"Nacho" Davalos: del programa "Un club para Todos" al sueño de jugar en Sarmiento
OTRA PROMESA BRAGADENSE EN EL VERDE

"Nacho" Davalos: del programa "Un club para Todos" al sueño de jugar en Sarmiento

Es uno de los jóvenes que vive en la pensión del Verde y aspira a convertirse en jugador profesional, el día de mañana. Surgido de Bragado Club, contó la experiencia de transitar la etapa de inferiores en Junín.

Juan Ignacio “Nacho” Davalos llegó a Bragado Club a través del programa de inclusión social Un Club para Todos, impulsado por la institución "Tricolor". Hoy, luego de haber jugado dos años en la cantera, viste la camiseta de Sarmiento de Junín.

“Nacho” Dávalos llega casi a las 9 de la noche al club desde Junín, su nueva residencia desde hace algunos meses. Con 14 años, juega en la Novena del Verde y su semana transcurre entre libros de la escuela secundaria y entrenamientos. 

“Empecé viniendo a Un Club para Todos y hacía las actividades que daban acá. En fútbol teníamos al profesor Tino (López) y un día me preguntó si jugaba en algún club. Y le conté que no, así que me invitó a entrenar, hablaron con mi mamá y empecé”, recordó Davalos, en una entrevista con prensa Bragado Club.

"Un Club para Todos" es un programa solidario adicional a toda la actividad que ya tiene Bragado Club, que convoca de forma gratuita a niños de los barrios bragadenses a participar de actividades deportivas y recreativas, a contraturno de la escuela. 

Funciona desde 2018 y es financiado por empresas y socios, que hacen su aporte para costear profesores, materiales y brindar un desayuno y merienda cada día. Desde el inicio de la pandemia del COVID-19, la iniciativa tuvo continuidad a través de modalidad virtual.

A través del programa, "Nacho" Davalos llegó a Bragado Club como delantero, pero "Tino" López lo convirtió en mediocampista central, puesto en el que lo vieron probarse los “scouting” de Sarmiento. 

Fue parte de la escuela "Tricolor" entre 2018 y 2020. Con su categoría, la 2007, participó de varios torneos y fue campeón en dos oportunidades en el torneo “Don Guillermo”, que organiza el club, en homenaje al dirigente fallecio Guillermo Laborde. 

Su llegada a Sarmiento también tuvo a "Tino" López como protagonista central. “Fue todo muy rápido. Había dejado de entrenar porque no tenía botines. Tino me dijo que tenía que venir que había una prueba con Sarmiento. Vine con los botines rotos a entrenar. Por suerte la prueba se suspendió una semana y le pedí a mi mamá que me compre botines, que saque un préstamo, estaba muy ansioso por jugar”, relató.

“El fin de semana previo estuve tranquilo, porque me gustaba salir a la noche, pero entonces dije: ‘Ya está, voy a dejar eso porque si quiero llegar tengo que entrenar’. El martes fui y di lo mejor. Cuando terminó la prueba me avisan que tenía que volver la semana siguiente”, recordó.

Desde hace algunos meses, "Nacho" vive en la pensión que el Verde tiene reservada para sus jóvenes figuras. Entre los requisitos para continuar en el Verde, debe cumplir con asistir a la escuela.

"Cuando llegás a la pensión lo primero que ves es un cartel que dice que a las once de la noche tenemos que estar acostados, no hacer lío, cuidar las cosas y cumplir con la escuela. A las 10 faltas al colegio, le avisan a tus padres y si no cumplís te tenés que ir", comentó, a la vez que no olvida sus orígenes y su paso por el Tricolor.

"Yo había llegado acá sin nada, no conocía a nadie. Mis compañeros siempre me apoyaron y eso nunca lo voy a olvidar aunque este arriba, nunca me voy a olvidar de ellos”, aseguró, mientras alimenta el sueño de llegar a lo más alto.

COMENTARIOS