Pablo Gustavo Falero.
Pablo Gustavo Falero.
TURF

Homenajearon a Pablo Gustavo Falero

El hipódromo Argentino de Palermo homenajeó al jockey Pablo Gustavo Falero, quien ayer corrió por última vez en esa pista el Premio Delivery, una prueba de 2.000 metros sobre la arena y con un público que le fue a decir adiós al querido uruguayo.
La carrera fue ganada por el caballo Inca Boy, un hijo de Asiatic Boy con la monta del jockey Adrián Giannetti. Falero corrió a Roman Oak y ocupó un lugar simbólico en el marcador.
La carrera fue sólo una anécdota. El homenaje a Falero se robó el interés del público apostador. Con la presencia del embajador de Uruguay, Héctor Lezcano, Falero fue saludado en la pista por familiares, colegas y autoridades del hipódromo.
Falero ganó 18 estadísticas en Palermo desde 1991 a 2019. También estableció un récord el 18 de septiembre de 2013, cuando en una misma reunión ganó 8 carreras, de las cuales 6 fueron seguidas y le permitieron quedarse con la famosa apuesta Cadena.
Ese fue otro día inolvidable para el fenomenal jockey uruguayo. Esa tarde la cadena dio un total de 1.133.650 pesos.
Su esposa, Patricia Chevalier de Falero, estuvo presente hoy junto con sus hijos y nietos, quienes posaron en las fotos junto a su abuelo.
Falero se retira con 54 años y el próximo 6 de enero viajará hasta el hipódromo de Maroñas, Montevideo, Uruguay, para cumplir con el último homenaje.
"Son muchas cosas las que me pasan por la cabeza. En este hipódromo gané muchas veces y estoy muy emocionado", sostuvo Falero rodeado por su familia.
Pablo Falero se retira con 9.500 carreras ganadas a lo largo de su campaña y con 150 grandes premios. Un ganador absoluto, un jockey que marcó toda una época del turf moderno.
Junto a Irineo Leguisamo y a Vilmar Sanguinetti, Falero es el último grande de la trilogía uruguaya en el turf argentino. Los tres nombrados vinieron desde Maroñas para triunfar en Argentina. Y lo lograron con creces.
Juan Carlos Maldotti, el entrenador que formó la dupla histórica con Pablo Falero en el haras Vacación, señaló: "Es el mejor jockey que he visto y tuve la suerte de estar muchos años con él y con el stud Vacación".
Pablo Falero se va lleno de gloria, de amigos, de colegas que lo admiran porque supo ser un maestro arriba y abajo del caballo. El turf argentino y latinoamericano lo van a extrañar.

COMENTARIOS