Culminó la siembra de soja 2018-2019  con pérdidas de hectáreas en la Región
NEGOCIOS AGROPECUARIOS

Culminó la siembra de soja 2018-2019 con pérdidas de hectáreas en la Región

La siembra de la soja de la actual campaña 2018-2019 culminó y cubrió una superficie estimada en 17,7 millones de hectáreas en el país lo que daría como resultado una cosecha de 53 millones de toneladas. Los datos corresponden al último Panorama Agrícola Semanal (PAS) de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.
La superficie sembrada con soja cayó en 200 mil hectáreas desde la estimación al inicio de la campaña el 26 de septiembre de 2018, cuando se pensaba que serían 17,9 millones de hectáreas.
En tanto, la respuesta a esta merma la dio la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario que advirtió que se perdieron 270 mil hectáreas de soja en la región núcleo por los excesos hídricos.
Se trata de pérdidas en enero de 70 mil hectáreas en el este de Córdoba, 115 mil en el centro sur de Santa Fe y 85 mil en el norte bonaerense.
Estas se suman a las 185 mil hectáreas que quedaron sin sembrarse con soja y así en un mes, la región núcleo perdió un 9% del área productiva de la oleaginosa.
Ocurre que hay zonas en las que llovió casi tres veces el promedio mensual en enero como en los reductos bonaerenses Pergamino y Rojas, con 362,8 mm y 321,8 mm respectivamente, y 350,8 mm en Bellville (Córdoba).

Hay zonas en las que llovió casi tres veces el promedio mensual en enero como en Pergamino y Rojas, con 362,8 mm y 321,8 mm respectivamente.

El promedio para la región núcleo fue de 220,5 mm, doblando los 110 mm que suelen llover en el mes normalmente; es el tercer mes consecutivo de lluvias excesivas en la región.
Para el PAS, si bien la actual estimación de área refleja una caída de 200 mil hectáreas, la favorable condición del cultivo sobre gran parte de la región agrícola nacional eleva el rinde potencial por encima de los promedios históricos.
Por este motivo, los especialistas de la Bolsa de Cereales mantienen la proyección de producción en 53 millones de toneladas de soja, contra los 36 millones de la campaña anterior 2017-2018 afectada por la sequía.
Otro dato que aportaron es que los cultivos de soja, maíz y girasol aportarían un récord superior a las 100 millones de toneladas durante el ciclo 2018-2019.
En sus apuntes para Empresas del Agro, los consultores Zorraquín + Meneses (Z+M), por su parte, se refirieron a la campaña de trigo 2018-2019 que según sus estimaciones llegó a las 19 millones de toneladas, un ciclo récord.
“Recordemos que fue una combinación de incidentes los que hicieron que los productores se inclinen por aumentar la superficie de fina en la presente campaña (sequía en campaña gruesa del año pasado, cultivos sin retenciones)”, indicaron Alejandro Meneses y Teo Zorraquín.
Agregaron que estos tópicos “posteriormente se combinaron con otros factores (clima, precio atípico, buena relación insumo/producto, devaluación, retenciones) para lograr el presente récord. En algunas zonas las heladas y el granizo no permitieron a productores capitalizar la presente campaña”.
Respecto de los buenos precios de trigo, sostenidos por la demanda internacional inclusive del cereal de la próxima campaña que se comienza a sembrar en mayo-junio, se ofrecen para 2019-2020 forward en valores cercanos a los 190 U$S la tonelada y la posición Enero Rosario 2020 en el Mercado a Término de Buenos Aires, MATba cotiza a 194 U$S la tonelada.
“Si entendemos que estos valores tienen incluidas las retenciones, los valores ofrecidos serían comparables a 200 o 210 U$S la tonelada del año pasado. Valores alcanzados en el mes de julio del 2018”, dijeron.
No obstante el futuro de la soja y del nuevo trigo depende de la virulencia de los eventos climáticos en un Niño que algunos climatólogos definen como leve, pero que trae el peligro de inundaciones y zonas con fuertes excesos hídricos.
El análisis de Z+M no deja de lado al NEA que “en particular” está “muy afectado, con pérdida de cultivos sembrados y con lotes que ya no se podrán sembrar, con la ganadería acorralada y obligando a suplementar donde se pueda, más allá de que sea anti-económico”.
“Si bien hay una posible merma en la producción total de granos a nivel país, todavía hay expectativas de una buena producción. En definitiva, dólares a los cuales el gobierno apuesta en un año electoral”, sostuvieron los analistas.

COMENTARIOS