None
COPA REVANCHA

Con muy poco le alcanzó

Boca Juniors, con más oficio que fútbol, derrotó anoche a River Plate por 1 a 0 en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza y se quedó con la Copa Revancha.

El único gol del partido lo convirtió el delantero Pablo Mouche a los 29 minutos del primer tiempo.
 El primer tiempo mostró a dos equipos distintos desde lo táctico, ya que River asumió el protagonismo y tuvo una mayor tenencia de la pelota aunque sin explosión en los metros finales, y Boca se paró para jugar de contraataque para poder capitalizar los errores de su rival.
 Dentro de ese contexto, Boca lució más prolijo y sólido -al igual que el último miércoles en Resistencia cuando venció por 2 a 0-, mientras que River repitió fallas defensivas del clásico anterior.
 De hecho el 1 a 0 de Mouche fue casi una r‚plica del primer gol de Nicolás Blandi en Chaco.
 A los 29 minutos, Pablo Ledesma envió un preciso centro desde la derecha y Mouche, con un cabezazo de pique al suelo, abrió el marcador.
 Lo llamativo, más allá de que tanto en Chaco como en Mendoza Boca lastimó por arriba, es que los laterales de River no cerraron bien a las espaldas de los zagueros centrales. El miércoles falló Luciano Vella y ayer lo hizo Luciano Abecasis.
 Y hasta ese momento, el desarrollo del partido fue aburrido y lo único destacable fue la lesión del centrodelantero de River David Trezeguet (probable desgarro) a los 9 minutos.
 El 1 a 0 potenció los dos esquemas: el equipo de Matías Almeyda, que sintió demasiado la ausencia del suspendido Alejandro Domínguez, el nexo entre volantes y delanteros, se paró en campo rival y el de Julio Falcioni, apoyado en el muy buen trabajo colectivo, se replegó un poco más.
 Y el empate estuvo cerca en dos ocasiones: el delantero Fernando Cavenaghi tuvo el gol a los 39 y 41 minutos, pero primero Juan Manuel Insaurralde y después su falta de puntería le impidieron nivelar el tanteador.
 Los 45 minutos iniciales también se cobraron otro lesionado, ya que el zaguero central de Boca Rolando Schiavi, con un golpe en la rodilla derecha, le dejó su lugar a Gastón Sauro.
 La segunda etapa fue similar a la primera y el último campeón del fútbol argentino estuvo a punto de liquidar el partido, pero el arquero Daniel Vega se lució en el mano a mano ante Mouche, a los 5 minutos.
 Pero la mayor parte del tiempo la pelota fue propiedad de River, aunque le costó generar peligro. Almeyda mandó a la cancha a Lucas Ocampos por Ezequiel Cirigliano, a los 12 minutos, para darle m s recorrido al equipo.
 Así, con Carlos Sánchez por derecha y Ocampos por izquierda, el entrenador de River buscó llegar por las bandas y abastecer a Cavenaghi y Rogelio Funes Mori. Pero los dos centrales, Insaurralde y Sauro, los controlaron. Y además cumplió el arquero Sebastián Sosa.
 Apenas un par de remates de Cavenaghi sacudieron la “modorra” de la multitud que colmó el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza. Después no hubo tiempo para m s y Boca se quedó otra vez con el superclásico. 

COMENTARIOS