DESARROLLO DE CONOCIMIENTOS

Con alta tecnología se logran más alimentos

La fertirrigación consiste en aplicar nutrientes a los cultivos a través del riego, para mejorar los resultados productivos.

La fertirrigación es una alta tecnología de producción de alimentos que consiste en aplicar nutrientes a los cultivos a través del riego. Un informe destaca que en general, el público no tiene conocimiento de la tecnología que se utiliza en la producción de alimentos de consumo diario.
"Para lograr incrementos en la producción se aplican manejos de alta tecnología para alcanzar una calidad estable del producto una vez cosechado y para obtener mejoras en su sabor", explican los especialistas. Como ejemplo citan a "los cultivos de frutillas, arándanos, cítricos y frutos de pepita, como también a los de hortalizas, al estilo de las zanahorias y los tomates".
La tecnología de viveros, los cultivos en hidroponía y la fertilización diaria de los cultivos a través del fertirriego son ejemplo de tecnología que dosifica los nutrientes y los milímetros de agua que el cultivo necesita en un momento dado, y se utiliza tanto en la producción de frutas de grandes quintas como también en viveros.
"El fertirriego asegura una nutrición lo más exacta posible para una fase dada del cultivo, evita pérdidas por lavado y es sumamente amigable con el ambiente ya que evita contaminaciones de napas freáticas superficiales, dado que se aportan nutrientes necesarios para el consumo diario de las plantas", sostuvo el reporte de los técnicos de Compo Expert.
Sin embargo, no cualquier fertilizante es apto para este tipo de riego y fertilización: Debe presentar condiciones de acidez que permitan una rápida disponibilidad de los nutrientes aportados a las plantas, alta solubilidad y baja conductividad eléctrica.
"De acuerdo al estadío del cultivo, se deben entregar los elementos requeridos para esa etapa, como la emisión de raíces, el pleno desarrollo vegetativo, la emisión de flores y la fijación de frutos, entre otras fases", expresaron los especialistas.
En la producción de frutillas, por ejemplo, que en su totalidad se cultivan con fertirrigación, es posible llevar la producción de 40 a 70 toneladas por hectárea, "obteniendo un mejor tamaño, mejor sabor y mayor durabilidad del producto una vez cosechado".
"Esto se puede lograr al variar los tipos de fertilizantes y su concentración de nutrientes, de forma tal de permitir expresar el máximo potencial productivo del cultivo", dijeron. l

COMENTARIOS