“Pancho” Guaragna aspira a estar en Tokio. Ganó la plaza e hizo sobrados méritos para ello.
“Pancho” Guaragna aspira a estar en Tokio. Ganó la plaza e hizo sobrados méritos para ello.
“PANCHO” LOGRÓ UNA PLAZA PARA LOS JUEGOS OLÍMPICOS 2020

Francisco Guaragna reconoció que “estar en Tokio es mi sueño y voy a pelear duro para cumplirlo”

El representante del Club Náutico Junín analizó con “Democracia” lo vivido en Japón y reconoció que se trata de “Una pasión heredada”.

Como anticipó Democracia, entre el jueves 4 y el martes 9 de julio pasados se disputó el campeonato mundial de náutica de la categoría Láser, en aguas ubicadas frente a la ciudad de Sakaiminato, Japón.
Un total de 156 competidores, representando a unos sesenta países, participaron de la justa náutica, de los cuales solo catorce habían logrado conseguir una plaza para los próximos Juegos Olímpicos, en el mundial de Dinamarca 2018.
Este certamen otorgó cinco plazas más para aquellos países que no pudieron entrar entre esos 14 y el representante del Club Náutico Junín, Francisco Guaragna, de 22 años de edad, logró tras gran faena individual, conseguir una de las cinco plazas para la cita olímpica, obteniendo un boleto para la Argentina en los Juegos de Tokio 2020.
Ya de regreso en nuestro país, “Pancho” Guaragna dijo a este medio: “Fueron seis días de competencia, a razón de dos regatas por día, de los cuales en las primeras tres jornadas, se hicieron tandas clasificatorias. Fue por sistema ´todos contra todos´, y en los últimos tres días finales se dividió la flota en flota de oro (los primeros 52 competidores de la tabla general); la flota de plata (del 53° al 102° clasificado) y flota de bronce, del 103° al 156° de las posiciones”.
Tras ello, Guaragna señaló: “Honestamente, no me esperaba un resultado así, si bien después de la gira europea preparamos el mundial en un mes y medio de durísimos entrenamientos. Haberme metido en el Top 15 del mundo fue una gran satisfacción y premio al esfuerzo, no solo personal sino de todo el equipo de trabajo, ya que confiaron en mí en todo momento.
Todo esto no hubiese sido posible sin el apoyo de mi familia, del Gobierno de Junín, Gálvez Yachts USA Inc, Thermoskin, Yacht Club Argentino, Club Náutico Junín, mis entrenadores Pablo Sanguinetti, Ariel Villalba y Matías Galardi”, remarcó el santafecino que representa al CNJ.
Francisco nació hace 22 años en la vecina ciudad de Rufino (Provincia de Santa Fe) y hasta los 18 años residió allí. “Pero como mi papá, Daniel Guaragna, es juninense, y tanto mi abuelo como él practican el deporte, a los cinco años empecé a navegar, viajando todos los fines de semana al Club Náutico Junín. Mi mamá se llama Daniela Rigonat y mi hermano Tomás, quien tiene 18 años”, expresó con orgullo el destacado timonel.
Seguidamente, narró que “A los 12 años, entré en la selección argentina, que integro hasta la actualidad. A los 18 me fui a vivir a Buenos Aires y seguí entrenando allí, en las instalaciones del Yacht Club Argentino. Junto con mi hermano somos la tercera generación de náuticos de la familia. Una pasión heredada”.

Aún no tiene el pasaje asegurado
A casi un año del inicio de los próximos Juegos Olímpicos, Argentina logró el quinto pasaje a Tokio, aportado por Guaragna y el tercero para el yachting. Tras la clasificación obtenida por Facundo Olezza, Santiago Lange y Cecilia Carranza, el ganador de la medalla de plata en los Juegos Suramericanos de 2018 obtuvo su mejor resultado a nivel mundial.
Debe destacarse, igualmente, que debido al reglamento de la Federación Internacional de Vela, el cupo obtenido no garantiza a los tripulantes de la embarcación la presencia en Tokio, sino que las Federaciones clasificadas designan a sus representantes con mecanismos internos.
Por ello, Guaragna aún no tiene asegurado su lugar en los próximos Juegos Olímpicos, pero es un objetivo que quiere lograr “Pancho” y le pondrá toda su garra.
El timonel, en diálogo además con el portal “Argentina Dorada”, reconoció que “fue una locura, ya que fui a Japón con la idea de hacer un buen mundial en lo personal, pero sabía que era muy difícil entrar entre los cinco mejores para clasificar a los Juegos Olímpicos. Luego, cuando pasaron los primeros días de regata y tuve muy buen comienzo, obtener la plaza ya lo veía con otros ojos, algo difícil pero no imposible. El último día, cuando me tocó definir con el resto de los timoneles de otros países, sentí que se me caía el mundo, sentí una presión que nunca había tenido y cuando termine la última regata y mi entrenador me confirmó el resultado a favor, me quebré de la emoción por primera vez en mi vida, por todo lo que significó para mí”.

Desea repetir en Enoshima lo realizado en 2017 y 2018
Luego de comentar que “En el comienzo de la competición, no tuve buenas regatas, aunque seguía adentro de las cinco plazas. Así, me encontré el último día con la sensación que iba a fallar, que no se iba a dar y fue ahí donde mi entrenador jugó un papel clave, ayudándome en el control emocional antes de salir al agua a definir. Me fui soltando poco a poco y se dio todo natural al final, gracias a Dios”, Guaragna añadió:
“Estoy disfrutando este logro, pero ya voy a empezar a preparar el selectivo interno. Aún no está confirmado oficialmente, pero seguramente habrá un clasificatorio interno entre los mejores del país, para definir quién será el representante olímpico finalmente. Este resultado es un envión anímico para confirmar mi nivel y potencial de cara a un Juego Olímpico. Estar en Tokio es mi sueño y voy a pelear duro para cumplirlo”.
Sobre la cita olímpica del año próximo, la sede de yachting será en la ciudad de Enoshima y “Pancho” recordó, como corolario: “Competí allí, en la World Cup de 2017 y 2018, con resultados muy positivos, metiéndome en las finales Top 30 en ambas ediciones. Enoshima es muy similar a Mar del Plata, condiciones en las que me siento muy cómodo por las olas de mar que permiten barrenarlas, siendo esto uno de mis puntos fuertes técnicamente”, completó el destacado deportista santafecino/juninense.

COMENTARIOS