Enfermedades pueden afectar hasta el 50% del rendimiento potencial

Las enfermedades foliares del trigo pueden causar pérdidas de rendimiento que llegan a afectar al 50% del rendimiento potencial por lo que se debe combatirlas.
Hay regiones trigueras que tienen la característica de presentar condiciones ambientales benignas y precipitaciones a partir de fines de invierno, lo que las convierte en áreas de alto riesgo sanitario, especialmente para enfermedades de hoja o foliares como son Mancha Amarilla, Royas y Septoria.
Estas enfermedades inciden principalmente en el llenado de los granos lo que ocasiona pérdidas superiores al 10% y pueden llegar hasta el 50% en el caso de las Royas.
En condiciones como las presentes en esta campaña, los trigos de ciclo largo son más afectados en forma temprana que los de ciclo corto ya que están mucho más tiempo expuestos a la acción de los agentes patógenos.
Ante estas condiciones es fundamental realizar un monitoreo exhaustivo que pueda cuantificar el nivel de las enfermedades foliares y establecer el umbral de daño a partir de evaluar el nivel de incidencia y severidad de las enfermedades foliares.
 Como criterio general para la aplicación de fungicidas, se debe basar la decisión en evaluar las condiciones ambientales, el estado de desarrollo crítico, comportamiento o perfil sanitario de la variedad de trigo sembrado, expectativas de rinde y nivel de desarrollo de los síntomas.
La "Mancha Amarilla" se ve favorecida con temperaturas templadas, cercanas a los 20°C y un período de mojado de hojas de 18 horas. Por su parte, las condiciones predisponentes para "Septoriosis" de la hoja son temperaturas entre los 20 a 25°C y un período de mojado de 48 horas.
En tanto, la "Roya" de la hoja se ve favorecida con temperaturas entre los 15 a los 22°C y sólo seis a ocho horas de mojado, con lo cual sólo un rocío ya es suficiente para su desarrollo.
Mientras que en manchas foliares, se debería tener en cuenta que desde encañazón en adelante, con un nivel de incidencia del 70% ya debería dispararse el tratamiento, pero en el caso de la Roya de la hoja, ese nivel no tendría que pasar el 15 al 20%.
El tipo de pastilla a utilizar en la aplicación de fungicidas debería ser la denominada "cono hueco", para lograr un nivel de turbulencia en la misma que permita llegar al envés de las hojas, con el objetivo de un número de 50 a 70 gotas por cm2.
Lo ideal en cuanto a las temperaturas es que no sean superiores a los 25°C y que la humedad no baje al 60%, informó la empresa de fungicidas Rotam.
En caso que alguna de estas condiciones no se encuentren presentes, se deberá agregar coadyuvantes y o adherentes que mejoren la performance del producto como por ejemplo un coadyuvante siliconado. 

COMENTARIOS