None
SOJA 2014-2015

Altos rindes en la Zona Núcleo

La campaña sojera 2014-2015 comenzó con costos más altos y un manejo de malezas de mayor complejidad, y ahora en la zona núcleo el balance es de altos rindes.
Así lo consignó el informe semanal de la Guía Estratégica del Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario a pesar de que "la cosecha se presentaba como un monumental desafío de logística".
"Sin embargo luego se fue instalando gradualmente el buen tiempo y la cosecha se desarrolló sin mayores contratiempos. A pesar de registrarse pérdidas de superficie récords que alcanzaron las 152.000 hectáreas, cuando comenzó a cosecharse hubo sorpresas con rindes extraordinarios", sostuvo el informe.
A fin de abril, la soja de la región núcleo se encumbraba hacia el final de una de las campañas más exitosas y así con 4300 kilos por hectárea superó holgadamente los 3300 kilos de la campaña anterior 2013-2014.
Las siembras de segunda sorprendieron también con 3500 kilos por hectárea.
"Los precios auguraban un año con poco margen para cometer errores. Con la carga de contar con los rindes de indiferencia más altos de los últimos diez años lo que sucediera con el clima era decisivo", indicó el reporte.
Los especialistas se preguntaron "¿Qué hubiese pasado en un año Niña?" con menos lluvias.
"Por suerte diciembre y enero brindaron lluvias y temperaturas ideales para estar en un escenario de alta productividad" y así "un nuevo incremento en la superficie sojera se alzaba con casi 200 mil hectáreas más respecto del año pasado, marcando así un nuevo récord", manifestaron los especialistas de GEA.
Señalaron que "otro ciclo de mayor presión biológica presentaba nuevos desafíos para controlar a los nuevos biotipos de malezas más tolerantes a los tradicionales principios activos de herbicidas".
"Los magros márgenes proyectados bajaban los niveles de tecnología que se utilizarían. En este escenario desalentador pasó algo inédito: las condiciones ambientales para el desarrollo durante diciembre y enero fueron óptimas", dijeron.
Los gráficos de temperatura y precipitaciones para la región núcleo destacan importantísimas "brechas resaltando la diferencia con las condiciones de extremo estrés termohídrico que se dieron en el ciclo anterior".

COMENTARIOS