Federico Pérez Ponsa, Diego Flores (centro) y Mario Villanueva en una de las rondas del certamen que obtuvieron.
Federico Pérez Ponsa, Diego Flores (centro) y Mario Villanueva en una de las rondas del certamen que obtuvieron.
LIGA NACIONAL DE AJEDREZ 2019

Diego Flores fue nuevamente campeón, integrando el conjunto de Obras Aysa

Junto al juninense y hexacampeón argentino del juego ciencia formaron el elenco los trebejistas Federico Pérez Ponsa y Mario Villanueva.sc

En un torneo con final muy cerrado, el fuerte equipo de Obras Aysa se adjudicó la Liga Nacional de Ajedrez 2019.
El gran maestro juninense y hexacampeón argentino del juego ciencia, Diego Flores, integró nuevamente el conjunto ganador, junto al gran maestro y jugador olímpico, Federico Pérez Ponsa, y al maestro internacional Mario Villanueva, quienes se adjudicaron la competencia sumando 16,5 puntos sobre 21 posibles.
Segundo se ubicó el equipo denominado República Martelli, ya que representó a Villa Martelli, con 16 unidades, y fue tercero la gran sorpresa del certamen, el conjunto de Torre Blanca “A”, con 15 puntos.
Del team campeón, fue destacada no solo la gran tarea de Diego Flores sino la actuación de Federico Pérez Ponsa, quien fue el “MVP” (jugador más valioso) del torneo, al ganar seis de las siete partidas que disputó (cosechó el 85,7% de los puntos y una performance de 2627), obteniendo como premio un juego de ajedrez profesional.

La suerte del campeón
Al comenzar la séptima y última ronda, el equipo de República Martelli estaba puntero, con 14 unidades, seguido por Torre Blanca “A” y Obras Aysa, con 13,5.
Pero quien lideraba empató 1,5 a 1,5contra el elenco de Boca Juniors, mientras que el equipo “sanitarista” de Obras Aysa se impuso de manera contundente, por 3 a 0 a San Isidro y aprovechó la victoria de República Martelli por 2 a 1 ante Ushuaia Jaque Mate, para superarlo por medio punto, en un final de competencia apasionante y muy parejo.
Tomaron parte de esta Liga Nacional por equipos un total de veinte conjuntos, a siete rondas y con un ritmo de juego de 12 minutos más tres segundos por partida, todo bajo la organización de la dirigencia del Círculo de Ajedrez Torre Blanca de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

COMENTARIOS