None
PRIMER EXPORTADOR MUNDIAL

El país tiene harinas proteicas

Se trata de un producto clave para la alimentación de las personas, pero casi desconocido por la población.

La Argentina es el primer exportador mundial de harinas proteicas, un producto vital para la alimentación global pero casi desconocido en el país, donde la producción anual llegó a 27,8 millones de toneladas en el 2012 y aportó divisas por más del 12% del total de ventas al exterior.
El mercado mundial sigue creciendo y la Argentina tendrá un papel estratégico, aunque la industria se enfrenta a la creciente importación china de soja sin procesar y tiene impedido el acceso al ingreso temporario de soja de países vecinos, consignó un informe del sector harinero.
Según prevé la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), en 2014 la producción mundial de carnes será de casi 300 millones de toneladas, tras crecer casi un 20 % en nueve años, desde 2005, y aproximadamente un 50 % en 18 años, desde 1996.
Usualmente, la recuperación económica mundial o el crecimiento de países que incorporan cada vez más habitantes a un mejor nivel económico que se refleja también en una alimentación más diversificada, provocan que la generación de carne y su incremento ocasione una simétrica mayor demanda de harinas proteicas para alimentar al mundo.
“El importante aumento en la producción y en el consumo mundial de carnes ha impulsado un fuerte y sostenido crecimiento en la utilización de harinas proteicas,” concluyó un reciente informe de la Dirección de Mercados Agrícolas del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.
La harina de soja es el producto resultante después de la extracción del aceite con disolventes y pueden presentar la forma de harina fina o gruesa, o agrumada en terrones pequeños o grandes.
El rendimiento se ubica alrededor del 75 % del grano. La calidad proteica es importante para la suplementación en la producción de carne para consumo humano para la cual es principalmente empleada. Para aumentar la calidad proteica se suele extraer la cáscara del concentrado.
Por otra parte, se denomina expeller de soja o torta al producto resultante de la extracción de aceite, por medios mecánicos (prensas continuas o discontinuas) cuya característica física es un tenor de aceite mayor que la harina de extracción.
Alto, medio y bajo contenido de proteínas.
Asimismo, se definen como pellets de soja a los aglomerados de tortas, expellers o harinas de extracción, compactados en forma de barritas o bastoncitos. De alto, medio y bajo contenido de proteínas.
La producción mundial de las 12 harinas proteicas (de soja, algodón, maní, girasol, colza, pepita de palma, copra, germen de maíz, harina de maíz, pescado, sésamo y lino) del ciclo 2012/13 es estimada en 292,63 millones de toneladas.
“La evolución de la producción, del consumo y de la exportación de las 12 harinas proteicas en los últimos diez años fue creciente, salvo durante el ciclo 2008/09 cuando se evidenció una fuerte caída en la producción mundial derivada de la fuerte baja registrada en las producciones de Estados Unidos y la Argentina, principales países productores de harinas,” puntualizó.
Del total de las 12 harinas proteicas, la de soja es la de mayor importancia representando el 64% del total, a la que le siguen, en orden de importancia, la harina de colza, algodón, girasol y el glutenfeed de maíz.
“La producción mundial de harina de soja para el ciclo 2012/13 se proyecta alcance 181 millones de toneladas, registrando un incremento del 0.9% con respecto al ciclo previo,” sostiene. El consumo de harinas proteicas está fuertemente ligado al consumo de carnes en el mundo.
El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) estimó para el 2012 que el consumo de carne bovina, aviar y porcina habría aumentado en 3,9 millones de toneladas con respecto al año anterior.
La carne porcina es la que más se consume en el mundo, superando las 100 millones de toneladas en el último año. Luego le sigue la carne aviar que es la que registró el mayor crecimiento en el consumo y, por último, la vacuna, que alcanzó los 55 millones de toneladas en el 2012.
La demanda de la carne en los países en desarrollo continúa impulsada por el aumento en los ingresos y fortalecidas por los mejores hábitos alimentarios.
Las harinas son una importante fuente de proteína indispensable para completar la dieta de los diferentes tipos de producción de carne, ya sea porcina, aviar y vacuna.
El principal país productor de harinas proteicas es China que para la última campaña produjo un total de 68,27 millones de toneladas y tuvo un crecimiento constante en las últimas cinco campañas. En segundo lugar, se ubica Estados Unidos y en tercer lugar, la Argentina.
El principal país consumidor de harinas proteicas es China con el 33 % del total, luego le sigue la Unión Europea-27, con el 26 %, y Estados Unidos, con el 13,4 %.
El informe del Ministerio de Agricultura subraya que “China aumenta su consumo año tras año, no evidenciándose incrementos de importancia en los demás países consumidores”.
El 70 % del volumen exportado de las 12 harinas proteicas se concentra en cuatro países. La Argentina ocupa el primer lugar, seguida por Estados Unidos, Brasil e India.

COMENTARIOS