Escuela Hípica Quirón.
Escuela Hípica Quirón.
FUNDADA EN EL 2003

Escuela Hípica Quirón: 20 años en actividad

La institución deportiva se mantiene en funcionamiento con alumnos en todas sus categorías, con prácticas de lunes a sábado, y compite en distintos concursos tanto en el interior como en Buenos Aires.

La Escuela Hípica Quirón, con sede en Avenida Circunvalación, lleva 20 años en funcionamiento con alumnos en todas sus categorías y prácticas que van de lunes a sábado.  La institución deportiva compite en distintos concursos de equitación tanto en el interior como en Buenos Aires. Leopoldo Piegari, coordinador y profesor, dialogó con Democracia y se refirió al presente de la escuela, un lugar de aprendizaje, contención y conexión con los caballos.

-En la actualidad, ¿cómo se encuentra la escuela?

-Con clases, que son de lunes a sábado. De lunes a viernes por la tarde y los sábados, mañana y tarde. Estamos concursando en la zona con fechas programadas y además tengo un grupo de alumnos federados, que vamos a otros concursos en Capital Federal. Estamos encaminados.

-¿Cómo es el calendario o cronograma de competencias?

-El calendario, en la zona, es una vez al mes y compiten todas las ciudades de alrededor de Junín. Vamos a Buenos Aires cuando logramos coordinar y se da todo para ir, allá hay concursos continuamente incluso entre semana. 

-¿Cuántos alumnos tiene la escuela?

-No cuento los chicos, por suerte, tengo en todas las categorías. Arrancamos con la división escuela hasta 1.20 que hacemos nosotros. Tengo alumnos en todas las categorías y chicos grandes que saltan en todas.

-¿De qué se trata la actividad?

-Al principio, enseñarle a montar en lo tradicional a los que no saben, con una mano como se hace en el campo. Después, se monta y se salta con las dos manos. Se empieza a dar un poco más de equitación del salto y después el salto. La actividad central es el salto, se arranca con palos bajos y, a medida que se avanza y se toma experiencia, se suben los palos y se realizan otros ejercicios. 

-¿Cómo es una competencia?

-Se dividen en categorías, en la zona tenemos desde 50 centímetros hasta 1.10 y se divide en menores y mayores. 

Los menores son hasta los 15 años y hay un reglamento que es un recorrido, generalmente son de 12 vallas. El que no se le niega, no tira, ni se olvida ninguna, hace cero faltas, no comete errores y va a un desempate. Es tiempo óptimo, se aproxima al tiempo acordado pautado.

Los mayores van contrarreloj, se arma un recorrido dentro de la misma pista, te dicen las vallas que son y hay que memorizarla antes. En esta categoría, el ganador es el que lo hace más rápido. 

-¿Hay mucha práctica en este deporte?

-Sí, es un deporte ‘lerdo’ de aprender y quemando etapas. Saltar bajo, uno lo logra relativamente rápido, en un año aproximadamente. A medida que vas levantando los palos, es más lento el aprendizaje. Además, necesitás tener un buen caballo que acompañe para poder hacerlo cada vez más alto y estar bien sentado. El tema de la orientación es clave para que te dé la posibilidad de saltar lo más arriba posible, con el menor error posible.

Tengo alumnos que arrancaron cuando tenían 7 años y hoy están cerca de los 20, te puedo decir que están saltando entre 1.10 y 1.20. Pasaron muchos años para que ellos puedan hacerlo.

El recorrido de la competencia dura un minuto, hay que practicar y trabajar mucho para lograr en ese tiempo no tirar y no olvidarte un palo o estar dentro de ese tiempo, son muchas cosas en un lapso corto de tiempo. 

-¿Cuál es el objetivo de la escuela?

-Para mí, como profesor, el objetivo es que logren montar de la manera correcta, que disfruten el recorrido y que no lo sufran. Parece algo sencillo, pero que parece difícil por lo que tardas en la práctica. 

Los logros, cuando vamos a Buenos Aires, son buenos porque siempre estamos en los primeros podios en las categorías que saltamos. Eso es importante también porque nos marca el  nivel en el que estamos. 

-¿Cómo ves el nivel de la equitación?

-El nivel se mide en una competencia, no en una práctica. Uno puede ser perfecto en los entrenamientos, pero podés cometer errores en las competencias ya sea por el jinete o el caballo. 

Nosotros estuvimos dentro del quinto puesto la última vez que estuvimos en Buenos Aires y hubo 100 participantes en cada categoría. Eso es bueno y uno como profesor estoy contento. 

-¿Es costoso realizar la actividad?

-Hay distinta equitación, tenemos la del interior que se puede hacer aunque hoy todo está caro, pero se puede practicar, con menos economía porque las distancias son cortas y vas y venís en el día.

Después, los alumnos federados van a concursos de dos o tres días y los costos se incrementan por hotel, por la instauración del caballo, las pruebas son más caras y cuesta un poco más.

-¿Cómo es el cuidado del caballo para este tipo de actividad?

-Tenemos dos formas de cuidarlos. Los que están en corrales, al aire libre, y se le da una ración a la mañana y otra a la tarde. El caballo come dos veces al día, que es lo ideal porque tiene un estómago chico y hace la digestión muy rápida y es importante para evitar problemas de salud. Tienen sus corrales, su casita, con un techo y es su refugio. 

La otra manera es ‘a box’. El caballo está encerrado, se le hace una cama y se le da de comer dos veces al día. Si está lindo y no llueve, se saca al corral. 

Lo ideal siempre es a corral y con su casita porque tenerlo todos los días, en un box encerrado,  el caballo agarra mucha energía sin entrenamiento y sin salir a caminar y se complica. Es como un chico que está encerrado en un departamento, que cuando agarra la calle o la plaza empieza a correr porque se siente libre.

Postales

1. Integrantes de la Escuela Hípica Quirón junto a Leopoldo Piegari, su profesor y coordinador. 

2. La institución deportiva cuenta con alumnos en todas sus categorías.

3. La escuela participa de concursos en la zona y Buenos Aires. 

COMENTARIOS