Algunos de los deportistas de la Argentina que obtuvieron medallas, posan durante la ceremonia final de los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018.
Algunos de los deportistas de la Argentina que obtuvieron medallas, posan durante la ceremonia final de los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018.
FINAL DE LOS JUEGOS DE LA JUVENTUD 2018

La llama olímpica se apagó en Buenos Aires

La delegación de la Argentina cosechó 32 medallas, más seis preseas en equipos mixtos, cuadruplicando los de la anterior edición.

Tras doce días de competencia y despertar una fiebre por el deporte en la Argentina, los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 bajaron ayer su persiana con el apagado de la llama olímpica y el traspaso del legado a Dakar, que será sede de la próxima edición en 2022.
A las 20:16 en punto, el pebetero ubicado en el Parque Olímpico de Villa Soldati apagó la llama, mientras a cientos de metros, en el lugar de la ceremonia de clausura en la Villa Olímpica, dos niños soplaban imaginariamente a la pantalla donde aparecía la imagen.
El momento fue acompañado por miles de personas que se acercaron gratuitamente con su Pase Olímpico de la Juventud al centro del predio.
"Ahora tengo algo muy importante que hacer, tengo que decir una frase que no nos gusta. Tengo que decirles que declaro terminados los terceros Juegos Olímpicos", anunció el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach.
Con mucho menos glamour que la apertura en el Obelisco porteño, y cerrada sólo para deportistas, delegaciones y atletas, Buenos Aires 2018 despidió de los Juegos Olímpicos de la igualdad de género y que marcaron una apertura a la gente, con su gratuidad.
Hubo himnos (argentino, olímpico y de Senegal), desfile rápido de las banderas de los participantes, discursos dinámicos y shows musicales y de fuegos artificales, todo en menos de 45 minutos.
"¿ Cuánto tiempo tienen para que les cuente ?, Porque nos quedaríamos toda la noche", bromeó Bach cuando la argentina Victoria Miranda (oro con Las Leoncitas) le pidió que eligiera un momento para llevarse de estos Juegos Olímpicos de la Juventud.
"Fueron fantásticos, celebramos juntos una fiesta del deporte. Ha sido lo más lindo verlos a ustedes compitiendo, fueron realmente los mejores", arengó el alemán a los miles de atletas que formaron parte de la ceremonia.
Y agregó: "Dentro de cuatro años serán otra fiesta fantástica y vamos a celebrar por primera vez unos Juegos Olímpicos en continente africano, que nos va a dar una gran bienvenida. Naturalmente se merecen tener esa sede".
El cierre fue para el presidente del Comité Olímpico Argentino (COA), Gerardo Werthein, quien agradeció por el esfuerzo a todos los que hicieron posibles estos Juegos Olímpicos.
"Quiero felicitar a todos los atletas, hicieron un gran trabajo para su país. En segundo lugar, quiero agradecerle a los voluntarios que fueron maravillosos y también quiero agradecer a todo el equipo liderado por Bach, por darnos la posibilidad de hacer algo diferente. ¡ Argentina los ama !", concluyó.

Argentina cuadruplicó la cantidad de preseas
La delegación de Argentina cuaduplicó en Buenos Aires 2018 la cantidad de medallas que había obtenido en los últimos Juegos Olímpicos de la Juventud, por lo que ahora desafía al futuro para intentar mantener la fiebre por los deportes olímpicos y, sobre todo, la calidad de sus intérpretes para dentro de cuatro años.
Las preseas de los anfitriones llegaron a 32 medallas gracias a las doradas de María Sol Ordás (remo), la dupla Agustina Roth- Iñaki Iriartes Mazza (BMX freestyle), la pareja Dante Cittadini- Teresa Romainore (yatching), el equipo femenino de beach handball, el binomio masculino Sebastián Báez y Facundo Díaz Acosta (dobles tenis), Las Leoncitas de hockey sobre césped, el equipo masculino de rugby seven, Nazareno Sasia (lanzamiento de bala), Fausto Ruesga (volcadas-básquetbol), el conjunto de básquetbol masculino 3 x 3 y el boxeador Brian Arregui (welter).
Además, hubo plateadas de Delfina Pignatiello (dos en natación), Facundo Díaz Acosta (single de tenis), Linda Machuca (lucha), David Almendra (lucha) y Agustín Osorio (lanzamiento de jabalina), y los bronces del binomio sin timonel de remo compuesta por Felipe Modarelli y Tomás Herrera, Valentín Rossi (canotaje), el equipo masculino de beach handball, Los Leoncitos de hockey sobre césped, Sofía Acevedo (Básquetbol-Concurso de lanzamientos), Golf por equipos, con Mateo Fernández de Oliveira y Ela Anacona, la dupla de beach voley Bautista Amieva-Mauro Zelayeta, y ayer, sumaron los boxeadores Mirco Cuello (peso gallo) y Victoria Saputo (57-60 kilos).
En tanto, se obtuvieron cuatro medallas de plata y dos de bronce para deportistas argentinos en equipos mixtos de pentatlón moderno, gimnasia, breaking dance y tiro.
Si bien no existe un medallero oficial como en los Juegos de mayores, Argentina cerró Buenos Aires 2018 en la sexta ubicación detrás de Rusia, China, Japón, Hungría y los mencionados equipos mixtos.
Ahora comenzará otra historia, que es la de ratificar, mantener y agrandar este espíritu olímpico que se generó en el público argentino.
Principalmente para promover el deporte y el acercamiento de jóvenes talentos y promesas que puedan darle alegrías a futuro a la Argentina.
Para estos Juegos de la Juventud Buenos Aires 2018, el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD) y el Comité Olímpico Argentino (COA) realizaron una preselección por toda la Argentina, además de las mejoras estructurales para los atletas.
En 2013 -cuando se eligió a Buenos Aires como sede- se captaron atletas de 11, 12 y 13 años con el fin de armar un proyecto de entrenamientos de cuatro años para desarrollarlos.
Se entrenaron en el Cenard -en su mayoría-, aprendieron a competir con los mejores a nivel internacional y lograron el roce necesario para preparar lo que este jueves se cerró como una gran cosecha a nivel resultados.

COMENTARIOS