FUNDADA EL 6 DE AGOSTO DE 1958

Asociación Roller Juninense: Apasionados por la canaricultura

La institución que encabeza Eduardo Giagante vive un gran presente. Conciencia, constancia, trabajo y humildad, los ejes centrales de un proyecto que crece.

La Asociación Roller Juninense atraviesa por un gran presente. La pasión y el amor por la cría de canarios conforman la base de un proyecto que en los últimos años ha logrado un crecimiento notorio.
En diálogo con Democracia, Eduardo Giagante, uno de los dirigentes históricos que tiene la institución y actual presidente, repasó los inicios del proyecto y remarcó los principales ejes del trabajo que se viene realizando.

- ¿Cuándo y por qué surge la asociación?
- Arrancó en el año 1958. Se reunieron un grupo de canaricultores, que en un principio se juntaron en un garaje, para compartir lo que estaban haciendo y a partir de ahí comenzó a gestarse todo lo que hoy disfrutamos. En aquel entonces fue la primera asociación a nivel nacional. Con el paso del tiempo el grupo se unió a la Federación Ornitológica Argentina (FOA), que es la que nos nuclea a nivel nacional. Aquel grupo inicial hizo las cosas muy bien, porque es hasta el día de hoy que mantenemos una excelente relación con la FOA.

- ¿En qué momento usted se suma?
- Además de, hoy, tener el honor de ser presidente, arranqué a formar parte de las comisiones directivas en 1989. En aquel entonces no teníamos dinero ni para pagar los gastos. Pero bueno, a través de rifas y de dinero que pudimos ir juntando nos fuimos acomodando. También fue creciendo el grupo de asociados y en la actualidad seremos unos 100. Colaboramos con 40 pesos mensuales. Con el aporte de los socios y con alguna rifa o evento que hemos hecho siempre hemos podido avanzar. Por ejemplo en el año 97 pudimos comprar un lote. Después lo vendimos y con ese dinero, más algo que teníamos ahorrado, compramos el local donde hoy tenemos nuestra sede, en Apolidoro 87.

- Se ha dado un gran crecimiento.
- Yo siempre digo que el aporte de los socios es fundamental, cumpliendo con eso todos los meses podemos lograr muchas cosas. A pesar de que somos un club chico hemos logrado muchas cosas. Solo se trata de perseverar y de tener la cabeza fresca.

- ¿Qué actividades realizan hoy?
- Lo que más nos gusta a todos es perfeccionarnos en la cría de canarios y de las aves en general. Hay muchos ejemplares que se están extinguiendo, entre otros motivos, por los cultivos que se están teniendo, por la deforestación que se produce. Entonces muchas de estas aves, como por ejemplo el canario, se crían en cautiverio. Y eso es gracias al trabajo de los canavicultores. Se fueron produciendo mutaciones también y hoy en día contamos con una variedad que supera los 400 colores, cuando en sus orígenes había uno solo. Así que imaginate la importancia de la mano del hombre. Todo esto se disfruta mucho en las exposiciones que realizamos, donde se pueden apreciar estos cambios.

- ¿De qué se trata la competencia?
- Son varias categorías, hay una que es de forma y postura, donde se mira mucho la forma, la figura del pájaro; después está la de canto, donde los pájaros tienen un mejor desarrollo de las cuerdas vocales; y después está la competencia que más se ejerce que es la del color. En junio de cada año hacemos una exposición en Junín, donde los primeros puestos después compiten a nivel nacional. Generalmente, esta competencia nacional se hace en Escobar, en el marco de la Fiesta de la Flor; allí se exponen unos 20 mil canarios y todo está organizado por la FOA.

- ¿Cómo podría describir la relación que se establece con las aves?
- Todo es muy personal. En mi caso siempre me gustaron los pájaros pero nunca supe como orientar esa pasión. Creo que esto es como aquel que cultiva plantas o flores. Es una actividad que une mucho, tiene sus secretos y eso hace que se establezca una linda relación. En las competencias se comparten muchos conocimientos y todo el tiempo se aprenden cosas nuevas. Se establece una linda relación entre las aves y uno se termina apasionando con su criadero. Se seleccionan los mejores ejemplares y se los cuida mucho para seguir reproduciéndolos. También nos gusta mucha presentarlos ante el público.

- Detrás de esa pasión también hay una función social, en cuanto a la preservación de las especie. ¿Es así?
- Sí claro. También entre nosotros hay una contención muy linda, porque de vez en cuando nos juntamos y compartimos una cena. Competimos pero de una manera cordial. Las puertas están abiertas para todos, en Hipólito Irigoyen 29 hay una pajarería que está a cargo de Jorge Voda y ahí pueden consultar muchas cosas y sumarse a la actividad.

- ¿Cuáles han sido los mejores momentos desde que practica esta actividad?
- Como integrante de la asociación creo que la compra del local ha sido algo inolvidable. Fue un antes y un después de eso. Recibimos muchos elogios y es hasta el día de hoy que estamos constantemente embelleciéndola. Hemos podido construir una parrilla para unas 150 personas y la verdad es que lo disfrutamos mucho. Tenemos una linda secretaría, un patio muy lindo. Todo ayuda a la unión, a poder compartir un espacio agradable.

COMENTARIOS