El ajedrecista Diego Flores, gran maestro y recientemente galardonado con el Olimpia de Plata 2017 en este deporte, por el Círculo de Periodistas Deportivos de la Argentina.
El ajedrecista Diego Flores, gran maestro y recientemente galardonado con el Olimpia de Plata 2017 en este deporte, por el Círculo de Periodistas Deportivos de la Argentina.
JUEGO CIENCIA

Diego Flores, "Un grande del ajedrez argentino"

El trebejista de Junín viene de ganar el Olimpia de Plata del Círculo de Periodistas Deportivos, siendo considerado el mejor del país en 2017.

En una amplia charla con los colegas de "Ajedrez del Sur", red social del juego ciencia de Latinoamérica, el talentoso ajedrecista juninense Diego Flores contó todo sobre su vida y sobre el deporte que lo tiene como "un grande del ajedrez argentino", según titula la nota que seguidamente ofreceremos.
"El Turu", mote con el que lo apodan sus amigos y el resto de los ajedrecistas, viene de coronar un gran año en el juego de los trebejos y por ello, el Círculo de Periodistas Deportivos de nuestro país lo premió como el mejor en la temporada que fenece.
Esta es la nota de "Ajedrez del Sur" sobre el destacado deportista juninense:
"Llegar a lo más alto para nada es sencillo. Mantenerse durante el transcurso del tiempo, lo es aún más difícil. Serlo desde pequeño y durante muchos años en las formativas de su país de manera interrumpida es meritorio.
Lograr ser campeón absoluto muy joven y seguir siéndolo reiteradamente durante el transcurso de 12 años demuestra y confirma estar rodeado de atributos que solo poseen los elegidos.

\LEÉ MÁS: Diego Flores fue nominado para los Premios Olimpia 2017


Pero nada de eso alcanza para ser un grande. Para eso se necesita ser humilde, y vaya que el campeón argentino derrocha humildad en cada gesto y en cada palabra.
Diego Flores, monarca albiceleste por sexta vez, conversó con Ajedrez del Sur, dando un repaso a su carrera, minimizando sus logros, opinando, evaluando el pasado, mirando el presente y proyectando el futuro.
Simplemente Diego Flores, un grande del ajedrez argentino".

- ¿Venís de familia de ajedrecistas o en tu casa no se jugaba al ajedrez ?
- "No podría decir que era familia de ajedrecistas. Mi viejo (Luis) jugaba, pero como un aficionado más. En una época iba seguido a jugar en la Richmond (conocida confitería de Buenos Aires) pero nunca había jugado torneos de ajedrez. Recién cuando de chico empecé a jugar torneos de ajedrez con adultos acá en Junín también empezó a participar. Pero él fue el que me enseñó y me llevó por el camino del ajedrez".

- ¿Vos naciste en España o en Junín ?
- "Nací en Las Palmas de Gran Canaria en España. Mis viejos son de acá de Junín. Ellos se fueron a España unos años, nací allá y al año y medio volvimos a Buenos Aires y cuando tenía cuatro años llegué a Junín. Viví en Junín hasta mis 25 más o menos y después me vine a Buenos Aires".

- ¿ Cómo era la actividad de ajedrez en Junín por aquellos años? ¿Había alguna movida infantil o los más chicos tenían que mezclarse donde hubiera ajedrez con adultos ?
- "Había cierta movida, había una Escuela Municipal que de hecho todavía existe. En Junín pasó algo raro, había bastante ajedrez de la mano de los mejores jugadores de Junín. Y en el año 1989, viajando al campeonato argentino por equipos, que era en Misiones, sufrieron un accidente y murieron todos (Horacio Luján González, José Luis Vítola, Claudio Fante, Edgardo Tenca y Adolfo Nigro). Eran los padres del ajedrez juninense. Después de eso hubo un parate. Más o menos en 1992 o ´93 resurgió la Escuela Municipal, que fue cuando yo empecé a ir nuevamente. Yo jugaba mucho ahí en la escuela y después empecé a jugar algunos torneos abiertos con adultos en la Federación de Junín. Para lo que es Junín había una actividad bastante interesante. De hecho, en el 1993 surgió el torneo Peoncito, que al día de hoy es un torneo de ajedrez gigante para chicos, a partir de ahí surgió una actividad importante".

- ¿En esa Escuela es donde se reunían solo a jugar o también tomaban clases de ajedrez ?
- "Había algunos profesores pero clases en realidad casi que no había. Yo lo que más hacía era jugar. Más que nada era enseñarles a jugar a los chicos que recién empezaban y después te ponían a jugar".

- Parece que te salteaste los torneos nacionales de las categorías de los más chicos, ¿Es así ?. Luego en el 2005 fuiste campeón argentino por primera vez. ¿ Esa fue tu primera participación o ya habías jugado algunas finales ?
- "En realidad llegué a jugar algunos torneos de categorías. Empecé en la Sub-12. El primero que jugué fue en el ´93 y lo gané. En el ´94 volví a ganar el Sub-12. Y gané todas las categorías hasta la Sub-20, salvo un Sub-16 en el que compartí el primer puesto, pero perdí en el desempate. La primera final del campeonato argentino que jugué, que fue cerrada, fue en el 2002 en Pinamar en el que compartieron el primer lugar Ruben Felgaer y Fernando Peralta, un torneo muy fuerte. Después jugué el campeonato argentino en 2003 y 2004, ambos abiertos, y en 2005 fue cerrado y fue la primera vez que gané".

- ¿ Cómo fue el camino del niño que iba a la Escuela Municipal en Junín al Diego Flores campeón argentino ?
- "Fue a fuerza de práctica y de jugar mucho, muchos torneos, jugué muchos argentinos en general me fue bien, los de mi categoría gané prácticamente todo lo que jugué, por ahí también jugaba alguno con menos edad jugaba alguno de más grande, algo que se hacía mucho por esa época, por ahí con 12 años jugar argentinos sub-16 (finales de argentino), o de hecho creo que alguna vez con 13 años gané algún sub-18. Ya te digo, me parece que lo más me ayudó fue jugar todo tipo de torneos.
Mis viejos también siempre me apoyaron mucho para viajar desde todo punto de vista.
También jugué varios mundiales, yo con 11 años viajé solo con mi profesor de Junín a un mundial en Hungría, por eso te decía que mis viejos me apoyaron mucho, no solo en el aspecto económico dentro de sus posibilidades, sino el hecho de dejarme hacer mi carrera sin obstáculos de decirme ´No viajás si no es con nosotros´, o cosas así que a veces para un padre dejar viajar a un chico de 11 años no es nada fácil. Yo lo pienso incluso por mis hijos y me costaría muchísimo.
Compartí el primer puesto en el mundial Sub-16. En Junín tuve un profesor particular hasta los 11 años. Cuando tenía 13 tuve como profesor durante un año al gran maestro Ariel Sorín, que a veces venía acá o yo iba a Buenos Aires, pero no mucho más que eso, nunca fui de estudiar mucho, siempre me costó un montón y lo que hice después de Sorín fue prácticamente solo.
Pero siempre jugué mucho, iba a la Escuela, que abría a las 3 de la tarde y cerraba a las 8, yo caía 3 menos 5 y me iba a las 8 cuando cerraba, todos los días de lunes a viernes durante un par de años seguro. Después por ahí empezaba a ir un poco menos, y jugaba los torneos de la Federación que empezaban a las 9 de la noche que mis viejos me acompañaban.

- Ese mundial Sub-16 en el que quedaste en la cúspide debe de haber sido un quiebre para tu carrera ajedrecística. Cuéntanos algo que recuerdes de aquel momento...
- "Si bien fue un éxito muy grande e inesperado para mí, en lo personal no lo tomé como que de aquí y ahora estoy para grandes cosas, de hecho siempre me pareció que si bien a modo de título es muy importante, medio como que me pareció que me cayó un poco por cuestiones de torneo, un abierto y los rivales qué sé yo. No me pareció que haya sido una cosa tan representativa ajedrecísticamente, sí a modo de chapa te podría decir. El primer puesto lo compartí con un ajedrecista uzbeco, Khamrakulov, que después dejó de jugar. Otro que compartió el tercer puesto fue Ni Hua, en ese torneo también jugó el GM Lázaro Bruzón, que salió tercero y el chino salió cuarto. En ese torneo también jugaba Grischuk y algunos más que ahora no recuerdo, y ahí me ayudaban mucho a preparar Alejandro Rey y Daniel Langier, que eran los entrenadores de la delegación argentina.

- ¿ Hubo algún torneo, actividad o momento que te haya dado la pauta de que te tenías que dedicar al 100 % al ajedrez ?
- "No hubo un momento especial en el que yo haya dicho ´a partir de ahora me voy a dedicar al ajedrez´, se fue dando naturalmente. Los resultados en general siempre me acompañaron de chico y desde ahí ya sentía de forma bastante fuerte que iba a ser lo mío. En el 2002, después del Argentino de Pinamar que te mencioné, había dejado de jugar un tiempo porque había ingresado a la facultad pero me duró poquito. A fines de ese 2002 ya largué la facultad y volví a jugar al ajedrez.
Sobre el paso de jugar ajedrez de chico al hacerlo profesionalmente, no hubo un momento exacto, se fue dando paulatinamente.

- El dedicarte de lleno a la práctica del ajedrez, también fue originando la tarea docente. ¿ Cómo se fue dando eso y cómo adaptaste esos tiempos a los que precisabas para entrenarte vos mismo ?
- "Arranqué bastante chico, tendría 19 o 20, cuando en la Escuela Municipal de Junín me ofrecieron ser profesor de ahí, darles clases a los chicos y tenía la posibilidad de que cuando tenía un viaje podía viajar sin problemas, y no me hacían drama por eso, entonces fue una ayuda interesante para mí. Después tuve unos alumnos particulares en Junín, chicos que les daba en clase en casa, pero en general fue una decisión por una necesidad para conseguir recursos, creo yo que la mayoría de jugadores que compiten, se dedican a eso, por esa necesidad, porque uno como jugador profesional o como se lo quiera llamar, solo con competir difícil que alcance a este nivel, entonces hay que ingeniárselas de alguna otra forma".

- ¿ Alguno de esos alumnos pegó el salto y se destacó ?, ¿ Pablo Acosta es alumno tuyo ?
- "Sí, bueno, pero Pablito ya tiene un talento así desde muy chiquito, siempre le ha ido bien, yo ya lo agarré medio formado. A un chico que le di clases acá en Junín es Hernán Catelli, ganó un par de campeonatos argentinos, ganó uno sub-18, jugó algún panamericano y algunos mundiales, después medio que se alejó.
Después lo tuve a Alan (Pichot) de alumno, pero muy poquito tiempo, no podría decir que haya influido demasiado en él, y después no he tenido tantos alumnos tampoco, algunos chicos de San Luis también como Ayelén Martínez, Guadalupe Besso, pero no ha sido demasiado tampoco".

- ¿ Qué tan importante es San Luis en el desarrollo ajedrecístico argentino ?
- "En San Luis no solo a nivel de chicos. Desde el 2005 cuando organizaron el mundial, desde ahí se generó una movida gigantesca, que abarca no solo a chicos sino a todos. Arrancando porque tienen ajedrez en un gran porcentaje de las escuelas. No te quiero mentir en las cifras, pero debe ser algo así como que el 95% de los colegios tienen ajedrez. Después tienen un plan para los chicos ya competitivos, con varios profesores y también tienen ajedrez para ciegos, una movida muy grande, así que sí, lo que tiene San Luis yo lo he visto en pocos lugares del mundo. El apoyo que le dan a sus jugadores… yo trabajo para San Luis y represento a San Luis. Trabajo en la Universidad de la Punta, y ellos también siempre me apoyan cuando por ejemplo tengo algún viaje, así que estoy sumamente agradecido porque como te decía, para el que compite y se dedica a esto, tener una oportunidad así no es nada común".

- Luego de haber jugado los torneos nacionales infantiles, las finales de adultos, abiertos en innumerables países, copa del mundo, olimpíadas, ¿ Cuál de todos te gusta más jugar ?
- "Es una pregunta que tiene una respuesta muy sencilla para mí, y es la Olimpíada.
Por lejos es el torneo que más me gusta jugar por el clima que se vive de equipo, de representar al país, que no es lo mismo el equipo que cuando uno lo hace individualmente. Y bueno ya sea que juegue en París o en cualquier otro lugar más feo voy a preferir siempre este torneo.

- ¿ Como ajedrecista qué te va quedando en el debe, Diego ?
- "En la Olimpíada creo que se puede mejorar, pienso que Argentina puede tener una actuación más destacada en la siguiente o en las próximas, creo que se va a ir mejorando y que da para un poco más por lo menos.
Y a nivel personal tengo una deuda pendiente, que es en los mundiales, tener una actuación un poco más digna te podría decir. Clasifiqué a cinco copas del mundo de las cuales jugué 10 partidas en total e hice medio punto. Obviamente siempre enfrenté a rivales muy duros pero en general me han costado mucho esas partidas, no he podido jugar suelto o de alguna manera de la forma que podía llegar a jugar, entonces sí, entiendo que podría dar un poco más que eso.
Un sueño sería pasar a otra ronda y creo que sería posible pero clasificar ya es duro, así que esperemos tener otra posibilidad".

- Tanto en las Olimpíadas o en la Copa del Mundo, ¿ Alguna partida que recuerdes en especial, por la partida en sí, por el rival o por el momento del torneo en el que tocó disputarla ?
- "Tuve la suerte de que me tocara en una Olimpíada contra Carlsen en el 2010, partida que me ganó con claridad se podría decir. En esa misma Olimpíada jugué con Nakamura una partida que tuve mis chances y no la supe aprovechar. También jugué con Leko, con So, que ahí no era el So de ahora.
El primer mundial que jugué fue en el 2005 contra Radjabov, que en la primera partida de las dos tuve innumerables chances para ganar, no solo por posición sino por tiempo, él estuvo durante varias jugadas moviendo con un segundo antes de llegar al control, y yo con tiempo y mucha ventaja y no lo pude rematar. Esa fue la primera de las 10 presentaciones catastróficas que hice en los mundiales y después enfrenté a otros jugadores fuertes en el mundial, pero quizás el más fuerte haya sido Radjabov justamente.
En otras Olimpíadas, en el 2012 jugué con Karjakin y me ganó fácil se podría decir y alguna más que me debo estar olvidando, pero bueno, la de Magnus es la más llamativa.

Hablando específicamente de la final argentina, todo parece que la partida con Mareco fue un quiebre del torneo, tanto para él como para vos.
Sandro había empezado ganando cuatro de forma consecutiva, para luego entablar la quinta y luego caer con vos. En tu caso, volviste a ganarle luego de haberlo hecho en ProAm semanas antes, y luego tuviste un cierre de torneo arrollador".

- ¿ Puede ser que hasta sicológicamente haya influido en uno y en otro, para más y para menos ?
- "Sí, creo que las dos cosas. Sandro, en la partida anterior a la mía, empata una partida con Alan Pichot en la que está muy, muy ganado y creo que eso ya le afectó a él, y entre esa partida y la siguiente conmigo, se desmoronó, a pesar que incluso después de jugar conmigo seguía primero en el torneo. Pero bueno después tenía un fixture bastante complicado, tenía que enfrentarse a varios GM incómodos, se podría decir.
Y en mi caso, sí fue una inyección anímica muy grande ganarle a él de negras, la verdad no me lo esperaba. Él de blancas me hace sufrir bastante, sobre todo con la apertura y después presiona muy bien porque él juega rápido en general, y si te saca ventaja en la apertura y después te juega rápido es muy difícil levantarle una partida. Pero bueno no se dio esto, y me sentí cómodo en todo momento de la partida y creo que fue una de las mejores que jugué, si bien en el camino hubo varios errores en los apuros de tiempo creo que fue bastante prolija en cierto modo. Fue un quiebre sin duda, para él y para mí en la anímico.

- Cuando llega el campeonato argentino, la Copa del Mundo o incluso la Olimpíada, ¿ Te preparas de alguna manera específica ?. Te pregunto en función de tus rivales y hasta del punto de vista físico.
- "No. Pocas veces me preparo específicamente para un torneo, por ahí sí para la Copa del Mundo lo he hecho, pero ahí es un rival directo, uno sabe con quién se va a enfrentar en dos partidas, tenés más o menos un mes para preparar y ahí sí.
Pero después no tanto, por ahí quizás preparar algunas aperturas antes. Después sí, durante el torneo suelo mirar qué juegan mis rivales y tratar de adaptarme a eso. Nunca tuve un repertorio demasiado bueno y por lo general debo estar esquivando algunas cosas y tratando de encontrar las posiciones que me resulten más cómodas o que le puedan molestar más a mi rival.
Con respecto a lo físico, va un poco de la mano de la cuestión anímica, cuando tengo ganas lo hago, pero no de forma sostenida. En los últimos tiempos mejoré un poco en lo físico y creo que me ayudó bastante, no fue algo así planeado, pero siento que me sirvió y en las partidas estoy menos cansado.

- Pasó la final argentina, estuviste acompañando a Pablo Acosta en el Panamericano Sub-20, ¿ Que sigue ahora en la carrera de Diego Flores, y cuáles son tus aspiraciones en el futuro cercano ?
- "Para el año que viene todavía no tengo nada planeado pero el objetivo final sin duda va a ser la Olimpíada, así que trataremos de llegar de la mejor y forma y con todas las expectativas de mejorar lo que hemos hecho en las últimas".

- ¿ Qué opinión tienes de la actualidad del ajedrez argentino, tanto en el absoluto, en damas y en formativas ?
- "En absoluto muy bien, de alguna forma Sandro es el que marca el camino, hace tiempo que no teníamos una especie de líder como él, tan carismático e inspirador, cómo juega, cómo entrena y varias cosas más. También hay chicos que están ahí en el medio se podría decir, como Alan, que lo podes ubicar en juveniles y en verdad ya es uno de los tres o cuatro mejores de país y con un futuro enorme por delante, él estaría un poco en cada lado. Federico Pérez Ponsa, un chico que tiene un futuro muy grande y en general lo que veo de esta nueva camada es que son chicos que se entrenan mucho y con mucho sacrificio, que les gusta lo que hacen y siempre están buscando la forma de mejorar, tanto Alan, Federico, incluso Sandro, también Krysa. Creo que ellos van a ser en la actualidad y en el mediano plazo claramente los líderes del ajedrez nacional.
Después en cuanto a chicos hay varios que están ahí. Alan es uno de ellos, y Tomás Sosa, Pablito Acosta, que es la camada siguiente que viene y después hay otros más chiquitos, algunos del interior que a veces llaman la atención como Julián Villca, que por ahí al no estar en Buenos Aires se pierde algunos torneos, pero que es un chico muy talentoso, y bueno se me van a escapar nombres seguro, pero hay chicos que tienen grandes posibilidades de progreso.
De las chicas, Carolina (Luján) es la que por años viene marcando el camino, y después no hubo gran recambio, están más o menos las mismas, Claudia (Amura) que se va reciclando y Ayelén Martínez es un poco la que surgió junto a Florencia Fernández, son las dos que ascendieron a estar entre las primeras y Marisa Zuriel que es un poco mayor también se mantiene ahí, pero bueno ya te digo no veo un gran recambio, hay una chica que me parece que puede llegar a jugar bien Catherine Suito, puede llegar bien arriba, Guadalupe Besso que también tiene sus chances si se termina dedicando.
De todas maneras quizás en unos años se note el recambio que puede llegar a venir, producto de toda una movida más grande que se está dando en lo femenino, y no sé si es solo a nivel nacional, y fundamentalmente con torneos específicos, me da la sensación que hay más ahora. También a través de la fundación Duchamp se le está dando un gran apoyo a los chicas, que quizás se vea reflejado en un par de años.

- ¿ El cambio de dirigencia en la FADA trajo nuevos aires ?, ¿ Existen apoyos en la actualidad diferentes que en el pasado ?
- "Sí, nosotros (me refiero los que formamos parte del equipo olímpico) tuvimos varios inconvenientes con la gestión de Barrera, que fue la gestión que yo viví cuando me hice más grande y empecé a tener más contacto con los dirigentes para resolver cuestiones de la carrera de uno, cosa que cuando era chico por ahí ni me enteraba.
El trato ha cambiado mucho, es todo mucho más prolijo en general, no falta nada, tampoco sobra nada, pero no falta, cosa que antes sí.
Hemos pasado cosas bastante desagradables, por ejemplo en la Olimpíada de Estambul. Llegamos y la Federación Argentina no había reservado nada, estuvimos hasta cualquier hora esperando. Luego cuando vino Petrucci la situación creo que se normalizó bastante, me parece que hay más torneos, se hacen en tiempo y forma como los campeonatos argentinos, cosa que en la gestión anterior a veces pasaba un año y no se hacía y al año siguiente se hacían dos, eso pasó en algún momento. Los pasajes para la Olimpiada están a tiempo, cosa que antes hasta pocos días antes de viajar nunca se sabía bien.
Creo que en general eso se da porque hay una mejor relación entre los dirigentes de la FADA y los de la Secretaría de Deportes, que son los efectivisan el tema de los pasajes.
En términos generales creo que la situación se normalizó bastante y sin ser una maravilla, está todo mucho más prolijo".

- ¿ Que falta en el ajedrez sudamericano para dar el salto hacia las grandes potencias ?
- "Creo que más que nada es una cuestión cultural, así como a los rusos se les da el ajedrez y no el fútbol, y aun teniendo todas las herramientas para mejorar, difícilmente lleguen al primer plano mundial.
Lo que yo veo de Sudamérica es que no hay políticas de competición, si lo hay en algunos países, en algunos lugares sobre ajedrez infantil o ajedrez escolar, que eso ayuda al desarrollo más como deporte o con otra visión como es el ajedrez escolar, que obviamente no es el fin competitivo. No existe en Sudamérica un calendario de torneos fijos y entonces los jugadores que quieran dar un salto más no pueden vivir en Sudamérica porque no hay competencia. Hay algunos torneos, de pronto sale alguno cada tanto, pero es imposible armarse un calendario competitivo como para decir: “este año voy a jugar en Sudamérica, a ver que torneos voy a jugar”, y la verdad que no se, te podría nombrar el Continental y después algún abierto aislado pero tengo que viajar como un loco y bueno en Europa hay muchas más opciones de ese tipo.
Y creo que pasa un poco por ahí también.

- ¿Tus referentes ?, Dentro y fuera de nuestras fronteras...
- "Entre los argentinos, Oscar Panno, me gustó siempre su estilo de juego, su claridad, lo vi pocas veces analizar, me pareció tiene una claridad para explicar, para jugar, de hecho jugué una partida con él, siempre me asombró mucho eso, su naturalidad con que juega, sobre todo en estrategia.
Sergio Ricardi siempre me gustó, por la energía con la que siempre jugó, una época en la que ganaba muchísimo acá en Argentina, siempre me gustó mucho su estilo, también Sorín un poco porque fue mi profesor y entonces lo seguía bastante.
De afuera, como digo siempre, soy contemporáneo de Kasparov y su mejor época, entonces es muy difícil no tenerlo como ídolo, cuando el tipo que ganaba el 90% de los torneos que jugaba y con partidas que eran brillantes, muy atractivas por su estilo de juego. Otro jugador que me atrajo mucho por su estilo y también por su forma de ser por haberlo conocido y presenciado torneo con él, es Ivanchuk y al día de hoy Carlsen más que nada por su energía con que encara las partidas y su ambición por ganar, contra cualquiera, sin importarle demasiado la posición siempre va para adelante. En mi caso me motiva bastante verlo".

- ¿ Tus hijos ya juegan ?, ¿Vendrán nuevas Flores para el tablero argentino ?
- "El más chiquito que tiene tres años juega a su manera, yo le enseñé a mover y a veces mueve como se mueve y otras veces no, lo hace como él quiere.
El más grande que tiene nueve, cuando era más chiquito como que se interesó bastante, aprendió a jugar, después se le pasó. Yo nunca fui de decirle demasiado de jugar y desde este año que tiene ajedrez en el colegio se reembaló ahora y casi todos los días me dice de jugar una partida y sino juega solo, y la verdad que me gusta eso, porque de esa forma sale un poquito de lo que son las pantallas que es la compu, la Tablet, el celular . No quiere decir mucho pero ahora juega con un poco más de criterio".

- ¿ Qué libro le darías a alguien que está dando sus primeros pasos y que no debería dejar de leer ?
- "Un libro que me gustó mucho fue Mi Sistema, de Nimzovich, si tuviera que elegir uno para alguien que recién empieza o está empezando, es un libro que está bueno.
También los de Grau, por supuesto, pero a mí el que más me gustó fue el de Nimzovich".

Finalmente, Diego Flores recalcó su "Agradecimiento a San Luis y a la Universidad de La Punta, por todo el apoyo que me brindan", cerró el gran maestro de ajedrez juninense.

COMENTARIOS