Gustavo Munúa, DT de Unión, aprueba la producción de sus dirigidos, frente a un Mario Sciacqua contrariado.
Gustavo Munúa, DT de Unión, aprueba la producción de sus dirigidos, frente a un Mario Sciacqua contrariado.
PUNTO DE VISTA

No lo esperaba

Sarmiento fue sorprendido por un rival que no esperaba. En la conferencia de prensa del viernes por la tarde, el DT del Verde, Mario Sciacqua, dejó en evidencia que no estaba en condiciones de anticipar de qué manera se plantaría Unión de Santa Fe, en su visita al Eva Perón.
La reciente llegada del uruguayo Gustavo Munúa, en reemplazo del despedido Juan Manuel Azconzábal, esta vez no fue una ventaja para el Verde, que no pudo hacer valer el rodaje acumulado por el actual ciclo, en casi un año de trabajo ininterrumpido.
"Unión ha cambiado de entrenador, por lo que tenemos entendido de los jugadores que va a alinear, puedo imaginarme un partido con la iniciativa nuestra y ellos intentando hacerse fuertes en la mitad de la cancha y tratando de cortarnos el circuito de juego", adelantó Sciacqua, en la rueda de diálogo con los medios.  
Párrafos después, admitió que "el partido va cambiando" y dejó abierta la posibilidad de que Unión "saliera a presionar alto". Así como el debut de Martín Palermo en Aldosivi, y la falta de tiempo de trabajo al frente del plantel, terminó simplificándole las cosas a Sarmiento, en la fecha pasada, esta vez, el factor sorpresa jugó a favor del visitante.
El DT Munúa ordenó en todo momento a sus dirigidos, con gestos elocuentes, que presionaran la salida del club de Junín, en especial cada vez que la opción elegida era la banda derecha, con el lateral Martín García.
El entrenador uruguayo no ahorró expresiones de disconformidad cada vez que percibía que sus conducidos renunciaban a su pedido o pecaban de falta de determinación para llevarlo a cabo. El plan de Munúa dio mejores resultados en el complemento, frente a un Sarmiento que llegaba pleno de confianza -por su dos triunfos consecutivos- y, quizás por ello, se vio sorprendido, primero, y decepcionado, después, por el rendimiento de su oponente, pero, y sobre todo, por el propio.

COMENTARIOS