None
AGRO

Crecerá 25% el área sembrada con trigo

Se estima que la superficie destinada a este cereal alcanzará 4.500.000 hectáreas en la próxima campaña de granos finos.

Los especialistas estiman que vienen buenos tiempos para el trigo y aseguran que por esa razón los productores incrementarán el área de siembra destinada a este cereal en la próxima campaña de granos finos.
En ese sentido, la Bolsa de Cereales porteña prevé una expansión de superficie de trigo del 25% en el país, que elevaría el área a 4.500.000 hectáreas en esta campaña 2016-2017, un 15% más que el promedio de siembra de los últimos cinco ciclos.
   El departamento de Estimaciones Agrícolas evaluó la pre campaña Trigo 2016-2017 que debería empezar en las próximas semanas, pero sus especialistas llegaron a la conclusión de que los excesos hídricos que no permiten levantar la cosecha gruesa conspiran en contra de las primeras estimaciones.
   Señalaron que la primera proyección de 4.5 millones de hectáreas “se encuentra sujeta a posibles modificaciones durante la ventana de siembra, la cual comenzaría a principios de mayo, finalizando a mediados de agosto próximo”.  
   Varios factores positivos apuntalan a un incremento en la intención de siembra, sin embargo también se relevaron otras variables adversas que podrían limitar la expansión del área.
   Consideraron aspectos favorables, la modificación del esquema comercial e impositivo en el trigo que “trae aparejado una mejor relación entre precios y costos, que modifica el rinde de indiferencia y brinda más incentivo para la siembra del cereal.
   También explicaron que la rotación de cultivos es “una nueva oportunidad para mejorar la relación entre cereales y oleaginosas”.  
   Otro tópico que resaltaron es la posibilidad del manejo de napas: “Varias regiones, que en la actualidad registran excesos hídricos o napas freáticas próximas a la superficie, implantarían trigo con el objetivo de aumentar el consumo de agua disponible en los perfiles”.
   Más trigo ayudará a controlar las malezas resistentes a herbicidas porque será un cultivo estratégico para mantener cubiertos los lotes durante el invierno.
   Consideraron que a su vez, el nivel de tecnología aplicada en el cultivo de trigo mejoraría durante el próximo ciclo, principalmente en las variables de fertilización y control sanitario, “procurando mantener un mejor cuidado del cultivo que se prolongaría durante todo el ciclo fenológico.
   “Si bien la recuperación hídrica de los últimos meses permitió reabastecer de humedad a los cuadros en extensas áreas del margen oeste y sur de la región agrícola, a su paso también genera excesos hídricos”, manifestaron.

Pese al agua,  habrá soja

La Guía Estratégica para el Agro (GEA) mantuvo en 59 millones de toneladas la estimación de la actual cosecha de soja 2015-2016, en el país, pero en medio de una fuerte incertidumbre por las inundaciones y pérdidas, que podrían hacer caer los números.
   Cristian Russo, uno de los especialistas de la Guía de la Bolsa de Comercio de Rosario estima que se habrían perdido 800 mil hectáreas a causa de las inundaciones, otras cifras hablan de 2 millones de hectáreas.
   Algunas proyecciones sostienen que dejarían de cosecharse 5 millones de toneladas de soja y otras que serían 2 millones de toneladas, en consecuencia las pérdidas para los productores en su conjunto podrían ser de 700 millones de dólares en ascenso.
   Según el último informe de la GEA, hay “oscuridad en los lotes de soja y aumento del brotado de grano” y así en la zona núcleo, el área que concentra la mayor extensión de siembra sojera presenta al 63% del área de soja de primera que resta cosechar bajo riesgo de pérdidas.
  Para Russo, “la calidad del grano tiene altas chances de ser castigada al momento de la entrega. La cosecha, que hasta antes de las lluvias, en pocos días llegó a cubrir el 37% de las hectáreas de soja de primera, hoy está lejos de retomar aquella intensa actividad”. 

COMENTARIOS