None
EN LA APERTURA DEL CONGRESO DE AEDA

Kicillof recordó los años oscuros del neoliberalismo

El ministro de Economía y Finanzas Públicas afirmó que “cuesta transmitir a las nuevas generaciones el horror del neoliberalismo”.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, cuestionó ayer a los economistas neoliberales que "auguran un futuro peor para justificar su fracaso" y afirmó que "detrás de los discursos de campaña de la oposición se encuentran las mismas teorías económicas de los noventa".
"No vale la pena la discusión después de 12 años de gestión, porque todos los pronósticos fallidos siempre fueron refutados y siempre vuelven a ese diván psiquiátrico tirando la pelota hacia adelante", señaló Kicillof en el VI Congreso de la Asociación de Economía para el Desarrollo de la Argentina (Aeda).
El ministro instó a "romper con el formateo que les hacen a los jóvenes economistas" ante estudiantes de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo, acompañado por la vicepresidenta de la entidad y subsecretaria de Comercio Exterior, Paula Español.
"Los programas de estudio retrasan hasta 200 años, la política industrial tiene que ser centro de los planes de estudio", indicó Kicillof, quién frente al auditorio se definió como un "militante económico". En tal sentido, recordó sus sensaciones tras recibirse de economista en 1995, cuando reinaba "un discurso neoliberal oprimente, sin fisuras, con respaldo electoral y en ese contexto la Argentina era el mejor alumno de las recetas neoliberales".
"La teoría económica neoliberal se había convertido en la emperatriz del mundo, en ese momento teníamos todo en contra", recordó el jefe del Palacio de Hacienda.
Sin olvidar aquellos tiempos en los claustros universitarios, remarcó que "ahora tenemos una realidad distinta, aquella ortodoxia choca con un obstáculo que es la realidad, incluso reconociendo las dificultades que se presentan en el terreno económico y tomando medidas para resolverlas en beneficio de la gente, siempre con una mirada de inclusión social". expresó Kicillof.

COMENTARIOS