None
FECHORÍAS DE “EL NIÑO”

El pronóstico dice que lloverá mucho

Los especialistas estiman que durante el último trimestre podrían producirse precipitaciones por encima del promedio normal para la época.

Sobre mojado, más agua: en un contexto complicado por las intensas precipitaciones que se abatieron sobre toda la zona a lo largo del año y que anegaron campos y tornaron intransitables los caminos rurales, los especialistas pronostican otro periodo de fuertes lluvias.
Las fechorías de “El Niño” están a la vista en el campo, que recrudecieron con las precipitaciones de la primera semana de septiembre, y dentro de ese panorama, el climátologo José Luis Aiello consideró que durante el último trimestre del año en la campaña de granos gruesos es probable que haya lluvias por encima de lo normal".
Además descartó que el ingreso de aire frío que se produce cada tanto sea una "ola polar" y recordó que antes se le llamaba Vientos del Sur. "Es un ingreso de aire desde el sur que produce bajas temperaturas que son normales. No estoy de acuerdo con los que hablan de La ola polar; antes a esto se le llamaba sólo Vientos del sur", señaló.
Explicó que "como viene sucediendo desde hace veinte años aproximadamente; los inviernos son bastante más moderados. Vamos a tener lo que resta del invierno y principio de primavera, lluvias que no van a ser un evento "Niño" decididamente instalado, la probabilidad de que haya lluvias por encima de lo normal y buena provisión de humedad para la cosecha gruesa, son muy altas".
Para el especialista, El "Niño" tiene un efecto evidente a partir de noviembre".Consultado sobre las temperaturas, Aiello destacó que "ése es un hecho que se está repitiendo en los últimos años justamente como unos de los efectos del cambio climático".
"O sea, la temperatura media de todo el planeta, cada 25 años aumenta entre 0,75° a 1°, y éste es uno de los efectos, por lo menos en el Hemisferio Sur", dijo.
Respecto a los pronósticos, destacó que "vamos a movernos dentro de la media y siempre aparece alguna anomalía, cursos de corta duración que no son pronosticables, pero que siempre ocurren".
"Decir que van a ocurrir y con qué frecuencia, no es posible. En realidad nos movemos con valores medios y se va haciendo un seguimiento de acuerdo a fenómenos locales o regionales que tienen vida en una semana y diez días", manifestó.

COMENTARIOS