviznas desde el miércoles que pueden "resultar adversas para el normal escurrimiento de las aguas" en las zonas anegadas del norte de la provincia.
En el sur de Santa Fe, donde las lluvias también afectaron a la población, son cerca de 300 las personas evacuadas.
Ante la crítica situación, el gobierno bonaerense dispuso eximir del pago de impuestos rurales y urbanos a los afectados por la inundación "sin necesidad de realizar algún tipo de trámite", explicó el ministro de Asuntos Agrarios, Alejandro Rodríguez, tras la reunión del Comité de Emergencia Hídrica.
Entre las zonas más afectadas por la inundación resaltaban las localidades de Mercedes, con cerca de 3 mil evacuados, San Antonio de Areco, con casi un millar, y Salto, con 900 personas alojadas en centros oficiales, de acuerdo a reportes municipales.
Asimismo, fuentes de la comuna de Luján señalaron que allí había unas 300 personas evacuadas, mientras en Pilar y en Arrecifes calcularon que quedaban 250 evacuados en cada una.
Si bien el gobierno provincial no unificó en un reporte la cantidad de evacuados en todo el territorio bonaerense, voceros de los municipios afectados señalaron que el número de personas alojadas en centros oficiales fluctuaba en razón de la persistencia de las lluvias, una eventual bajante de los ríos y la necesidad de varias familias de cuidar sus viviendas.
Las lluvias que comenzaron el miércoles y generaron la suba del caudal de ríos y arroyos que anegaron varias localidades provocaron la muerte de tres personas y la desaparición de dos que cayeron al Riachuelo, en Avellaneda.
Bomberos y agentes de Prefectura siguieron hoy sin éxito la búsqueda de Juan Pedro Bruera y su hijo Matías, de 15 años, quienes cayeron con su auto al río cuando intentaron girar en U en la calle aledaña al puente Bosch.
Susana Ramírez, esposa y madre de las víctimas, pidió a las autoridades que "pongan más personas" en la búsqueda y clamó poder "encontrarlos al menos para llorarlos en algún lugar".
La inclemencia meteorológica y las demoras en la asistencia llevaron a varios pobladores de Luján y Saladillo a protagonizar protestas con corte de rutas nacionales para reclamar obras duraderas a las autoridades que eviten las inundaciones.
En Luján, el río volvió a subir hoy y llegó a un pico de 5,40 metros, lo que la convertía en una de las inundaciones más graves que se recuerde en la ciudad, donde las autoridades cerraron la terminal de ómnibus, el cementerio y varias calles para evitar accidentes de tránsito en zonas anegadas.
En Salto, la intendencia decretó la "emergencia sanitaria" y declaró a la ciudad en "zona de desastre".
En Mercedes, el intendente Carlos Selva señaló que esta era la "peor inundación de los últimos 25 años", ya que llegó a contabilizar desde el jueves 3 mil evacuados.

COMENTARIOS