Las lluvias le vinieron muy bien a la soja después de una semana de calor agobiante.
Las lluvias le vinieron muy bien a la soja después de una semana de calor agobiante.
PANORAMA AGROPECUARIO

Las lluvias aumentarán los rindes de soja

La caída de 30 milímetros en la zona núcleo eleva las estimaciones de cosecha en un millón de toneladas.

La soja recibió el agua que esperaba y, como contrapartida y devolución de gentilezas, los rendimientos estimados en la zona núcleo pueden pasar de 19 millones de toneladas a 20 millones de toneladas.
Desde la Bolsa de Comercio de Rosario expresaron que la mejor condición de la oleaginosa subiría el rinde promedio de la región, que pasaría de los 38 quintales por hectárea a 40 quintales, pero para ello era necesaria una lluvia que regara la región con 30 milímetros como se pronosticaba. Y las precipitaciones llegaron abundantes, para regar la ilusión de los productores que aguardan una cosecha récord.
La situación venía complicada hasta el viernes, porque el efecto de las altas temperaturas de la semana fue impresionante: se secó todo, hasta las lagunas que dominaban el paisaje de la región. Desde febrero, los días soleados se vienen imponiendo. Y el aumento de temperatura de esta última semana ha sido otro gran empujón para la soja, su aspecto cambió rotundamente para mejor y cuando hacía falta, llegó la lluvia.
Un 20% de los lotes de soja de primera se sumaron a los de condición excelente y muy buena. Ahora el 80% de los cuadros se los considera con las mejores condiciones. Además, disminuyeron los lotes que estaban regulares, hoy en día solo ocupan un 5% del área. Hay más optimismo en los lotes que venían sin sufrir demasiado los excesos, de los 45 quintales por hectárea que se estimaban hace una semana, ahora se esperan 50 quintales por hectárea.
También hay una gran mejora en los lotes dañados por los excesos, el potencial de rinde ha subido y podrían acercarse más a la franja de los 40 quintales por hectárea, por encima de los 30 que se estimaba hace unas semanas. Hay una gran diversidad de estadios fenológicos de soja de primera. Las más atrasadas se las ve fructificando (R3 y R4), mientras que un puñado de lotes más adelantados en Marcos Juárez ya están comenzando a madurar (R7).
En sojas de segunda se activó el crecimiento, muchas lograron cerrar el entresurco y cubrir finalmente la paja de trigo, compensando en parte la falta de plantas. Ahora un 65% de los cuadros está excelente y muy bueno. Un 10% aún se clasifica entre regulares y malas condiciones. Los más adelantados, un 25% de los lotes, ya se los ve formando los granos (R5). Por detrás, el 40% está formando las vainas (R3 y R4) y el resto floreciendo (R1 y R2).

Cuenta regresiva para la cosecha maicera

En 15 a 20 días se larga la recolección de maíz temprano. El buen tiempo de esta semana tranquiliza y colabora para ir definiendo la logística. La humedad que empieza a medirse en los granos va desde 19 a 28%. Los rindes promedios siguen estimados en 111 quintales por hectárea. Los maíces tardíos entran en floración en 10 días. Los técnicos indicaron que era necesaria una lluvia de unos 20 a 30 milímetros para atravesar con buenas reservas esta etapa y el agua llegó también para el maíz.
Mientras continúa la cosecha de los cuadros más tempranos de maíz con destino grano comercial, culminó la siembra de lotes de sorgo granífero en toda el área agrícola nacional. Las últimas incorporaciones se dieron en el norte del país, donde se venían relevando algunas demoras producto de los excesos hídricos.
Por otro lado, gran parte de los lotes tardíos de maíz se encuentran transitando el período de definición de rendimiento. En cuanto a las reservas hídricas, las mismas continúan siendo ajustadas en la margen oeste de las provincias de Buenos Aires, La Pampa, San Luis y Córdoba.

COMENTARIOS