None

Baja en pie, sube en el mostrador

El tema excluyente por estos días es el precio de la carne y por ello hasta el ministro Alfonso Prat Gay admitió que "el kilo de asado a 140 pesos es un exceso". Sin embargo, más allá de estas declaraciones y de la amenaza de su par de Agroindustria, Ricardo Buryaile, la realidad es que el valor del ganado en pie cayó pero en el mostrador de las carnicerías no para de subir.
En ese sentido, todos los sectores que participan en la cadena cárnica salieron a hablar y a explicar qué nivel de injerencia tienen en el valor final del producto. Desde productores ganaderos, hasta Prat Gay y Buryaile trataron de despegarse del aumento de la carne para los consumidores.
Ariel Toselli, Vicepresidente de la Federación Agraria Argentina, explicó que "deberían averiguar qué pasa en la cadena de comercialización. En el último mes, el precio del kilo vivo bajó un 20 por ciento, de 27 a 22 pesos el novillo. Habitualmente los valores suben para las Fiestas que es cuando hay mucha demanda y luego caen, pero ese porcentaje no se trasladó a las carnicerías y supermercados".
En este sentido, el presidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías, Carlos Burzi, salió a aclarar la posición de los carniceros independientes en medio de la fuerte polémica sobre quién es el responsable de que el kilo de asado haya superado los $135, tras un incremento de 66% en los últimos tres meses, asegurando que: "Los carniceros no son formadores de precios y tampoco los culpables de que la carne tenga valores tan elevados".

COMENTARIOS