None
RETRASO CAMBIARIO

Por el precio, la carne no compite

Advierten que por falta de rentabilidad puede haber una peligrosa liquidación de vientres.

El dólar oficial planchado le trae dolores de cabeza a todos los sectores de la cadena de producción agropecuaria. El titular de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes de la Argentina (CICCRA), Miguel Schiariti, aseguró que terminó la "retención de vientres" en Argentina y señaló que el atraso cambiario "de más del 30%", además del 15% de retenciones, hacen que las exportaciones cárnicas no resulten competitivas y queden fuera de mercado.
Schiariti consideró un "mal augurio" para el país que haya terminado la retención de hembras, porque puede comenzar en 2013 la liquidación de animales. "Después de los datos de faena de diciembre podemos decir que acaba de terminar la retención de vientres en la Argentina, porque el porcentaje de hembras faenadas está en punto de equilibrio", dijo.
A diciembre de 2012 se faenaba el 42,7 por ciento y, según Schiariti, "el 43 por ciento es equilibrio", y recordó que en diciembre la cifra estaba en el 39 por ciento por eso había retención. "Quiere decir que a lo largo de todo el año la faena fue aumentando en virtud de la caída de rentabilidad del sector de cría", añadió.
De acuerdo con los datos de la Cámara, el sector de la cría ganadera perdió el 13 por ciento de la rentabilidad y cayó el 21 por ciento en invernada y "esto es lo que justifica que se deshagan de las hembras", explicó el industrial.
Consideró que la situación es de "muy mal augurio" y estimó que "de mantenerse las actuales condiciones, volveremos a la liquidación de vientres".
Respecto de las exportaciones agregó que estuvieron en 2012 en el 6,5 por ciento de la producción, "cuando históricamente fueron entre 15 y 20 por ciento y ocasionalmente el 25 por ciento en algún año muy particular".
"La caída de las ventas al exterior de las carnes argentinas se debió a la falta de competitividad", explicó, al destacar que conspiran en su contra el atraso cambiario "de más del 30%", además del "15% de retenciones, lo que hacen que nuestros productos sean entre 800 y 1.200 dólares más caros que los productos uruguayos".
Schiariti señaló que "cuando los uruguayos no tienen más carne, se le compra a Brasil" y que "Rusia está adquiriendo a Paraguay", y luego se volcará también al mercado brasileño.
"No nos compran por caros", resumió, y además, "al no haber puja entre el novillo pesado y el liviano, están deprimidos los valores del mercado interno".

COMENTARIOS