Impulsan la rotación de la ganadería y la agricultura

Alternar vacas y cultivos, lograr altos rendimientos de animales por hectárea y mejorar el suelo con sustentabilidad es lo que propone el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) para agricultores pampeanos con planteos ganaderos.
Investigaciones del INTA Venado Tuerto –Santa Fe– demostraron que, al integrar la producción agrícola y la ganadería pastoril, lograron aumentar la carga animal por hectárea, obtener carne de buena calidad, mejorar las propiedades físico-químicas del suelo y multiplicar los rindes de soja y maíz.
Se trata de la cría bovina intensiva (CBI), es decir, incluir a las vacas en la zona núcleo maicera-sojera, un ejemplo interesante de eficiencia económica y biológica. "El desafío es expresar el potencial productivo de los rodeos de cría en ambientes netamente agrícolas", señaló Martín Correa Luna, referente regional en esta temática.
Correa es el organizador de las III Jornadas Internacionales de Actualización Ganadera para la Pampa Húmeda, que se realizarán el 28 y 29 de agosto en la ciudad de Firmat, Santa Fe.
Junto al INTA, el Ministerio de la Producción provincial y la Facultad de Ciencias Veterinarias (UNR) están al frente de esta tercera edición de las jornadas, que ya convocaron a más de 500 productores ganaderos y profesionales de las ciencias agropecuarias.
"El planteo es simple", aseguró Correa Luna, al explicar que "a los rastrojos que dejan el maíz y la soja se suman pasturas base alfalfa. Esto permite mantener una carga de cinco vacas por hectárea durante primavera-verano y más de una cabeza sobre los rastrojos de cosecha gruesa en otoño-invierno".
Así, en los mejores ambientes se logra una producción mixta y sustentable mediante la maximización de la carga animal, el aumento en la producción de terneros por vaca y por hectárea a bajo costo y un manejo conservacionista del suelo en una agricultura de altos rendimientos, detalló Correa Luna.
Con la base en la rotación, el esquema productivo incluye agricultura en un 80 por ciento y pasturas para ganadería en un 20%.
En este sentido, el INTA considera importante el manejo de parcelas con cercos eléctricos para manejar la superficie de pastura asignada y respetar los momentos de descanso.

COMENTARIOS