None
LIBERTADORES

Los once de memoria

El Xeneize comienza su camino en los octavos de final y recibe a la Unión Española de Chile. Falcioni ya decidió que pondrá a los mismos once que enfrentaron a Colón en la Bombonera. Riquelme, que se movió diferenciado, no se lo pierde.

A puertas cerradas, el plantel de Boca cumplió ayer por la mañana, en el complejo Pedro Pompilio, con su último entrenamiento previo al partido de ida con Unión Española, de Chile, por los octavos de final de la Copa Libertadores de América. Los titulares ya definidos por el director técnico, Julio Falcioni, se movieron sin inconvenientes, incluso el capitán Juan Román Riquelme, que el lunes, por precaución, solamente había realizado ejercicios de gimnasio.
La alineación inicial será la misma que el sábado anterior, en la victoria por 1 a 0 sobre Colón, por el Clausura, resultado que le permitió a Boca mantenerse en el primer puesto de la competición local.
Román será entonces el encargado de abastecer a Darío Cvitanich y Santiago Silva, los delanteros boquenses, y para vulnerar un sistema defensivo cerrado y con mucho orden como el de Unión Española, necesitará la colaboración de Pablo Ledesma, Walter Erviti y Clemente Rodríguez.
El trabajo, de regular intensidad como siempre ocurre en el día previo a un partido, se basó en movimientos colectivos para las acciones de pelota detenida tanto en ataque como en defensa. El equipo: Agustín Orión; Franco Sosa, Rolando Schiavi, Juan Manuel Insaurralde y Clemente Rodríguez; Pablo Ledesma, Cristian Erbes y Walter Erviti; Juan Román Riquelme; Darío Cvitanich y Santiago Silva.
Desde la medianoche, además de los once titulares, permanecen concentrados en el Madero Hotel los jugadores Sebastián Sosa, Gastón Sauro, Matías Caruzzo, Juan Manuel Sánchez Miño, Diego Rivero, Exequiel Benavídez, Cristian Chávez, Pablo Mouche, Nicolás Blandi y Sergio Araujo.
El equipo trasandino tiene cuatro argentinos en su plantel, de los cuales serán titulares dos, Emiliano Vecchio y Emanuel Herrera, y estarán como suplentes Mauro Díaz y Sebastián Jaime.

COMENTARIOS