Los productores sienten que la soja rinde menos en el bolsillo por el fuerte incremento que tuvieron los insumos.
Los productores sienten que la soja rinde menos en el bolsillo por el fuerte incremento que tuvieron los insumos.
PANORAMA AGROPECUARIO

El margen bruto de la soja disminuye 81%

El porcentaje corresponde a campo arrendado y se produce por la baja de precios y rendimientos; en campo propio la disminución alcanza al 36%.

"Los indicadores de rentabilidad de la campaña 2016/2017 como margen bruto y margen neto en campo propio, y margen bruto en campo arrendado han sido positivos, pero muestran un deterioro respecto a los resultados del ciclo 2015/2016", destacaron en un informe de la Bolsa de Cereales de Córdoba.
En campo propio, el margen bruto para la campaña 2016/2017 es de 269 dólares por hectárea, mostrando una caída del 36% frente a la campaña previa. La menor rentabilidad se explica por una caída en el rendimiento promedio del cultivo del 9% y la caída del 7% en el precio disponible a cosecha que, en conjunto, significan una retracción de 133 dólares en los ingresos por hectárea.
En campo arrendado, a menores precios y rendimiento se sumó un aumento de 4% en los alquileres, derivando en caída del margen de 81%.


Buena siembra de trigo

La intención de siembra del trigo sería de 410 mil hectáreas más que el año pasado. El área triguera se expandiría en un 8%, cubriendo 5,6 millones de hectáreas. Se pone en marcha una campaña trabajosa y lenta en su implantación, muy supeditada a lo que permitan las lluvias de acá en adelante. De todas formas, promete ser la más importante de los últimos diez años.
Ante las mejores condiciones de tiempo sobre la región pampeana, los planes de rotación con trigo recobraron fuerza. Si bien hay amplias zonas muy afectadas por los excesos de agua, se moderaron algunas de las caídas esperadas un mes atrás. NOA y NEA lideran el pelotón triguero con una suba interanual de superficie del 28%. Hay que prestar atención a la provincia de Buenos Aires ya que hay problemas de barro y saturación de suelos en el norte y el oeste bonaerense.
Pero el sudeste bonaerense, la región clave para la producción de trigo argentino, se toma revancha en el ciclo 2017/18. Allí se espera un aumento del 73%, mucho más importante que en otros lugares por lo que se quedó sin poder sembrarse el año pasado y por el avance del trigo a costas de la cebada. Buenos Aires sumaría un 11% en superficie; Santa Fe un 6% y Córdoba sólo un 2%. La Pampa encabeza el pelotón de las provincias con retroceso de área, con un 17% menos, tras los fuertes eventos de lluvia que siguen limitando las actividades agrícolas.
El incremento interanual en la superficie en trigo surge de un reajuste hecho a partir de análisis con imágenes satelitales sobre algunas regiones de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe para la campaña 2016/17. Ello hace que la producción del cereal del ciclo 2016/17 quede ajustada en 16,6 millones de toneladas, partiendo de un área de siembra de 5,19 M ha.

¿Cómo viene la cosecha?

Con respecto a la cosecha gruesa 2016/17, se efectuó un leve ajuste al alza en la estimación de soja, pasando de 57 a 57,3 millones de toneladas. Los ajustes positivos en las cifras de rinde se deben, en buena parte, a la excelente campaña del sur de Córdoba y, en menor medida, a ajustes hechos en el NEA y Entre Ríos. La cosecha ya lleva cubierto el 92% del total de la superficie cosechable, con un área perdida que se va confirmando en 1,06 millones de hectáreas.
Con un 52% de avance en las labores de cosecha en maíz, se mantiene la estimación de producción en 38 millones de toneladas. Resta aún mucho por delante de las labores de recolección de maíz tardío y de segunda, con buenas probabilidades de engrosar el marcador total. Por ahora, se mantiene la estimación de rinde nacional promedio en 79,2 quintales por hectárea.

COMENTARIOS