Anna Muzychuk, destacada ajedrecista de Ucrania.
Anna Muzychuk, destacada ajedrecista de Ucrania.
POR EL MALTRATO A LAS MUJERES

Anna Muzychuk, la ajedrecista que se le plantó a Arabia Saudí

La ucraniana no participará del mundial Rápido y Relámpago del juego ciencia.

“Lo más molesto es que casi a nadie le importa”. Eso decía en su muro de Facebook la ajedrecista Anna Muzychuk, al anunciar que no participaría en el Campeonato del Mundo de Ajedrez Rápido y Relámpago en Riad (Arabia Saudí).
¿ Sus razones ?: Solo ella elige cómo se viste y si sale sola o acompañada a la calle. Una iniciativa secundada por su hermana, también ajedrecista, que le ha costado no poder revalidad sus dos títulos mundiales, pero que la ha convertido en un ícono en la defensa de los derechos de la mujer en el país árabe. Al final, su decisión sí que importa.
Hasta hace solo unos días, el nombre de Anna Muzychuk era totalmente desconocido para el público en general. Una ajedrecista ucraniana de 27 años que nació, casi literalmente, con una pieza de ajedrez bajo el brazo. Su abuelo le dio un caballo a su madre nada más nacer la pequeña para que se lo entregase al crecer. Campeona del mundo de ajedrez rápido y relámpago el pasado año, es toda una celebridad en su país junto con su hermana. Hasta tienen sello propio.
A través de una publicación abierta en su muro de Facebook, la mayor de las hermanas Muzychuk anunciaba su decisión de no acudir al campeonato que se iniciaba el 26 de diciembre en Arabia Saudí y explicaba sus razones. Estas tenían que ver con la situación de la mujer en el país y con el hecho de hacerlas sentir “ciudadanas de segunda”. Algo por lo que ya había pasado en otra ocasión y por lo que no estaba dispuesta a volver a pasar pese a que finalmente la organización no obligaba a vestir de ninguna manera a las jugadoras durante el torneo, pero sí a cubrirse al salir a la calle.

"Dar el ejemplo"
La decisión de esta ajedrecista se convirtió en viral y lo que ella pensaba que no le importaba a nadie empezó a importar. Miles de compartidos y entrevistas en distintos medios internacionales para hacer llegar su mensaje. “Como deportistas de élite debemos dar ejemplo”, decía en declaraciones.
Lo resuelto no ha sido sencilla para esta joven hija de maestros ajedrecistas que aprendió a jugar con solo dos años y que ya demostró su talento con solo cinco. Además de perder la oportunidad de revalidar los títulos conseguidos en 2016, en el camino se ha dejado una cuantiosa retribución económica que podría haber sido suya de transigir, como reconoce al diario español. Calcula que unos 150.000 euros, una cantidad importante para alguien que se gana la vida jugando al ajedrez.
Pero esta vez ha pesado su experiencia en Teherán, dónde sí compitió en febrero y se cubrió, y su mayor conciencia de la situación de la mujer en estos países que las razones deportivas y económicas. Junto a ella, su hermana menor, Mariya, de 25 años, que también declinó acudir a Arabia Saudí.
El ajedrez es su vida y renunciar a participar no ha sido sencillo, pero está satisfecha con la decisión tomada. Antes de cumplir los diez años ya era toda una estrella del ajedrez infantil habiendo ganado medallas tanto a nivel nacional como europeo y mundial. Su trayectoria ha sido meteórica, pero puede verse ahora frenada por esta medida de protesta y concienciación. De momento, no ha podido revalidar el título de campeona mundial en las dos modalidades disputadas en Riad.
Aún así, esta ajedrecista se mantiene firme en su nueva posición con la esperanza de que su postura y la de su hermana marquen la diferencia. Aunque la decisión principal ha sido la de protestar por el trato a la mujer en Arabia Saudí, en varias entrevistas Muzychuk también ha hecho constar su malestar por el veto a los jugadores israelíes, a los que no se les facilitó el visado.

COMENTARIOS