ajedrecistas y familiares
La entrevistada (abajo, centro) compartiendo un evento con otros ajedrecistas y familiares.
TREBEJISTA QUE REPRESENTA AL CÍRCULO JUNINENSE Y A LA UNNOBA

"El ajedrez te inculca valores para toda la vida", señaló Yamila Macarena Ábalo

La trebejista local manifestó que espera que prosiga el auge que evidenció el juego ciencia por la pandemia del Covid-19.

Yamila Macarena Ábalo abrazó al ajedrez con pasión y viene compitiendo en distintos torneos del juego ciencia de manera personal o formando los equipos del Círculo Juninense y de la Universidad Nacional del Noroeste de Buenos Aires (Unnoba).
En diálogo con Democracia, la trebejista y avanzada estudiante universitaria de 28 años dijo inicialmente con alegría dice: "A  Marcos (su novio) le presenté el juego un día y hoy es un ajedrecista apasionado. En casa nunca falta el tablero para jugar y  unos buenos mates de por medio".  Seguidamente -acerca de cuándo empezó a jugar a este deporte, a cómo surgió esta pasión-, destacó:
"Al ajedrez lo conozco, si no recuerdo mal, desde los 10 años, aproximadamente, cuando Santiago Cazaux (profesor y director de la Escuela Municipal) comenzó con las clases y a realizar torneos escolares. Fue un gran descubrimiento, el ajedrez me atrapó y me gustó enseguida. Lo disfrutaba muchísimo, la hora que teníamos para jugar se pasaba en un abrir y cerrar de ojos y siempre me quedaba con ganas de más, con lo cual decidí empezar a ir a la Escuela Municipal de Ajedrez, que en ese entonces estaba ubicada en calle 12 de Octubre, a metros de Saavedra. Allí, mis primeros pasos en el ajedrez los di con el profesor Carlos Ghigliotto, ya que si bien sabía mover las piezas, mi noción de juego era muy básica y Carlos, con mucha paciencia y dedicación, fue enseñándome. Mis primeros torneos fueron, precisamente, los escolares. Yo solo sabía mover las piezas, no tenía mucha idea del juego y aún recuerdo ese jaque mate pastor que me dieron en una partida. En ese momento, sentí que tenía frente a mí a un prodigio del ajedrez. Para los que no conocen el juego, si te dan ese mate perdés solo tras 3 o 4 movimientos".
Luego, en cuanto a sus referentes en el ajedrez, la entrevistada manifestó: "Diego Flores, sin dudas, es una figura importantísima a nivel local y nacional, es fuente de inspiración para muchos y ese sentido de pertenencia hace que cada logro del maestro (Flores) sea un logro para todos los ajedrecistas juninenses. De las chicas quiero destacar a Claudia Amura, Carolina Luján, Marisa Zuriel, Ayelén Martínez y Florencia Fernández, quienes -de hecho- el año pasado brindaron un curso online totalmente gratuito, destinado solamente a niñas, jóvenes y mujeres, para promover la práctica del juego-ciencia en la platea femenina. Como referente internacional es imposible no mencionar al gran Magnus Carlsen, el mejor jugador del mundo actualmente, y a Judit Polgar, la que ha sido probablemente la mejor jugadora de ajedrez de la historia".
En relación con el sistema de juego que le gusta para competir, tanto con piezas blancas como conduciendo trebejos negros, Yamila dijo:
"Conduciendo piezas blancas, siempre jugué E-4, a lo cual el negro puede responder con muchísimas jugadas, pero en general me siento cómoda con las posiciones resultantes, las cuales suelen ser abiertas, tácticas y dinámicas. Cuando me tocan piezas negras, ante E-4 o D-4, que son las jugadas más habituales, suelo responder con la defensa Pirc, ya que es muy flexible, tiene un espíritu hipermoderno, porque permite que el blanco ocupe el centro inicialmente, pero jugadas como C-5 y E-5 rompen con ese equilibrio".

Un juego que se potenció en la pandemia
Consultada seguidamente sobre si estudia permanentemente, con libros, videos, charlas, seminarios, Ábalo comentó: "Actualmente no le dedico mucho tiempo al estudio de ajedrez, pero sí he mirado videos, para ver alguna que otra apertura y eso lo complemento con táctica, que ofrecen plataformas de juego como Chess.com". Por otro lado, en cuanto a su participación representando en torneos a la Unnoba, Yamila manifestó: "El año pasado representamos a la Universidad, con Jerónimo Mechedze, Enzo Leto y Diego Santos, en los Juegos Universitarios Regionales (JUR) que se realizaron en la ciudad de Mar del Plata. En lo personal, puedo decir que fue una experiencia muy buena, más allá del juego en sí. La competencia era en equipos y pudimos lograr la medalla de plata. Este año se realizan nuevamente, pero bajo la modalidad de ajedrez online, por el contexto que se está viviendo por la pandemia del coronavirus. La realidad es que el ajedrez es uno de los pocos deportes/juegos que se mantuvo e incluso se potenció en pandemia y eso es fantástico, no solo por la mayor actividad que se tiene, sino porque varios jugadores que estaban fuera de la actividad volvieron a jugarlo. A mí me gusta jugar de forma online, te da la flexibilidad de competir en el momento del día que podés y, en general, tenés disponible una amplia variedad de torneos. Aunque, si tengo que elegir, me quedo con la modalidad presencial, porque tiene otro condimento y la encuentro más atractiva".
En lo que respecta a torneos online, el representativo del Círculo Juninense tiene a Yamila como una de sus representantes en la Liga ChessCovid 2020, certamen que juegan grandes maestros y otros destacados jugadores de nuestro país y del mundo, integrando los elencos que compiten en diferentes categorías.
Actualmente, el Círculo Juninense compite en la liga principal, la Liga "A", denominada "General San Martín" y Yamila no dudó en expresar: "Es un orgullo para mí estar jugando en la Liga ChessCovid y representar al Círculo. Destaco el gran equipo que tenemos. En este momento estamos en la máxima categoría y eso me permite enfrentar a grandes maestros, con los que uno siempre se quiere codear, aunque la diferencia dentro del tablero sea grande. Es una oportunidad única, al menos para mí, y hay que disfrutarla mientras dure".

Discriminación
Consultada sobre si alguna vez sufrió discriminación por jugar al ajedrez, casi siempre contra varones, la trebejista local reconoció: "He tenido ciertos episodios en los que siempre estuvo instalado el prejuicio de que, si sos mujer, no jugás bien al ajedrez. Me ha pasado de ganarle a ciertos jugadores y al terminar la partida se levantaron enojados. Y quizás si a esa misma persona le gana un hombre, se quedan analizando la partida, dialogando. Algunos hombres la pasan muy mal al perder con una mujer, lo toman como algo degradante. Por suerte, nunca me lo tomé de manera personal y siempre me sentí cómoda en el ambiente, aunque entiendo que es una cuestión cultural y hace falta la deconstrucción social para avanzar".
Continuó diciendo: "A una chica, joven, adolescente que quiere empezar y no se anima a jugar al ajedrez, le diría que si bien hay un abismo histórico -ya que los hombres han practicado desde siempre el ajedrez-, no hace falta ningún tipo de inteligencia especial para jugar, todo el mundo lo puede hacer, mejor, peor, regular, independientemente de su edad y de su género. Judit Polgar ya probó que las mujeres, si quieren, pueden jugar de igual a igual con los hombres. El ajedrez es un juego divertido que te permite viajar, conocer personas y, además, inculca valores para toda la vida".
Finalmente, Yamila Ábalo manifestó: 
"Realmente espero que ese nivel de popularidad y protagonismo alcanzado por el ajedrez en pandemia genere un impacto positivo y sirva para que cada vez más personas se interesen por conocer el juego. Hay ciertos prejuicios como `el ajedrez es aburrido´, `el ajedrez es para gente muy inteligente´, `el ajedrez es para gente grande´ o `el ajedrez es complicado´, pero son afirmaciones que nada tienen que ver con la realidad", completó sus conceptos la joven trebejista local Yamila Ábalo.

COMENTARIOS