None
NACIONALES

Se agravó el conflicto municipal en Río Gallegos, donde votará Cristina

Los trabajadores rechazaron el pedido para levantar las medidas de fuerza, al no obtener una propuesta salarial tras más de 130 días de protesta, y a sólo 48 horas de la realización de las PASO

Los trabajadores municipales de Río Gallegos agravaron hoy las manifestaciones, al rechazar el pedido para levantar las medidas de fuerza y al no obtener una propuesta salarial, tras más de 130 días de protesta, y a sólo 48 horas de la realización de las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).
La decisión la llevó adelante el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM) tras un encuentro con autoridades municipales en la Secretaría de Trabajo mientras el intendente interino Pablo Grasso aseguró que "no vamos a permitir extorsión".
A dos días de las primarias, la protesta recrudeció y hasta aquí llegó el secretario de Seguridad, Sergio Berni, para monitorear el operativo de seguridad previo a la votación de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner el próximo domingo.
La Jefa de Estado tenía previsto viajar mañana hacia Santa Cruz para votar el domingo y ese mismo día retornar a Buenos Aires.
Los trabajadores quemaron hoy cubiertas frente al palacio comunal y pintaron las paredes con la consigna del 15 por ciento de reajuste salarial y agravios al jefe comunal.
Además, interrumpieron los accesos a los corralones y el vaciadero municipal.
En tanto, la policía custodiaba el acceso al municipio y durante el mediodía realizaron un cordón con personal de Bomberos para permitir que trabajadores que se presentaron a trabajar puedan salir del edificio mientras los manifestantes los insultaban.
El intendente interino, Pablo Grasso, afirmó en conferencia de prensa: "Presentamos una denuncia por privación ilegítima de la libertad y vamos a descontar de la cuota sindical los daños que provocaron en el edificio comunal".
"No vamos a tener represalias ni persecución contra los trabajadores. Queremos defender derechos y obligaciones", añadió.
Grasso sostuvo que "nos pidieron recortes de horas extras y las llevamos al 50 por ciento, eliminamos los gastos en publicidad, emolumentos y debemos afrontar en agosto el 9,5 por ciento de aumento del 26,5 que se acordó de incremento para este año".
También acusó a los trabajadores de "ser en su mayoría militantes del radicalismo".
El secretario general del SOEM, Pedro Mansilla aseveró que "el ahorro presentado dio un monto de 1,2 millones de pesos. Con esta cifra, pretendían abrir la paritaria y redistribuirlo entre los trabajadores, pero el resultado de esa reasignación está muy lejos del 15 por ciento".
"Era una suma irrisoria de 300 pesos por cada trabajador", afirmó el dirigente.
Los trabajadores seguirán con retención de tareas hasta la próxima semana y el martes decidirán los pasos a seguir.

COMENTARIOS