None
COPA LIBERTADORES

Boca venció a Zamora

Los xeneizes ganaron dos a cero, con goles marcados por Nicolás Blandi y Juan Román Riquelme. Sin embargo, Boca no pudo alcanzar el liderazgo del grupo 4, ya que el Fluminense le ganó a Arsenal por dos tantos a uno en un partido vibrante.

Boca ganó pero no le alcanzó para adjudicarse el liderazgo del grupo 4, que quedó en manos del Fluminense. Con goles de Blandi y Riquelme superó al Zamora de Venezuela.

En el primer tiempo, Boca arrancó presionando a su rival, marcando los tiempos en la mitad de la cancha, moviendo el balón hacia los costados. Su principal faro de ataque era Pablo Mouche, que tenía facilidad para someter a su marcador venezolano y podía desequilibrar por el costado derecho. El eje de la mitad era Juan Román Riquelme, que encontraba los pocos espacios que dejaban libre los jugadores de Zamora.

Los venezolanos, por su parte, esperaban pasivamente la iniciativa del Xeneize. No presionaban muy arriba y reventaban cada pelota que llegaba cerca de su arquero. A los 18 minutos, Boca tuvo su primer chance de probar al arquero contrario, y lo hizo mediante un pelotazo de afuera del área lanzado por Chávez. A Boca parecía faltarle velocidad en los últimos metros del terreno. Nicolás Blandi era el delantero que más inquietaba a los defensores contrarios cuando se lanzaban pelotazos al área.

Recién a los 27 minutos, el partido se volvió más dinámico y ambos equipos pisaron el área rival con fuerza. Los de Zamora tuvieron dos chances claras de gol. Torres, increíblemente, mandó el balón por arriba del travesaño, luego de quedar solo abajo del arco. La otra chance fue de Yanes que quiso picar la pelota ante la salida de Sebastián Sosa, que retuvo el balón.

Boca empezó a mostrar desajustes a nivel defensivo, comprensibles por ser un equipo alternativo. Finalizando la primera etapa, Boca llegó, luego de un gran pase de Riquelme a Nicolás Blandi, quien desaprovechó la situación cruzando el balón que se fue cerca del segundo palo.

El segundo tiempo parecía chato, de más. Boca no tenía salida por las bandas y no llegaba demasiado. Todo cambió cuando mediante un pelotazo Araujo le bajó el balón con la mano a Blandi y este lo transformó en gol. Sin duda fue un error grosero del árbitro Raúl Orozco. A partir de allí, el equipo venezolano bajó sus fuerzas y se entregó. A los 29 minutos Riquelme aprovechó la única chance clara que le quedó, y sentenció el partido convirtiendo el dos a cero. No fue un gran partido de los Xeneizes.

COMENTARIOS