Mendoza: mensajes del chico asesinado por su novia revelaron detalles del vínculo
HOMICIDIO

Mendoza: mensajes del chico asesinado por su novia revelaron detalles del vínculo

Ventilaron los últimos chats de Genaro Fortunato, que murió atropellado por su pareja, Julieta Silva, quien está detenida en su casa.

La investigación sobre el homicidio de Genaro Fortunato (25), el rugbier que murió en Mendoza tras ser atropellado por su novia Julieta Silva (30), arrojó nuevos datos que dan cuenta de una relación amorosa con planes a futuro, entre ellos el de formar una familia.
Para el abogado de la familia Fortunato, Tíndaro Fernández, estos diálogos entre la imputada y la víctima “acreditan la relación de pareja, calificante (agravante) del delito de homicidio”.
Las pruebas que surgen de las conversaciones telefónicas entre Genaro y su pareja fueron extraídas de los celulares de ambos por pedido de la querella. El análisis de las conversaciones estuvo a cargo de un perito sobre un total de 6.000 mensajes de WhatsApp, lo que le demandó unas dos semanas. Los mensajes fueron enviados entre el 13 de junio y el 8 de setiembre de 2017, 24 horas antes de que el joven rugbier fuera atropellado por su novia Julieta, según consigna el diario Los Andes. Las conversaciones revelan que la pareja tenía una relación estable y sólida, con planes de casamiento y la idea de tener hijos. También indican que Genaro ya había tenido contacto con la familia de Silva, y que se sentía bien con ellos.
“Me siento muy cómodo en tu entorno, con tu gente, con tu familia. Me tratan muy bien”, le expresa él.
Entre los mensajes aparecen promesas de amor eterno y fidelidad. “Quiero formar una familia con vos, para siempre”, le escribió Julieta, a lo que Genaro respondió: “Yo también”. Y añadió: “Quiero que seas la mamá de mis hijos, mi mujer para toda la vida”. Otro de los datos relevantes que se conocieron en la causa en las últimas horas gracias a las nuevas pericias determinaron que la joven conducía a 30 kilómetros por hora la noche de la tragedia y que la visibilidad era escasa.
Esas fueron las conclusiones de los estudios mecánicos y lumínicos que obtuvo la fiscal a cargo de la causa, Andrea Rossi, sobre la escena donde se produjo la embestida.
La pericia recreó la escena de la fatídica madrugada del 9 de septiembre. Se tomaron como elementos la luminaria pública de la zona, las luces del automóvil Fiat Idea (que manejaba Silva), el estado del pavimento y la precipitación con el apoyo de personal de Bomberos. El perito oficial, Mario Giambastiani, constató que aquella noche la luminosidad “se vio afectada” debido a la lluvia y aseguró que “es posible que pueda producirse deslumbramiento, ya que en condiciones atmosféricas adversas como lluvia, no sólo se reduce la visión sino que la luz de los faros se refleja en el agua y crea una sensación de espejo, que se puede magnificar al ingresar a una zona iluminada artificialmente”. Aunque descartó la posibilidad de encandilamiento a razón de que ningún vehículo circulaba en sentido contrario, consignaron.

COMENTARIOS