LIGA DE CAMPEONES

Barcelona y Messi fallaron como nunca y Chelsea los sacó de la final

Fue 2-2 y con el 1-0 de la ida, el equipo inglés clasificó al partido decisivo. El visitante jugó gran parte del partido con uno menos y La Pulga erró un penal clave. Hoy chocan Real Madrid y Bayern Múnich.

No es una pesadilla. Tampoco un cuento de terror. Pero es un final que le duele a gran parte del fútbol. La eliminación de Barcelona a manos de Chelsea en la semifinal de la Champions League es un duro golpe para los catalanes. Uno más luego de la derrota ante Real Madrid de hace tres días, que también lo dejó sin chances en la liga española. Esta vez Messi no se vistió de héroe. De hecho, Leo tuvo un partido para el olvido, ya que falló un penal y estuvo desconocido en el empate por 2-2 en el Camp Nou que dejó afuera a los de Pep, que en la ida habían perdido 1-0.
Hasta los 34 minutos del primer tiempo, el encuentro fue una copia del partido de ida. Todo Chelsea defendiendo y todo Barcelona atacando, aunque sin ideas. Pero con el gol de Busquets se rompió el libreto y el partido se abrió. La expulsión de Terry a los 36, el tanto de Iniesta a los 42 y el descuento de Ramires, que marcó un golazo de contragolpe, a los 45, sellaron un final de primer tiempo a pura emoción.
Con el 2-1 a favor de Barcelona Chelsea clasificaba a la final por el tanto de visitante, por lo que los catalanes salieron en el segundo tiempo decididos a marcar un gol para asegurarse la clasificación. Y a los tres minutos de esa etapa, sucedió lo impensado: Messi erró un penal. Con un disparo fuerte y arriba, la pelota rebotó en el travesaño y dejó a Leo incrédulo frente a Cech.
Con un esquema táctico de cinco defensores y cuatro volantes (casi todos de marca), con Drogba haciendo las veces de volante por la izquierda, Chelsea no tuvo reparos en defenderse todo el tiempo casi adentro de su propia área grande. Y Barcelona nunca encontró la llave para abrir el cerrojo defensivo planteado por los ingleses, aunque estuvo cerca dos veces. Una, con una gran jugada colectiva entre Messi, Dani Alves y Alexis Sánchez, que terminó en gol del chileno pero que fue anulado por un offside del brasileño. Y la otra con un disparo de Leo desde afuera del área, que rebotó en el palo de Cech.
Ya con Barcelona absolutamente jugado en ataque, llegó el golpe final. Tras un rechazo, Fernando Torres, que había ingresado por Drogba, se encontró con la pelota en sus pies y todo un campo que recorrer solo. Y lo hizo a la perfección, eludió con elegancia a Valdés y selló el pasaje a la final de Chelsea.
Hoy será el turno de Real Madrid, que intentará regresar a una final de la Liga de Campeones después de una década cuando reciba a Bayern Múnich, cuyo estadio será sede de la final del certamen. El partido de ida terminó 2-1 para los alemanes.

COMENTARIOS