Ernesto “Pirulo” Comastri
Ernesto “Pirulo” Comastri
BRILLÓ DURANTE MÁS DE DOS DÉCADAS

Murió un grande de las bochas: Ernesto “Pirulo” Comastri

Tuvo una destacada labor defendiendo los colores del Club San Martín, como así también integrando los seleccionados juninenses. Fue finalista casi exclusivo de todos los campeonatos individuales, confrontando con otros talentos: Ubaldo Perelli, Rebelde Giménez, Reinaldo Ciampagna y Felipe Ciancio, entre muchos más.

“Antes de considerarlo como un deporte en sí, las bochas siempre fueron para mí una atracción muy fuerte, desde la juventud misma, luego de fracturarme una pierna a causa del fútbol”, recordaba años atrás Ernesto Comastri, en un reportaje concedido a la FM Tango 104.9, con motivo de un repaso a su larga trayectoria. A pesar de que los tiempos en los que le tocó desempeñarse en la disciplina no fueron fáciles en virtud de la gran cantidad de jugadores de enorme nivel, especialmente hacia finales de la década del 50 y las del 60 y del 70, “Pirulo” –fallecido el 31 de agosto pasado en Bahía Blanca, donde había elegido vivir sus últimos años, junto a su hijo Guillermo- fue todo un grande, con títulos, medallas y reconocimientos por doquier. Tenía 83 años.
Le tocó jugar en el cenit de la actividad bochófila en Junín, con más de treinta canchas diseminadas por todos los sectores de la ciudad, índice elocuente de la atracción de la especialidad en aquellos años. Integró varias veces el combinado juninense, codeándose mano a mano con los mejores exponentes del país. Tenía la característica de los grandes tiradores: erraba un porcentaje mínimo al cabo de cada encuentro, al igual que otros colegas como Ubaldo Perelli y Héctor Sacco, con quienes disputaba el liderazgo del difícil arte de la perfección.
Siempre lució con orgullo la insignia del Club San Martín. Con esos colores y el acompañamiento de Héctor Sacco y José Asad Elías, integró un trío imbatible, de mucha calidad en el aspecto técnico y estratégico para encarar cada uno de los compromisos.
En virtud de su alto nivel, siempre estuvo entre los finalistas de los campeonatos individuales organizados por la Asociación Juninense de Bochas, desde 1959 a 1972, lo que demuestra el equilibrio que demostró al cabo de tantos años. Perdió dos encuentros decisivos, electrizantes ambos, ante adversarios que él mismo admiraba, como Rebelde Giménez y Reinaldo Ciampagna, en las temporadas 1959 y 1968, por 18 a 16 y 18 a 15, respectivamente.
En esos años, Comastri competía con grandes jugadores. ¿Algunos nombres?: Reinaldo Ciampagna, Adar Pérez, Armando Sayago, Juan Gralatto, Felipe Ciancio, Nolberto Siracusa, Jesús Ricardi, Norberto Mena, Rebelde Giménez, Agustín Mandalari, Néstor Tossi, Enrique Pelli, Néstor Salvucci, Miguel Aguilar, Eugenio Ibalo, Leonel Garbarino, Luis Battaglino, Atilio Donatti, Orlando Biondini, Mario Giorgiutti, José Giribriola, Humberto Francinelli, C. Calabró, Oscar Pepe, Juan González, Mario Agostino, Marcelo Ibalo, A. Delbueno, J. Jatip, Pedro Leone, Carlos Roselli, Luis Linares, Víctor Pedro Verón, Francisco García, Pedro Fracchiolo, Salvador Famá, Felipe Sosa, Alcides Vaninetti, Arnaldo Lambrisca, Pedro Gauna, José Violante, Héctor Cosentino y Eduardo Mosca, entre otros.
En el plano laboral, “Pirulo” tuvo un largo desempeño hasta su jubilación en los talleres locales del ferrocarril, donde era muy apreciado en el ámbito de la sección Carpintería de Coches, a raíz de su apego al trabajo y al compromiso con la empresa. Trabajaba en el mismo lugar que otro bochofilo y amigo de lustre, como “Piraña” Pípolo, también vecino del barrio Villa Belgrano.

COMENTARIOS