La superficie sembrada con trigo se acercaría a 7 millones de hectáreas.
La superficie sembrada con trigo se acercaría a 7 millones de hectáreas.
PERSPECTIVAS AGRÍCOLAS

El trigo traerá un pan bajo el brazo

La siembra en la nueva campaña sería la segunda mayor de los últimos 20 años porque es el cereal que mejor resiste la incertidumbre global.

Si bien hay incertidumbre por un contexto cambiante de cara a la nueva campaña de trigo, la primera estimación oficial para el ciclo indica que volvería a aumentar la superficie destinada al cereal y se presume que la cosecha podría alcanzar un nuevo récord.
La Bolsa de Cereales de Buenos Aires destacó que habría un nuevo incremento en la superficie de la fina en Argentina. Entre trigo y cebada se sembrarían 7,75 millones de hectáreas en el nuevo ciclo, contra 7,60 millones del año pasado y se ubicaría un 20% por encima del promedio de las últimas cinco campañas.
Según la entidad, se implantarían 200 mil hectáreas más de trigo en la nueva campaña, lo que lleva la superficie a 6,8 millones de hectáreas. Esto iría acompañado de una caída en el área de cebada, que se ubicaría apenas por debajo del millón de hectáreas.

Producción récord
"Sería un nuevo récord de producción en trigo", destacó Esteban Copati, jefe de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Cereales. Se estima que la producción de trigo podría alcanzar 21 millones de toneladas y, en el caso de la cebada, la cosecha podría ser de 3,75 millones de toneladas.
"Un mensaje muy importante es que los productores busquen despejar las dudas, que tienen que ver con las políticas públicas que podría aplicar el Gobierno", consideró Agustín Tejeda Rodriguez, economista de la entidad sobre el contexto del nuevo ciclo. "El escenario es muy complejo, quizás como nunca antes transitamos", resaltó.
Al coronavirus se suma la guerra comercial y la peste porcina africana, son todos factores que impactan sobre las cotizaciones globales de los commodities. También se adiciona el impacto de la presión impositiva, especialmente de los derechos de exportación. "El cultivo de trigo es el que mejor soporta la crisis internacional", explicó.
El aporte económico de la campaña fina sería el siguiente, en millones de US$ contra el ciclo anterior:
•Valor bruto 10.770 (+6,5%)
•Recaudación de 1.200 (+25%)
•Valor Agregado 4.200 (+13%)
•Exportaciones 3.635 (+9%)

Precios y demanda
Esta mayor producción está relacionada con los precios del cereal, que lograron mantenerse en la caída global por el coronavirus frente a la demanda de productos esenciales que se mantiene. “Nuevamente el planteo trigo-soja de segunda se muestra como el más competitivo en cuanto a márgenes", comentó el economista Juan Pablo Gianatiempo. Además, remarcó que la relación insumo producto es la mejor de las últimas cuatro campañas por la caída en el precio de algunos insumos claves para la producción.
En tanto, desde CREA señalaron que la buena disponibilidad hídrica presente en diversas zonas productivas, junto con señales de precios favorables, contribuiría a sostener las buenas intenciones de siembra de trigo para la campaña próxima: "La concreción de esas buenas intenciones puede depender de complicaciones operativas por restricciones derivadas de la pandemia", destacaron.
Uno de los factores que motoriza la mayor superficie es la posibilidad de hacer un doble cultivo: trigo-soja de segunda. Del lado negativo aparecen algunas previsiones de año Niña para etapas claves en el desarrollo del cultivo. Además, en el mercado de granos hay buenas señales de precio, de acuerdo con las estimaciones de los especialistas.

Récord de ventas al exterior
La Bolsa de Comercio de Rosario destacó una "robusta demanda para exportación" para el trigo argentino, lo que motiva una mejora en los precios. La exportación concertó un volumen récord de negocios anticipados a la fecha: "Según datos oficiales, las ventas al exterior del trigo que aún no ha sido sembrado y se cosechará el próximo verano suman más de 1,14 millones de toneladas, un récord histórico para esta altura del año", señaló la BCR.
"En momentos como el actual, se comprende por qué el trigo, como bien básico para la alimentación humana, se ha convertido en una provisión preciada que justifica la mejora observada en el precio", explicaron Alberto Lugones y Emilce Terré. "Las condiciones están dadas para que Argentina apueste al trigo y vuelva a jugar un partido como protagonista en la plaza internacional", agregaron.
Del lado de las compras, el sector exportador lleva originadas 586.500 toneladas al 15 de abril: "Este es el tercer año consecutivo en que el cereal comienza a negociarse tan anticipadamente en el mercado local".
Esta vez la particularidad es el mayor porcentaje de operaciones que a la fecha no tiene precio en firme, "máxime cuando consideramos un contexto tan incierto como es el actual", subrayaron. La BCR explicó que la suba de precios de futuros de las últimas semanas brinda en este marco una excelente oportunidad para poner un piso a las cotizaciones en el mercado de futuros local.

COMENTARIOS