None
NEGOCIOS AGROPECUARIOS

La protesta del campo se generaliza en el país

Los productores agropecuarios desoyeron las recomendaciones de la Mesa de Enlace de realizar movilizaciones y protestas luego de las PASO, para no mezclar política con reclamos, y se afianzaron en los enclaves de rutas mientras que la situación ahora se agravó por las inundaciones que destrozaron caminos apenas recuperados.
Al respecto, un informe del comité de Hidráulica de la Sociedad Rural Argentina (SRA) consignó que las obras en la Cuenca del Río Salado que influyen en 17 millones de hectáreas de la provincia de Buenos Aires se encuentran estancadas.
El estudio constató que hasta ahora, sólo se ejecutó el 8% del plan maestro, en el tramo General Villegas-Junín, que representa 1.3 millones de hectáreas y que requirió una inversión de 700 millones de pesos, sobre un total de 1800 millones que estaba previsto para todo el Plan Maestro.
Algunos datos de la protesta del campo insisten con poner luces de alarma, además de ya ser vox populi que las economías regionales atraviesan serias complicaciones, en algunos casos terminales.
En este sentido, el economista del Ieral de la Fundación Mediterránea, Jorge Day afirmó que "una doble tenaza opera sobre las economías regionales" ya que desde 2006 sus costos subieron 142%, y el 32% los precios internacionales de sus productos que se les dificulta vender además, por ejemplo, la vitivinicultura mermó en su poder de compra un 17%.
Esta semana, se conoció la encuesta de los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA) realizada entre 1086 asociados que permitieron saber que el porcentaje de empresas agropecuarias que registran deudas de 2014 que deben refinanciar, llega al 38 por ciento.
Por su parte, la economista de Coninagro, Nieves Pascuzzi, hizo un análisis de por qué protesta el campo y los productores se manifiestan en numerosas provincias, como Buenos Aires, La Pampa, Mendoza, Córdoba, Santa Fe, Misiones, Corrientes, Entre Ríos, Chaco, Neuquén Salta, Santiago del Estero y Tucumán, entre otras, "para reclamar una vez más por un cambio de política agropecuaria".
"Sabemos que para la ciudadanía es difícil entender nuestros reclamos cuando sus preocupaciones son otras como llegar a fin de mes o mantener el empleo en una economía que no crece y peor aún se imaginan que nosotros estemos peleando por seguir subsistiendo como chacareros", manifestó Pascuzzi.
Consideró que "hoy no sólo estamos hablando de cuestiones económicas sino hoy peligra: el empleo en el interior del país, nuestro trabajo y futuro como productores, el futuro de nuestras familias y de nuestros hijos; el desarrollo y el arraigo en los pueblos del interior".
Dos focos con diversos puntos de protesta lideran las manifestaciones, el NOA cuyos líderes "bajaron" desde sus provincias para decir que en Tucumán, Salta, Jujuy y Santiago del Estero no se va a poder sembrar ni maíz ni soja, en esta campaña 2015-2016.
Los presidentes de la Sociedades Rurales de Tucumán, José Ignacio Lobo Viaña; Salta, Ignacio Lupion; Jujuy, Gabriel Macina; y el vicepresidente de la Asociación de Federaciones Agropecuarias Santiagueñas, Juan Pablo Karnatz, se quejaron fuertemente.
Hablaron de que no quieren "cerrar" los campos por el temor de la invasión de malezas leñosas que arruinan las futuras producciones, si el panorama mejora.
"Para que tengan una idea de la soja, en 2008-2009 en campo propio se necesitaba un punto de equilibrio de producción de 1.300 kilos por hectárea, ahora es de 2.800 kilos, para que sea rentable", señaló Lobo Viaña.
Explicó que en campo arrendado se necesitaban 1.900 kilos por hectárea y ahora se requieren 3.340 kilos y que es imposible prácticamente producir soja en el NOA.
También apuntaron contra el costo de los fletes, al sostener que "se fue de 20 dólares la tonelada en 2006 a 45 en el 2015; los gastos de estructura de una finca del 2008 eran de 45 dólares la hectárea y ahora son de 95 dólares".
"Se tienen que tomar medidas urgentes y nos tienen que sacar las retenciones y la presión impositiva", precisó.
El escenario es dramático en el Chaco y productores denunciaron "persecuciones y maltrato" por parte de la Policía provincial en uno de los cuatro piquetes que mantienen.
Está situado a la altura de la localidad de Las Breñas, en el cruce de las rutas 6(provincial) y 89 (nacional), y reclamaron un "paraguas protector" para seguir adelante con sus protestas sin correr riesgos.
En diálogo con NA, Luis Devoto, de la localidad de Gancedo; Néstor Sabaté, de Pampa del Infierno; Carlos Favarón, de Charata, y José Luis Schahovskoy, de Las Breñas, explicaron que han sido detenidos, hubo jóvenes golpeados y hasta llegaron a juntarse 130 integrantes de la guardia de Infantería y una treintena de móviles.
Las Breñas es una protesta que no descansa y su ejemplo se replicó porque ahora se posicionaron tres piquetes más en Chaco.
Se trata de la movida de Saénz Peña que lidera Juana Vukich de Mujeres de la Producción; en Avia Terai, en el centro provincial ubicado en la intersección de las rutas 16 y 89 con manifestantes provenientes del Departamento Almirante Brown; y el otro es en Coronel Du Graty.
Los voceros llegaron a Buenos Aires en la semana para proteger a los productores a través de la difusión en la prensa y dijeron que en Chaco, "estamos viviendo la ´venezuelización´ de la política".
Resaltaron, además, que de las 700 mil hectáreas cultivables del territorio provincial, este año se dejarán de sembrar 500 milde sorgo, maíz, soja, algodón (cultivo principal) y ni siquiera el 20 por ciento del girasol.
Para darse una idea de la etapa que transitan, en las Breñas con 121 mil hectáreas aptas para agricultura, en 2008 había 920 productores, en 2012 eran 490 y ahora sólo son 200.

COMENTARIOS