El campo en pie de guerra.
El campo en pie de guerra.
MEDIO DEL CAMPO

Tractorazos por las retenciones

Las posiciones están sobre la mesa entre el Gobierno y el campo en torno a las retenciones a las exportaciones agropecuarias, y las diferencias parecen ser mucho más profundas que las coincidencias. El Estado nacional necesita recaudar y sabe que el sector rural puede aportar divisas inmediatas a través de las exportaciones, pero los productores no quieren pagar más impuestos y ya se pusieron en guardia.
Como demostración de fuerza, dos reclamos se hicieron durante la semana que finalizó en la provincia de Buenos Aires. Por un lado, el tractorazo de autoconvocados en Pergamino, que contó con 150 tractores y centenares de productores. Más al suroeste, en Salliqueló, la metodología se repitió, en este caso con apoyo de entidades.
El reclamo es el mismo y se repite en diferentes ciudades del interior: se pide baja de los derechos de exportación -retenciones-, baja del inmobiliario rural y se alerta por la desaparición de productores.
La Mesa de Enlace, conformada por las distintas entidades rurales, abrió el paraguas –y no por las lluvias- apenas asumió el gobierno de Aníbal Fernández, alertando que el campo no está dispuesto a soportar más presión impositiva y amenazó con volver a las rutas, como en 2008. No en vano, la dirigencia rural fue la única que se autoexcluyó de la firma del pacto social con el Gobierno.

Testimonios
"Las razones por las cuales hicimos este tractorazo fue para hacerle ver un poco al Gobierno nacional y a las entidades que tenemos un enojo por las retenciones", indicó uno de los productores organizadores de la protesta, Román Gutiérrez.
En esa línea, expresó que con los niveles de derechos de exportación al 6,7% para el maíz y el trigo y del casi 25% para la soja que dejó al final de su mandato el ex presidente Mauricio Macri "veníamos trabajando con lo justo", pero que la actualización realizada por el Gobierno nacional el 14 de diciembre de 2019 "nos deja muy mal".
Gutiérrez alertó que “si la dirigencia toma el mensaje de todas las movilizaciones, y no se negocia con el Gobierno, tendremos que ir a algo más drástico como dejar de comercializar. No sabemos qué va a pasar, pero no vamos a esperar mucho”.
Sigue en página 20.

COMENTARIOS