INDEPENDIENTE

Clima caliente entre un grupo de hinchas y jugadores en la práctica

Un grupo de hinchas de Independiente se acercó al entrenamiento que el plantel que conduce Ramón Díaz realizaba en el predio de Villa Domínico e increpó a los jugadores. “Dejen de robar”, “Devuelvan la plata” y “Pongan huevos”, fueron algunas de las frases.

Un grupo de hinchas de Independiente se acercó al entrenamiento que el plantel que conduce Ramón Díaz realizaba en el predio de Villa Domínico e increpó a los jugadores. “Dejen de robar”, “Devuelvan la plata” y “Pongan huevos”, fueron algunas de las frases que pronunciaron los simpatizantes.
La tensión por las tres derrotas en cadena cosechadas en igual cantidad de partidos en el inicio del torneo Clausura se cristalizó en el primer ensayo de la semana, tras la última de aquellas caídas ante Estudiantes por 2-0 el pasado sábado.
El defensor Gabriel Milito, uno de los máximos referentes del equipo, se dirigió junto a alguno de sus compañeros como Hernán Fredes y Facundo Parra a dialogar con los ofuscados simpatizantes para intentar calmar una situación.
Afortunadamente, tras algunos minutos de diálogo, los futbolistas retomaron los trabajos físicos que estaban realizando en Villa Domínico.
“La gente ante esta situación se pone nerviosa y expresa su disconformidad, pero creo que no aporta nada. De esto se sale con tranquilidad, pensando muy bien las cosas y sobre todo sin perder la fe y recuperar la confianza, que se da a través de los resultados”, sostuvo Milito.
Con ningún punto sumado en tres partidos y último en las posiciones, Independiente no vive su mejor presente aunque por el momento la continuidad del entrenador, Ramón Díaz, parece no estar en duda. Al menos así lo manifestaron desde la dirigencia del club, donde todavía no piensan en planes alternativos para reemplazar a un entrenador que aseguró estar firme en su cargo.
De todas maneras, un nuevo resultado adverso el sábado ante Argentinos Juniors como local, podría terminar con el ciclo del riojano en la institución de Avellaneda. 

COMENTARIOS