Sebastián Báez y Facundo Díaz Acosta.
Sebastián Báez y Facundo Díaz Acosta.
BUENOS AIRES 2018

Báez y Díaz Acosta, dorados y argentinos: primera de la historia para el tenis olímpico

Derrotaron al dúo mixto compuesto por el búlgaro Adrian Andreev y el australiano Rinky Hijikata.

El bonaerense Sebastián Báez y el porteño Facundo Díaz Acosta obtuvieron ayer la primera medalla dorada de la historia para el tenis argentino, al derrotar en la final de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 al dúo mixto compuesto por el búlgaro Adrian Andreev y el australiano Rinky Hijikata, ante cuatro mil personas en el Buenos Aires Lawn Tennis.
Con clima de Copa Davis, la dupla argentina fue de menor a mayor, como en su trabajo de la semana, para ganar con parciales de 6-4 y 6-4, en una hora de juego sobre el polvo de ladrillo del mítico Lawn Tennis.
Argentina, hasta Buenos Aires 2018, había conseguido cinco medallas olímpicas en tenis, dos de plata (Gabriela Sabatini en Seúl 1988 y Juan Martín Del Potro en Río 2016) y tres de bronce (Frana-Miniussi en Barcelona 1992, Suárez-Tarabini en Atenas 2004 y Del Potro en Londres 2012), todas en mayores.
Pero como local, Díaz Acosta (que además ganó la plata en single) y Báez pudieron ratificar su favoritismo para darle el máximo galardón olímpico al tenis argentino, que ya había completado su palmarés con la Copa Davis en 2016.
"Estamos el doble de contentos por saber que es la primera dorada olímpica para el tenis argentino", aseguró Báez, nacido en la localidad de San Martín, pero de familia chaqueña.
Báez es actualmente uno de los mejores junior del mundo, mientras que el zurdo Díaz Acosta tuvo un curso intensivo durante esta semana, donde desplegó un gran tenis y cerró una temporada de muy buenos resultados, coronado por la plata y el oro que colgó en su pecho.
Amigos fuera de la cancha, esa simbiosis es clave para bancarse en momentos de bajón dentro del court y durante las largas giras que los tenistas deben tener que soportar.
Pero en Buenos Aires 2018 todo fue diferente, porque tanto Báez como Díaz Acosta convivieron con el resto de los deportistas cuando generalmente tienen que pasar sus días en soledad.
"Jugar en unos Juegos Olímpicos en casa fue algo increíble, una motivación extra, a diferencia de una competencia individual estás todo el tiempo representando a tu país, con tu gente, compartiendo con otros deportes, es algo nuevo para nosotros que pudimos disfrutar al máximo y sacarle el jugo", aseguró Báez en zona mixta.
Y Díaz Acosta, agregó: "Representar al país es algo distinto a jugar para uno, eso nos dio un poco más de motivación, jugar mejor y estar enfocados para poder llevarnos esta medalla".
Sobre la final del domingo, a cancha llena, el bonaerense reconoció que pudo sacarse la espina por las derrotas en el single (en cuartos de final) y el dobles mixto con María Lourdes Carlé.
"Me quedé con el gusto triste de las otras derrotas, pero entendí que en unos Juegos Olímpicos sacar una medalla es algo increíble, no solo en lo personal, sino también para el país, porque esto queda para siempre en el deporte", explicó.
"El clima fue muy similar a una Copa Davis, entramos y cada punto íbamos sintiéndonos mejor, nos soltamos y cerramos bien", analizó.
"La verdad que estaba muy nervioso, quería tomar la revancha de ayer, pero obviamente estábamos muy motivados, y creo que nos salió bastante bien", cerró Díaz Acosta.

Baja por lesión
El nicoleño Martín Espíndola no pudo ayer participar de la final de la prueba de salto al potro de gimnasia artística al resentirse de su lesión en la pierna izquierda en la entrada en calor. Tras lastimarse el pie izquierdo en barras paralelas, el joven de 16 años intentó probar durante la entrada en calor, pero ni siquiera podía desplazarse normalmente para una prueba que requiere combinar velocidad y acrobacia.
De esta forma, Espíndola, que había ganado la medalla de plata en el equipo mixto internacional el miércoles pasado, quedó en el octavo puesto y se llevó el diploma olímpico.
"Hace unos días me golpee en paralelas. Tengo un desgarro, pero me recupero para poder competir. Hago mucha kinesiología y no la hago por horas, sino por intensidad", había explicado durante la previa a esta competencia.

El boxeo, a semis
El santafesino Mirco Cuello y el entrerriano Brian Arregui avanzaron ayer a semifinales de sus respectivas categorías en el boxeo de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 para quedar a un triunfo de lograr una medalla para la delegación argentina.
Cuello prevaleció por puntos ante el albanés Muhamet Qamili en su debut en el peso Gallo (56 kilogramos), en el Pabellón Oceanía del Parque Olímpico de Villa Soldati.
Acompañados por una buena cantidad de público, también Brian Arregui logró superar por puntos al uzbeco Jakhongir Rakhmonov y meterse en semis del peso Welter (69 kg).
Las semifinales, donde todavía esperan rivales que se definirán hoy, se disputarán el martes a partir de las 13:00 (Arregui) y las 18:00 (Cuello).

Medalla para Los Pumitas
La Selección argentina masculina de rugby seven, Los Pumitas, aseguraron ayer una nueva medalla para la delegación albiceleste al confirmar su pasaje a la final de este lunes en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018, en el club CASI de San Isidro.
Acompañados por mucha gente durante toda la jornada, los dirigidos por Lucas Borges lograron sendas victorias sobre Francia (29-12) y Sudáfrica (34-5), que se sumaron a las del sábado contra Samoa y Japón, para sacar pasaje a la final cuando todavía les resta un partido de la etapa de grupos frente a Estados Unidos.
Como se trata de un solo grupo de seis equipos, Argentina esperará ahora para conocer al rival en el encuentro por la medalla dorada, que saldrá entre Francia y Japón.
Hoy lunes, a partir de las 11:30, Los Pumitas enfrentarán a Estados Unidos y esperarán hasta las 16:00 para disputar la final por el título de Buenos Aires 2018.
Argentina, entonces, tratará de mantener su juego de potencia, velocidad e intensidad que demostró en las primeras dos jornadas, para agregar una dorada al medallero albiceleste de Buenos Aires Aires 2018

COMENTARIOS