None
MERCADO GRANARIO MUNDIAL

El campo ante un buen horizonte

El campo ante un buen horizonte Las perspectivas internacionales son favorables para los productores agrícolas del país.

La demanda mundial creciente de alimentos se mantiene y frente a esa realidad habrá buenas oportunidades para el agricultor argentino, aseguran los especialistas, aun teniendo en cuenta la gran cosecha lograda por los Estados Unidos.
"A pesar de las perspectivas de buenas cosechas en el hemisferio norte, va a seguir habiendo oportunidades para los productores argentinos, ya sea por el mercado climático sudamericano o por sucesos imprevistos", afirmó el consultor de los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA), Hernán Fernández Martínez.
Fue durante una reciente jornada de actualización técnica organizada por los CREA del Sudoeste donde el especialista reconoció que las proyecciones del FMI para 2013 estiman un crecimiento del PBI mundial del 3,1%, a pesar de que algunos economistas están hablando del fin de la burbuja de los commodities.
Fernández Martínez precisó que "cuando esas fuentes hablan de commodities, no se refieren a los que generan alimentos" y dijo que "de la mano de una cierta desaceleración de las economías emergentes, es posible hablar de una menor demanda de commodities no alimenticios, como el cemento, el cobre, el acero y todo aquello que se utiliza, por ejemplo, para hacer autopistas, hoteles y hospitales en China. Eso no se puede construir infinitamente".
Por otra parte, manifestó que "hoy, el 50% de la población china es urbana. En términos prácticos, son personas que dejaron de consumir arroz para comenzar a comer Big Mac. Es bastante difícil que vuelvan a comer arroz. Podrán dejar de comprar algún bien superfluo, pero no volverán atrás en calidad de alimentación, y esa demanda sigue creciendo".
En tanto, expresó que China importaba 51 millones de toneladas de soja cuatro años atrás, luego subió a 55, después a 61 y se estima que en 2013 va a comprar en el exterior 69 millones de toneladas.
Una situación parecida se observa con el maíz: "En 2013, los chinos le están comprando a Estados Unidos el doble de maíz que en 2012; en 2010 no compraban. Históricamente, China se autoabastecía del cereal, pero la demanda está creciendo y lo que producen no les alcanza, a pesar de ser uno de los mayores productores del mundo".
Luego de analizar los escenarios para la producción, Fernández Martínez consideró que "teniendo en cuenta la devaluación oficial –20% en lo que va del año–, sería mejor postergar las ventas de granos, en el caso de que no haya urgencias financieras".
Una alternativa que permitiría compensar la caída de precios de los granos sería ajustar los valores de los alquileres en función de la renta esperada.
Señaló que "algunos empresarios salen a ofrecer determinada cantidad de quintales por hectárea sin hacer antes las cuentas para ver qué renta arrojaría una soja o un trigo según el rendimiento esperado en ese campo. De esta manera, se corre el riesgo de trabajar a pérdida al empezar el partido. Hay que perseguir el objetivo de la rentabilidad en cada situación, no sembrar más hectáreas".

COMENTARIOS