MANO A MANO

Lorena Ferrari buscará cruzar Los Andes

La atleta participará de la maratón que unirá Chile con Argentina. La competencia se realizará del 3 al 5 de febrero. En diálogo con DEMOCRACIA la joven deportista juninense, que también es profesora de Matemática, cuenta sus comienzos, sus logros y describe su pasión por la disciplina.

Lorena Ferrari es la protagonista del “Mano a mano” de esta semana. La atleta juninense, que ganó campeonatos nacionales y sudamericanos, se prepara para afrontar uno de los desafíos más importantes de su carrera. Del 3 al 5 de febrero participará por primera vez, junto a Carlos Guerriero, del Cruce de Los Andes, la maratón que unirá Chile con Argentina luego de atravesar 100 kilómetros en tres días.
Pero en la vida de Ferrari también hay otras pasiones. En la actualidad dicta clases de Matemática en la Escuela Comercial, en la Nº 18, Nº 16 y Nº 40. Es profesora y, como si fuera poco, estudia la licenciatura. Sus comienzos, sus pasiones y sus sueños expresados por una joven que enorgullece al deporte local.

- ¿Cómo fueron los comienzos?
- En el club del barrio Emilio Mitre. A la vuelta de mi casa vivía Fabián Correa que junto a Julio Gómez estaban en el gimnasio Los Flamencos. Mi hermana y un primo corrían como la mayoría de los chicos del barrio. Yo tenía 6 años y al principio jugamos mucho. En aquel entonces había un campeonato en el que participaban doce ciudades y cada vez que había una competencia viajábamos con todo el grupo. Conocimos Lincoln, Saladillo, Tortuguitas y muchos lugares más.

- ¿Qué es lo que más extraña de aquellos comienzos?
- La forma de aprender era jugando. Nos juntamos martes y jueves en la plaza del barrio y Julio (Gómez) nos enseñaba todo tipo de juegos. A medida que fuimos creciendo nos fuimos perfeccionando en lo que hacíamos. El atletismo es un deporte con varias disciplinas, puede ser de campo, de pista, de velocidad, de fondo. Y a medida que fue pasando el tiempo uno fue probando lo que le gustaba.

- ¿Qué le gustaba en su caso?
- Lo mío: velocidad cero. (risas) Entonces me empezó a gustar lo que es fondo. A los 11 años corríamos 1.000 metros. Y a partir de los 14 o 15 ya tenía una competencia más intensa con intervención en torneos provinciales y nacionales. Ahí fue cuando comencé a tomármelo cada vez más en serio. Y a los 17 participé por primera vez en un sudamericano. La primera vez yo era categoría menor y corrí con la categoría juveniles.

- ¿Qué distancias corrió?
- En ese momento me dedicaba a correr 1.500 y 3.000 metros con obstáculos. Y me incliné más por la de 3.000, me preparé y viajé a Rosario donde se realizó la competencia. Obviamente que para participar del sudamericano tuve que ganar el nacional. Fue todo en el 2005. Después en el 2006 participé de los juegos Edesur en Buenos Aires. Para todo esto, en mi vida personal, ya había comenzado a estudiar el profesorado de Matemática.

- ¿Cómo interviene el nerviosismo en competencias tan importantes?
- La primera vez en un sudamericano no me ayudó mucho. De hecho tuve una salida muy rápida que después me condicionó durante toda la carrera. Pero eso fue parte de la falta de experiencia. Y como Rosario quedaba cerca fueron muchos familiares y amigos a verme. Eso influyó mucho también. Si bien no logré un buen resultado, pude sumar experiencia.

- ¿Cómo son los entrenamientos?
- Muy duros. Salgo a entrenar de lunes a sábados. Respeto algunas comidas pero no me cuido tanto, lo justo. Voy a correr al parque y de ahí para algún lugar. Me busco un lugar durante el día y arranco. A veces cuesta pero generalmente arranco porque es un deporte que me gusta mucho.

- ¿Qué atractivos encuentra en el deporte?
- Los viajes en grupo, los amigos que uno logró, el club Los Flamencos, son muchas cosas. A medida que fue pasando el tiempo algunas cosas se fueron perdiendo, pero lo mejor estuvo en los comienzos. Hace un tiempo tuve una lesión y después de la recuperación me costó mucho comenzar. Pero cuando volví en el 2009 comencé a correr en la especialidad de 21 kilómetros. Fue un cambio en mi carrera. Y este año, en la maratón ciudad de Buenos Aires debuté en los 41 kilómetros y logré una marca de 3 horas con 19 minutos.

- ¿Se puede vivir del atletismo?
- Si pero debería mejorar mucho. A nivel local me siento bien, pero a nivel nacional hay muchos atletas que son mejores. También tiene que ver la falta de tiempo. Muchos deportistas tienen algún sponsor que los ayuda económicamente y eso colabora mucho.

- ¿En su caso no sólo entrena sino que también estudia?
- Claro, estoy estudiando la licenciatura de la carrera. En esta época del año no doy más de cansancio porque se te juntan muchas cosas. El estudio, el entrenamiento, el trabajo.

- ¿Hay tiempo para pensar en algo cuando estás tres horas corriendo?
- ¡Qué pregunta! (risas). La verdad que en mi caso personal no puedo escuchar música. He probado pero me siento muy aturdida. Lo que si, me pongo a pensar mucho y me organizo la semana laboral. Eso si. Pero generalmente pienso en cosas buenas, relajantes.

COMENTARIOS