PLAGAS AL ACECHO

El maíz también está acorralado

En esta campaña agrícola se espera la profundización de enfermedades habituales y la aparición de nuevas patologías.

El maíz ya se prepara para la enfermería, porque dos especialistas confirmaron que en esta campaña de granos gruesos habrá una profundización de las enfermedades habituales del cultivo y no descartaron que puedan surgir nuevas patologías. Se trata de las ingenieras agrónomas Margarita Sillón de la provincia de Santa Fe y Cristina Palacio en Buenos Aires. Además coincidieron en la necesidad de hacer un monitoreo frecuente del cultivo, en todo momento del ciclo, durante una jornada organizada por Syngenta.
Otra de las sugerencias que brindaron fue tomar en cuenta la importancia de aplicar el fungicida en la etapa adecuada. Sillón, fitopatóloga y docente de la Universidad del Litoral, clasifica a las enfermedades del maíz en dos grandes grupos: los que necesitan un manejo temprano y "decisiones rápidas, como es el caso de la roya común o de la roya polisora".
En el otro grupo ubicó a "los tizones, mancha gris, antracnosis y todas las enfermedades de fin de ciclo que aparecen más tarde, pero que tampoco se deben dejar de controlar porque generan cuantiosas mermas", en los rindes. Afirmó que "en las dos últimas campañas, en Santa Fe y en el NEA, el principal problema fue la roya común del maíz (Puccinia sorghi) sobre todo en los materiales de primera".
También acotó que "se vieron problemas con tizón por Helminthosporium maydis y enfermedades de fin de ciclo como la antracnosis, sobre todo en maíz de segunda. Hacia el Norte de la zona maicera, centro de Santa Fe y Chaco se agregaron las podredumbres de raíz y tallo, que son producto de varios patógenos".
Palacio, de Servicios de Investigación y Estudios Fitopatológicos, aclaró que el escenario fue parecido en los "últimos tres años, en Sudeste de Córdoba y Norte de la provincia de Buenos Aires". Aseguró que hubo prevalencia de la roya común de la hoja originada por Puccinia sorghi y que le siguió el tizón del norte motivado por Exerohilum turcicum.
"Muchos productores, priorizando el rendimiento, eligen híbridos que son muy susceptibles a estas enfermedades. Por eso la recomendación es un monitoreo temprano", agregó. Resaltó que "en la zona de Pergamino hemos tenido roya en plantas con cuatro hojas en híbridos muy sensibles. En esos casos, lo que se recomienda es conocer el perfil sanitario de los híbridos, ir al lote donde está el material más sensible y monitorear primero en ese lugar, en V3 y V4".

COMENTARIOS