None
COPA LIBERTADORES

El Ciclón es finalista

San Lorenzo, que había goleado cinco a cero en el partido de ida, perdió 1 a 0 ante el Bolívar en La Paz y se metió en la final de la Copa Libertadores de América, donde lo espera Nacional de Paraguay.

San Lorenzo saltó a la cancha - un terreno gastado y repleto de pozos- con cinco goles en su mochila y con un mandamiento claro:  ser un equipo corto y atacar de manera inteligente. Enfrente, los celestes tenían a su favor la altura y el tiempo. La estrategia de los bolivianos era mover la pelota para ambos lados, para desgastar a los jugadores visitantes y rematar muy seguido al arco de Torrico.
Los de Bauza eran pacientes y defendían el cerco que desarrollaban a unos metros de la medialuna, zona central para el disparo peligroso del oponente. Además, cuando Bolívar quedaba desprotegido, soltaba al velocista Villalba, quien rompía bien las líneas y generaba peligro.
Bolívar no encontró la grieta en toda la primera mitad, porque golpeó mal y su único instrumento era el remate de media distancia –sólo uno fue de peligro y dio en la parte de arriba del travesaño–. San Lorenzo, por su parte, mantuvo su sistema con firmeza y, por eso, el primer tiempo fue muy positivo para los de Boedo, quienes mantuvieron el cero.
Ya en la segunda etapa, Bolívar tenía medio cuerpo prendido fuego y para no terminar de quemarse debía abrir el marcador y arremeter con una ráfaga de goles. Eguino tuvo su oportunidad cabeceando solo al borde del área chica. Sin embargo, la pelota se fue por arriba del travesaño.
El Ciclón aguantaba y no corría como lo hacía en la primera mitad. El trabajo en el campo pasó a ser mental. Sin embargo, Bolivar marcó su gol en el descuento por intermedio de Yecerote, quien tomó un rebote dentro del área y puso el 1 a 0.
Así las cosas, San Lorenzo estuvo a la altura en la altura, fue inteligente y se metió en la tan ansiada final de la copa Libertadores, en donde tendrá como rival a Nacional de Paraguay. 

COMENTARIOS