El vóley, uno de los tantos deportes que ofrece el Club Junín.
El vóley, uno de los tantos deportes que ofrece el Club Junín.
FUNDADO EL 27 DE DICIEMBRE DE 1921

Club Junín: Nueva dirigencia, los mismos objetivos

Adriana Summa fue elegida por los socios para presidir la institución albirroja. "Cuento con un gran equipo", aseguró en diálogo con Democracia.

Adriana Summa es la flamante presidenta del Club Junín. Así lo decidieron los socios de la institución albirroja en la asamblea realizada el último domingo.
En diálogo con Democracia, Summa contó su historia, analizó el presente del club y habló del perfil que pretende para su gestión.

- ¿Cómo comienza su historia en el Club Junín?
- Hace 36 años ininterrumpidos que estoy en el club. Un verano arranqué y a partir de ahí nunca dejé de ir. Tuve hijos y ellos también fueron, comenzaron a practicar deportes. Mi hijo practicó básquet y natación; mi hija también empezó a competir en los encuentros de natación, yo viajaba con ellos hasta que un día me sumé a una comisión de padres y así arranqué a involucrarme cada vez más.

- ¿Qué recuerda de sus primeros pasos como colaboradora?
- Que se trabajaba muchísimo. Recuerdo que Cacheiro era el presidente y que Pulido estaba como profesor. Tengo los mejores recuerdos, de las reuniones y de cómo nos organizamos. Así, de a poquito, el club se fue convirtiendo en mi segunda casa. Jugué mucho tiempo al tenis también, donde establecí muy lindas amistades. Hasta que un día me fueron a buscar para sumarme a una comisión directiva, algo que nunca había imaginado.

- ¿Cuál fue su respuesta?
- Al principio dije que no, pero después terminé aceptando y desde ese entonces pasaron once años. Al principio mi participación fue discreta, me dediqué mucho más a tratar de aprender, a escuchar. Cada vez me fui involucrando más hasta que después de cuatro años Jorge Riva me pidió que lo acompañara en la vicepresidencia y los socios así lo votaron. Lógicamente que esa fue una responsabilidad mucho más grande. Y ahora hace un tiempito, sabiendo que Jorge no iba a seguir, los chicos me pidieron que sea yo quien ocupe la presidencia, armamos una comisión, un lindo grupo de trabajo y por suerte los socios nos volvieron a acompañar.

- El club hoy tiene un abanico de actividades para ofrecer muy interesante ¿Cómo ha sido este trabajo?
- Se fue dando con el tiempo, en un momento tuve la posibilidad de estar en subcomisiones y la verdad que el trabajo que allí se realice es fundamental, es clave.

- ¿Qué proyectos le gustaría desarrollar en esta nueva etapa?
- En principio nos planteamos continuar con la línea de trabajo que veníamos desarrollando. Consideramos que hoy el Club Junín está funcionando muy bien. Son muchas las actividades sociales y deportivas; y la base es que todo esto siga y si lo podemos potenciar mucho mejor. Es importante decir que estamos en un momento económico complicado, no es un detalle mejor, pero bueno, hoy estamos en una etapa de análisis, de ver en qué situación financiera estamos y una vez que tengamos ese diagnóstico la intención es comenzar a desarrollar nuevos proyectos. Es un momento de revisión, queremos saber dónde estamos para saber hacia dónde vamos.

- Teniendo en cuenta la infraestructura que hoy tiene el club, los costos de mantenimiento deben ser importantes.
- Sí, terrible. A eso hay que sumarle la gran cantidad de profesores que tenemos trabajando y que lógicamente son muy importantes. Siempre hay cuestiones para hacer. Por suerte, es bueno destacar, que nosotros tenemos una muy buena relación con la Secretaría de deportes del municipio. Siempre nos están dando una mano. Hoy en día hacemos un esfuerzo muy grande para sostener toda la infraestructura y para mantener las actividades.

- Lo último, qué significa para usted ocupar este cargo.
- Una alegría inmensa. Quizás para muchos el hecho de ser mujer también represente una situación especial. Pero la verdad es que yo lo vivo con mucha pasión y con mucho compromiso. Esto es algo que se hace ad honorem, que nace de nosotros hacerlo porque quizás tenemos el tiempo y las ganas. Mi papá fue dirigente del Club Rivadavia y quizás esta pasión la heredé de él. Lo vivo como algo natural, pero debo reconocer que desde el domingo hasta hoy (por ayer) he recibido muchísimos llamados y mensajes de apoyo. Eso aumenta mucho más las ganas de trabajar. La tranquilidad que tengo en todo esto es que cuento con un gran equipo.

COMENTARIOS