Carlos Ruíz en una reciente visita a nuestra ciudad. Actualmente, dirige divisiones formativas en el Club Deportivo Mac Allister de Santa Rosa, La Pampa.
Carlos Ruíz en una reciente visita a nuestra ciudad. Actualmente, dirige divisiones formativas en el Club Deportivo Mac Allister de Santa Rosa, La Pampa.
TRAS DEJAR LA PRÁCTICA ACTIVA, SE DEDICÓ A LA DIRECCIÓN TÉCNICA

Carlos Ruiz, un embajador del fútbol juninense

Pasó por Grecia, Ecuador, Costa Rica, Perú y Guatemala, y actualmente trabaja en el Club Deportivo Mac Allister de La Pampa.

Con tan solo quince años de edad, en 1983, el juninense Carlos Ruiz armó las valijas y partió, en busca de cumplir el sueño de triunfar como futbolista, dejando nuestra ciudad para irse a las divisiones formativas de Estudiantes de La Plata.
A más de 35 años de aquel momento, sigue con ganas y entereza a la hora de ponerse el buzo de director técnico o de dar una charla sobre desarrollo de juegos, hacer seguimientos a futuras promesas y es por eso que al sentarse y hablar de ese camino recorrido, recuerda:
“Nunca paré, son 35 años ininterrumpidos en los que nunca deje de trabajar y en estos años, no sé si hice mucho, lo que sí sé es que anduve mucho…”, destacó inicialmente.
Luego, agregó:
“Cuando me fui en 1983, lo hice rumbo al Club Estudiantes de La Plata y allí estuve hasta el ´90. Después me fui a Perú, con una lesión, sabiendo que allí iba a ser una aventura difícil, porque ya sabía que era una lesión brava. Pero igualmente volví a jugar en primera, con Eduardo Solari como técnico. Hace pocos días estuve en España y allí nos encontramos y charlamos y recordamos una anécdota, que era que cuando estábamos concentrados Pablo (Aimar), era chico, lo agarrábamos y lo volvíamos loco cuando el padre no nos convocaba. Tal es así que un día nos agarró y nos dijo ´Che, entrenen más pero dejen tranquilo al pibe", comentó Ruiz entre risas.
Seguidamente, expresó:
"Después me fui una temporada a Grecia para, seguidamente volver a Latinoamérica, recayendo en Ecuador, país en el que estuve durante dos temporadas. Después me fui a Centroamérica, a Costa Rica, y finalmente cuando tenía 26 años, en 1994, regresé a la Argentina, donde me estaba esperando Oscar ´Cacho´ Malbernat. Me propuso irme a trabajar a España con él, algo que anteriormente ya había hecho Miguel Ángel Russo, quien también me había convocado para trabajar a su lado. Pero yo, aunque en esos momentos quería seguir jugando, decidí irme a Ecuador a dirigir al Deportivo Quito, junto con Malbernat. Recuerdo que en la segunda temporada en Ecuador, cuando me hago cargo del Deportivo Quito (que en esos momentos era un equipo muy grande, con gran convocatoria y alto nivel futbolístico), el equipo tenía jugadores que eran mayores que yo. Eso me hizo concentrarme y perfeccionarme cada vez más, dada la exigencia. Ahora, Deportivo Quito lamentablemente descendió y está atravesando un durísimo momento, creo que está en la tercera categoría".
Seguidamente, el entrevistado dijo al conductor del programa "Deportes en Acción": "Desde Ecuador me fui a Guatemala, con ´La Bruja´ Verón, y posteriormente regresé para dirigir en las inferiores de Estudiantes de La Plata, Club en el que querían que tomara la coordinación de las formativas, pero me tuve que volver a Guatemala por problemas personales. Allí, dirigí los equipos más importantes y lo máximo fue haber sido el entrenador de la Selección mayor, una experiencia única. Luego, hace un año, volví a nuestro país nuevamente".

El rol como entrenador
Sobre su rol como entrenador, argumentó:
” El otro día estuve con ´Pelusa´ Cardozo, quien está en Alemania, y recordábamos que cuando comenzamos a dirigir éramos muy jóvenes y en aquel momento se buscaban técnicos más grandes, más experimentados. Todo tiene que ver con el sistema, por ejemplo acá, en nuestro país, si tenés 50 años y hace diez años atrás que no te metiste en el circuito, ya no dirigís más.
En estos pocos meses, desde que regresé a la Argentina, me llamaron un montón de veces para volver a dirigir en Guatemala, pero no quiero, más allá de que la oferta es tentadora, porque si manejas los números monetarios con nuestro país, la diferencia es muy importante. Pero por una cuestión de salud mental, de tranquilidad, algo que no comprás con dinero, dije basta. Todo lo vivido me hizo pensar que volver acá era lo mejor y todo empezó cuando nos bajamos de las eliminatorias mundialistas en Nueva Zelanda.
Por entonces, mis hijas hacía dos años que vivían conmigo, cuando decidí separarme de su mamá. En esos momentos se quedan con la mamá y cuando regreso, no me permitieron verlas más, hubo manipulación de influencias, me amenazaron de muerte, para que me vaya del país, en fin, un montón de cosas que hacen que hoy no tenga ningún contacto con ellas. No dejan que me hablen, es algo muy difícil de sobrellevar, no es fácil no saber nada de esos seres que tanto quiero que son mis hijas, por eso preferí poner distancia”.

El proyecto actual en La Pampa, con el Club Deportivo Mac Allister
Ahora estoy trabajando junto con Patricio Mac Allister en un proyecto que ya veníamos estudiando, y que se hizo realidad para mí. Desde el mismo momento en el que llegué al Club de Santa Rosa, La Pampa, donde ellos (Patricio y Carlos "Colorado" Mac Allister) son los dueños, me hicieron sentir como uno más. Recuerdo cuando Carlos -hoy abocado a ser gobernador de La Pampa. Me dijo en las primeras reuniones, asados de por medio: ´Vos acá sos el dueño, lo único que te pido es que no vendas el Club (risas). La verdad que trabajar con el proyecto del Club Deportivo Mac Allister es algo muy lindo y tentador, se trabaja sobre los juveniles. En este momento creo que somos el filtro del centro geográfico del país, ya que desde Santa Rosa para abajo es muy difícil que el chico pueda llegar a mostrarse en Buenos Aires, a pesar que ahora está todo más descentralizado. Los scoutings de distintos clubes andán por todo el país. Lo nuestro, básicamente, es que hacemos tres Campus en el año y vienen los entrenadores de los equipos de Buenos Aires, entiéndase San Lorenzo, River, Boca, Lanús, Vélez, en fin casi todos. Son dos días de fútbol puro y los chicos se muestran y hoy, puedo decir que ya salieron de nuestra cantera Nicolás Capaldo, que es el capitán de la tercera de Boca; ocho chicos jugando distintos torneos en el exterior. Por ejemplo, tenemos en Turquía a Lucas Rodríguez; a Maximiliano Pescar en Italia; al chico Goicochea que ya salió campeón con un equipo de Colombia, del ascenso; Franco Cángele también es del club y también debo decir que hay unos 20 chicos jugando en el futbol de AFA. Cinco en San Lorenzo, cuyo coordinador es Fernando Coyunchoglu; tres en Vélez, donde tenemos una excelente relación con Pedro Larraqui y donde tienen a mi entender al mejor técnico del país, el gringo Heinze, quien ve y sabe mucho de cómo posicionar los chicos en el esquema futbolístico, es un adelantado. También hay dos pibes que quedaron hace poco en Estudiantes; dos en River y en Boca, y el proyecto básicamente es ese. Es realmente algo muy lindo para ellos y ni que hablar de nosotros, al ver cuando un chico puede quedar en un club de Buenos Aires”.

El futuro
Sobre lo que se viene, Carlos Ruiz confirmó que en poco días estarán viajando a Madrid con el Club Mac Allister, para jugar con el Real Madrid y cuatro equipos más, como el Alavés y el Logroñés, entre otros. También será importante poder cruzarnos con el ´Cholo´ Simeone y que nos reciba y hable con los chicos, al igual que Griezmann o David Costa, será algo único, que jamás se olvidarán", cerró el juninense Carlos Ruiz un verdadero trotamundos del fútbol.

COMENTARIOS