El cordobés Juan Ignacio Lóndero
El cordobés Juan Ignacio Lóndero
TENIS

Lóndero cayó en semifinales y el Argentina Open tendrá una vez más un campeón extranjero

El cordobés cayó ayer en las semifinales ante el noruego Casper Ruud.

El cordobés Juan Ignacio Lóndero no pudo romper el estigma que persigue a los tenistas locales en el Argentina Open al caer ayer en las semifinales ante el noruego Casper Ruud por 4-6, 7-5 y 6-1, y Buenos Aires contemplará una vez más la coronación de un extranjero, situación que se repite desde 2008.
En ese contexto, Ruud, ubicado en el puesto 45 del ranking mundial de la ATP, accedió a la final en dos horas y cuatro minutos, y definirá el título este domingo desde las 14 con el portugués Pedro Sousa (145), quien avanzó sin jugar su semifinal debido a la no presentación del argentino Diego Schwartzman (14), desgarrado.
El ATP que se juega desde hace 20 años en el Buenos Aires Lawn Tennis Club tuvo como último campeón argentino al cordobés David Nalbandian, quien alzó el trofeo en la edición 2008 tras imponerse en la final sobre el misionero José Acasuso.
La derrota de Lóndero fue dolorosa no solo porque no habrá un argentino en la final, sino por la forma en que se produjo, con ventaja de 6-4, 5-3 y luego 5-4 sacando para ganar el partido.
El cordobés nacido en Jesús María hace 26 años parecía tener todo bajo control, pero comenzó a sufrir calambres en ambas piernas y se fue quedando estático; así fue fácil presa de Ruud, quien ganó siete juegos consecutivos y encaminó la victoria en una semifinal que tenía casi perdida.
Lóndero, con un rendimiento de menor a mayor en sus triunfos previos sobre el eslovaco Filip Horansky (182), el serbio Laslo Djere (35) y el bahiense Guido Pella (27), dominó el primer set desde que quebró el saque del europeo para adelantarse 2-1, ventaja que luego estiró a 3-1 con su servicio en cero.

La definición del juego
Muy concentrado en su plan de juego, que consistía en moverlo mucho al noruego para que impactara la pelota en movimiento y así perdería potencia, el cordobés comenzó a adueñarse del escenario, apostando siempre a sus tiros de derecha, angulados y profundos.
Lóndero sacó muy bien, como ya lo había hecho en la semifinal que le ganó a Pella, y eso le permitió manejarse cómodo hasta definir el set por 6-4.
El partido, jugado bajo un calor por momentos agobiante, parecía inclinarse en favor del tenista de Jesús María en el quinto game del segundo set, cuando devolvió con mucha precisión para quebrar a Ruud, así se adelantó 3-2 y luego confirmó 4-2 con su servicio.
El cordobés se puso en ventaja por 5-4 y con su servicio, y ahí sobrevino lo inesperado, la situación más difícil en un partido de tenis, que es cerrarlo y jugando en casa.
Lóndero se quedó estático y permitió la reacción de Ruud, quien ganó el set por 7-5 y se adelantó 3-0 en el segundo.

Interrupción y un final electrizante
Ni siquiera la interrupción momentánea para asistir a dos espectadores víctimas del calor sofocante en las tribunas favoreció a Lóndero, quien se quedó inmóvil esperando la reanudación mientras el noruego repartía botellas de agua al público y se llevaba los aplausos de todo el estadio.
Lo que siguió hasta el final fue un dominio total de Ruud, quien se impuso con comodidad por 6-1 e irá en busca este domingo de su primer título, tras haber perdido el año pasado la final de Houston ante el chileno Cristian Garín.
Ruud, quien venía de eliminar sucesivamente a los españoles Pablo Andújar (58) y Roberto Carballes Baena (88), y al serbio Dusan Lajovic (23), intentará acabar con la suerte de Sousa, quien a los 31 años goza de la mejor actuación de su carrera.
El lusitano, quien el domingo pasado estaba afuera del torneo tras perder en la última ronda de la clasificación ante el santafecino Facundo Bagnis (134), protagonizó una semana increíble.
Es que la baja por lesión del chileno Garín, quien venía de ser campeón en Córdoba, por una lesión, le permitió a Sousa ingresar al cuadro principal como "lucky loser" (perdedor afortunado), para consumar una semana increíble con triunfos sobre el argentino Facundo Díaz Acosta (471), el eslovaco Josef Kovalik (129), el brasileño Thiago Monteiro (92) y tuvo suerte otra vez por la lesión de Schwartzman.
De manera que el ATP que se juega en cada febrero en el Buenos Aires Lawn Tennis Club coronará hoy domingo a un campeón totalmente inesperado, Ruud o Sousa, en otra buena ocasión que dejaron pasar los tenistas argentinos.

COMENTARIOS