Festejos de Juan Antonio Salazar.
Festejos de Juan Antonio Salazar.
CICLISMO

El pedalista linqueño Juan Salazar brilló en el Torneo Panamericano

Obtuvo una medalla de oro, otra de plata y dos de bronce.

El deportista linqueño Juan Antonio Salazar, habiendo materializado una actuación descollante, obtuvo cuatro medallas en el torneo Panamericano Juvenil de Ciclismo de Pista y Ruta, desarrollado en la ciudad boliviana de Cochabamba.
En ese contexto, la última que cosechó fue la preciada medalla de Oro en la prueba contrarreloj Individual Masculino, disputada el sábado, con un excelente score de 35’52’’. La competencia se desarrolló en el circuito de la laguna “Alalay”, en 28 kilómetros, en dos series, con tres vueltas cada una. En el podio acompañaron a Salazar el colombiano Germán Gómez -con un tiempo de 36’20’’- y el ecuatoriano Lenin Montenegro, con 36’21’’.
Antes de ese gran éxito deportivo, el jueves, Salazar había conquistado una presea de Plata junto a su compañero de Selección, Agustín Del Negro, en la especialidad Madison, al haber acumulado 27 puntos. En esa competencia, la de Oro había quedado para México, que había logrado 36 unidades, mientras que la de Bronce le había correspondido a Chile, con 19 puntos.
Asimismo, había cosechado, antes de la medalla plateada, dos de Bronce. La primera había sido durante el día inicial de la competencia, en la especialidad Persecución por Equipos, junto a Arian Etcheverry, Del Negro y Agustín Ramírez, con un registro de 4’21’’295/100. En tanto, después había vuelto a demostrar todo su talento, al haberse situado en la tercera ubicación en la prueba Persecución Individual, con un tiempo de 3’26’’103, detrás del chileno Alejandro Nobera (Oro) y el colombiano Germán Gómez (Plata).

"Pudimos conseguir lo que queríamos”
Tras haber conquistado la medalla de Oro en la especialidad contrarreloj Individual Masculino, Salazar dijo: “Intentamos prepararnos bien para lograr la medalla de Oro y, gracias a Dios, se nos dio el resultado. Buscaba estar en el podio, ya que, a la hora de representar a su país, uno quiere hacer lo mejor. Las expectativas eran muy altas y, por suerte, pudimos conseguir lo que queríamos”.
En cuanto a qué le había parecido la pista en ese contexto de competencia, el pedalista de Lincoln opinó: “La verdad es que es muy lindo el circuito. Al no estar acostumbrado a la altura, las últimas dos vueltas se hicieron duras, ya que me faltaba el aire, aunque la competencia fue muy bonita”.
Después de ese concepto, Salazar se explayó sobre cuáles habían sido los factores que le habían permitido cosechar la medalla de Oro. al respecto, dijo: "Primero, tener la mente en blanco, entender que toda la preparación que habíamos tenido había sido muy dura, salir a correr sin presiones e intentar dar lo mejor de uno”.

“La preparación fue muy exigente"
En el final de la entrevista, realizada por un periodista boliviano, Salazar amplió el concepto sobre su preparación para este certamen internacional. En ese marco manifestó: “La preparación fue muy exigente, muy dura. La verdad es que no me arrepiento de nada de lo que he hecho. Cuando llegamos acá, teníamos miedo de cómo nos podía afectar la altura, aunque, gracias a Dios, con el correr de los días, fuimos mejorando. De todos modos, la altura se sintió, aunque pudimos, finalmente, llevarnos la victoria”.
Tras haber detallado su preparación, el ciclista mencionó el apoyo de su familia y también el de mucha gente de Lincoln. Al respecto dijo: “No tengo palabras para agradecerle a mi familia por todo lo que hace por mí. Me ha apoyado en todo este proceso, como así también la gente de Lincoln. La verdad es que estoy muy orgulloso y feliz de poder tener el apoyo de tanta gente. Uno trata de dejar lo mejor, y no solo por uno, sino también por el sacrifico que hace la gente que te acompaña en estas instancias”.

COMENTARIOS