NATACIÓN

Lucía “Lucha” Ferreri Contreras

Es una nadadora de la nueva generación que a los 15 años comenzó a cosechar pergaminos, representando muy dignamente a la ciudad.

Nací en Junín, en una quinta del barrio de Villa del Parque. No había muchos vecinos en el barrio. Fui al Jardín 918, luego a la escuela 24 y en la actualidad estoy yendo al colegio Comercial.

Ahora hay que elegir modalidad y estoy muy contenta porque me volví a encontrar con viejas compañeras Valentina Ferrari, Regina Loguzzo, Vanela Candiali, Sofía Bergamini, Yasmín Leonard, Lucía Demaro, que eran las chicas del primario. Porque la escuela no es como antes, llega un punto y se dispersan todos.

Fuera de la escuela iba a danzas, con Roxana Croccinelli. Hice Español y Clásico. En realidad no dejé nunca, es un lindo pasatiempo. Este año estoy medio complicada con los horarios.

Hice tenis en el club Junín, pero era un desastre. Fui hasta los ocho años y no jugué más.

Pero a los cuatro años comencé a nadar en el club Junín hasta hace un par de años atrás que fue donde conocí a Diego Cuadrado.

Empecé a nadar en la colonia del club, luego se hizo un grupo con Juan Del Fueyo que me invitó a hacer un entrenamiento diferenciado para las competencias. Entonces empecé a formar parte del equipo de natación del club con Gabriel Caporaletti, después unos meses con Marcela Crottolini. Pero dejé el club Junín.

Mis padres me llevaban a nadar a la Laguna de Gómez porque quería otra cosa. Un día estaba con el grupo de Marcela Crottolini en la Laguna, el agua estaba muy picada y todos dejaron de nadar.

Yo seguí en el agua y justo me encuentro a Carlos Scandolera, con quien seguimos nadando a la par.

Me entusiasmó mucho porque hicimos un montón de metros y estaba re contenta porque él hacía justo lo que yo quería hacer. Él estaba preparando una carrera de 88 kilómetros y hacía unos siete mil metros cada vez que iba a nadar al Parque Natural.

Entonces me dijo que entrenaba con Diego Cuadrado

Y que si quería me invitaba a ir.
Y fui a hablar con Diego Cuadrado, me acercó al Sindicato para nadar y comenzó a corregirme la técnica de nado.

Empecé a competir en aguas abiertas. Lo hice en la Laguna. En la primera competencia gané en la categoría Damas. Y también ese mismo año competí en Villa Urquiza-Paraná sobre una distancia de 21 kilómetros. Me fue re bien por ser la primera vez. Había nadadores de primera línea de todo el país, como Damián Blaum, Pilar Geijo, que son grandes a nivel mundial. Salí sexta en damas y primera en mi categoría, nadando entre los mejores del mundo.

Al año siguiente comencé a ganar los cruces. Hace dos años que vengo ganando o intercalando los puestos. Este año no pude ganar ni los cinco mil, ni los diez mil metros. Pero el año pasado sí gané el de 1.200, 2.500 y fui segunda en 5000, primera en damas.

Estuve corriendo en San Antonio de Areco, que hicieron como un dique del rio del mismo nombre. Fue el reencuentro de los Delfines y salí primera. Le gané a Patricio D´Ottavio.

Fui a correr por el campeonato Argentino a Mendoza, Santa Fe, Concepción del Uruguay. En Mendoza se corrió en el Lago Parque San Martín, en el Club de Regatas. Salí cuarta, pero adelante salió todo el equipo de River Plate que son campeonas Argentinas.

En Santa Fe fue en el dique del Paraná. Salí cuarta y fui campeona nacional de mi categoría, que es juvenil, sobre 7500 metros. Hace un mes atrás. Porque para ganar el campeonato hay que completar cierta cantidad de competencias, saliendo siempre entre el primero y el sexto lugar. Las chicas que salen en el primer lugar son quienes ya vienen nadando hace un rato largo. Generalmente son las que se preparan para el Sudamericano, de hecho una de las chicas que nadó conmigo fue tercera.

Y en Concepción fue la primera fecha del campeonato, propiamente se corrió en el Río Uruguay. Fui cuarta. Perdí la gorra en el Río.

Me levanto todos los días a las 6.30, voy a la escuela. Salgo y mi mamá me lleva la vianda, porque me voy directo a nadar de 12.30 hasta las 15,30. Dos días por semana voy al gimnasio, tengo inglés y solamente cuando puedo duermo un rato de siesta. Los miércoles salgo a las 13 y tengo gimnasia de la escuela. Pero con Gerardo Pereyra hago parte aeróbica.

Ya con lo que hice me pueden convocar a la selección nacional, pero me faltan registros de pileta y es lo que voy a hacer en este mes.

No es fácil con quince años, yo ignoro un montón de cosas que hacen los chicos de mi edad como ir al boliche, trasnochar. Nunca me acuesto tarde.

Tengo una dieta. Dos días antes de la competencia ingiero una carga alta de carbohidratos. El resto de la semana mantengo proteínas, con un buen desayuno con pan blanco, queso crema, miel, cereales, verduras y pastas al mediodía, una colación con frutas en el medio y tomo mucho líquido. A la cena pastas solamente. De postre una barrita de chocolate.

COMENTARIOS