None
ESTACIONALIDAD Y RENDIMIENTO

La soja temprana tiene más jugo

El INTA asegura que de este cultivo sembrado en forma prematura garantiza una mayor producción de aceite.

La siembra temprana de soja asegura una mayor producción de aceite de este grano, aseguró un trabajo del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), presentado en la IX Conferencia Internacional de Soja, que reunió en Sudáfrica a 500 especialistas de más de 30 países.
El trabajo fue realizado en el INTA Marcos Juárez –Córdoba– y afirma que "cuánto más temprano se siembre la oleaginosa, mayor será su producción de aceite".
El estudio se presentó en el marco de la Conferencia internacional de Soja y demostró que "el rendimiento y la proteína se correlacionan inversamente. Es decir: a mayor rinde, más aceite y menos proteína".
"Como en la generación de nuevas variedades se prioriza la alta productividad, la soja argentina se caracteriza por su alto contenido de aceite en relación a la proteína", explicó en Sudáfrica la técnica del INTA, Martha Cuniberti, líder de la investigación y participante del foro mundial.
INTA Informa destacó que después de analizar datos de los últimos 15 años de campañas sojeras, la especialista del Laboratorio de Calidad Industrial de Cereales y Oleaginosas de la unidad de Marcos Juárez concluyó que la soja de primera posee más aceite y menos proteínas que aquélla de siembra tardía.
"Esto sucede porque el llenado de granos se produce cuando las temperaturas son menores", agregó.
Más del 80 por ciento de la soja producida en el país se industrializa y luego se comercializa en el exterior como aceite, biodiesel y harina, según el INTA.
De este modo, la Argentina se posiciona como primera exportadora mundial de subproductos de esta oleaginosa, con un rol fundamental en la calidad y cantidad de la materia prima.
Los factores ambientales, genéticos y de manejo de cultivo influyen directamente sobre la expresión de calidad industrial de la soja argentina. "En la síntesis de proteínas y aceite durante el llenado de granos tienen gran incidencia las temperaturas, el estrés hídrico y deficiencias nutritivas. En el primer caso habrá mayor concentración de aceite, mientras que en el segundo y tercer caso disminuirán los rendimientos y, en consecuencia, aumentará la proteína", advirtió Cuniberti.
Según la indagación, en el norte de la región pampeana el aceite disminuye 0,53 por ciento y la proteína aumenta en promedio 0,45 por ciento, por cada mes de atraso en la fecha de siembra, de octubre a enero.
La experta recomendó que "en un país aceitero y productor de harinas proteicas para alimentación animal resulta primordial conocer en qué momento sembrar para obtener, luego, una materia prima capaz de generar mayor calidad y cantidad del producto final".
El contenido promedio de proteína en grano obtenido en la zona núcleo sojera de la Argentina supera las exigencias mundiales: "Los granos destinados a molienda en nuestro país tienen entre 38 y 42% de proteína y los países importadores requieren un 38%", manifestó Cuniberti.
Por su parte, el informe del INTA Marcos Juárez, detalló que en los últimos 15 años, el promedio de proteína presente en la soja de segunda fue de 39,5%, casi dos puntos porcentuales por encima de la primera, que registró 38,8%.

COMENTARIOS