None
TRANSPORTE DE LA PRODUCCIÓN

Sólo el 10,6% de caminos está pavimentado

Las lluvias afectan el estado de la red vial en el interior del país y los chacareros sufren dificultades para sacar la cosecha de los campos.

En el país se necesita un corredor vial de magnitud y calidad, tanto por su extensión geográfica como por las características de la producción. Sin embargo, sólo el 10,6 por ciento de los caminos de la Argentina está pavimentado.
En ese sentido, el campo es uno de los sectores más perjudicados, ya que impide sacar las cosechas de maíz y soja de la última campaña por las lluvias, según un informe difundido por Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA).
De acuerdo con los últimos datos disponibles del Consejo Vial Federal, la red de caminos de la Argentina suma 622.527 kilómetros, de los cuales 38.744 son nacionales (red primaria), 183.643 provinciales (red secundaria) y 400.140 corresponden a caminos rurales (red terciaria).
De ese total, sólo está pavimentado el 10,6% entre la red nacional y provincial: además, los 66.046 kilómetros asfaltados han sufrido un fuerte deterioro por el insuficiente mantenimiento y generan serios problemas de congestión y accidentes por soportar mayor tránsito de automóviles y vehículos de carga para lo que fueron diseñados, hace ya muchos años.
La red pavimentada creció vigorosamente desde 1920 hasta 1980, pero el ritmo de avance cayó drásticamente en las últimas tres décadas, indicó CREA. Ante esta realidad, son graves los problemas que debieron enfrentar los productores para movilizar la cosecha de soja y de maíz de la última campaña.
Los caminos de tierra se tornaron intransitables, sobre todo para vehículos pesados en momentos críticos, lo que complicó la logística comercial obligando a hacer silos bolsa temporarios en el campo, lo que también tuvo impacto negativo sobre los costos.
Las rutas argentinas tienen un intenso tránsito de camiones (responsable del 93,1 por ciento el transporte total de cargas) porque el ferrocarril (moviliza sólo el 5,4 por ciento) y el transporte fluvial carecen de peso en la movilización de las cargas.
Paradójicamente, el camión que es principal medio de transporte debe transitar por caminos en mal estado y la entidad que reúne productores agropecuarios de todo el país sostiene que es primordial destinar presupuesto para el mantenimiento y crecimiento de la red vial nacional y provinciales.
También se deben poner recursos económicos para la conservación de los caminos rurales por parte de los municipios, para atenuar el impacto de esta limitante de infraestructura que reduce la competitividad de los productos argentinos en el exterior y encarece, innecesariamente, los bienes orientados al mercado interno.
La red vial funciona como un cuello de botella, está colapsada y consecuentemente, no sólo demora la logística de la dinámica productiva sino que aumenta costos con lo cual, a futuro, las previsiones de aumento de producciones estimadas para la Argentina no serían sostenibles.  
El ex presidente de CREA Juan Balbín, productor de Cañada Seca, del noroeste bonaerense, trazó un drástico panorama y dijo que en Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires, la tasa vial que pagan los productores agropecuarios en parte son destinadas por las comunas a atender otros gastos.
"En el Departamento General Villegas hay por lo menos cuatro pueblos, entre ellos Santa Eleodora, que son de 500 y 1.000 habitantes que no tienen acceso al pavimento por lo menos en 120 kilómetros, lo que acelera el despoblamiento y la falta de acceso a médico".

Rutas colapsadas

Una demostración de cómo el estado de las arterias viales en la Argentina perjudica a la producción agropecuaria es la mala situación del camino de cintura A012 de Rosario donde convergen rutas nacionales y provinciales con camiones cargados de granos.
Así lo destacó el productor miembro de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA), de Rosario, Luis San Román. "Es un embudo donde desembocan todos los camiones de la Pampa húmeda con la producción agropecuaria, van a los puertos del Gran Rosario que termina en Timbúes donde se cargan los barcos para el exterior", indicó San Román.
Al camino de cintura ruta A012 "convergen la Ruta Nacional 9, la autopista Córdoba, la Ruta Nacional 33 y rutas provinciales como la 178 de Pergamino, en Buenos Aires, la 14 de Firmat, en Santa Fe".
"Esa ruta en un corto tramo es autopista y lo otro es doble vía y no tiene más que dos puentes con rulo, que es la autopista Córdoba y ruta 33 y lo demás son cruces a nivel donde se producen numerosos accidentes", destacó el productor CREA.
Además destacó que "el acceso a los puertos es un lío infernal, los camiones no tienen donde parar hasta descargar en puerto aunque han hecho algunas playas de estacionamiento".
"Lo poco que se ha hecho en rutas me lleva a la década del 90 que con los peajes se comenzó a repavimentar y había un buen mantenimiento, pero con el gobierno kirchnerista se le quitó a los peajes la obra pública y se les dejó nada más que para cortar el pasto, pintado y personal y lo demás lo hace el Estado nacional que no cumplió", dijo.

Todo es igual, nada es mejor…

Puso como "ejemplo claro" de falta de mantenimiento a "la autopista Buenos Aires-Rosario, los camiones cargados con granos tienen que ir por la mano izquierda, la parte derecha está emparchada".
"Lo increíble es que no hacemos autopistas, seguimos con el mismo sistema, hay que considerar que la autopista a Córdoba tardó 40 años en construirse", explicó.  
Al hablar de los caminos rurales en Santa Fe, aseguró que con este año que fue muy llovedor se pusieron de manifiesto las "deudas pendientes".
"Se hace el mantenimiento a través de las comunas que le cobra al productor una tasa que es un valor por hectárea que se mide en hasta 12 litros de gasoil y que por lo general se cobra mucho más de lo que se invierte".
"La solución escapa a los productores, el gobierno provincial debería fiscalizar porque cuánto más plata necesita la comuna más sube la tasa, no hay ningún control ni presupuesto para supervisar", añadió.
Una de las consecuencia fue que con "las lluvias muchos productores con problemas de caminos al no poder salir los camiones tuvieron que embolsar en silo-bolsa en los campos y  todavía hay lugares que son inaccesibles".
"Se necesita una planificación, arreglar los caminos en las épocas secas, no se puede reclamar con los caminos inundados o con barro, no sirve, porque no se puede hacer nada", dijo.
En Córdoba, la situación no es mejor, según San Román, porque se formaron consorcios camineros en los que el presidente es un productor o alguien de la zona: "del impuesto inmobiliario parte de la recaudación debería ir para esos consorcios, pero nunca llega la plata, el sistema tampoco funciona bien".

COMENTARIOS